Information – Información
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Calendario
September 2018
M T W T F S S
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

libreta

'Colirios de agua hervida y mucha higiene', el único alivio a la
conjuntivitis en Santiago
LOURDES GÓMEZ | Santiago de Cuba | 12 de Julio de 2017 - 16:16 CEST.

A la hija de 4 años de Javier le dio un dolor de oído en plena
madrugada. Su padre intentó calmarla con algunos remedios caseros.
Finalmente, ante sus gritos de dolor, decidió llevarla al Hospital
Infantil Sur, conocido como La Colonia. Allí la medicaron y lograron
estabilizarla. Al día siguiente la niña despertó con los "ojos pegados".

Javier volvió con su hija al hospital en la mañana. El diagnóstico,
conjuntivitis viral. La medicina prescrita por los doctores, fomentos de
agua hervida tibia y mucha higiene.

Yunaika fue a visitar a su sobrino en el mismo hospital. Al salir, le
comenzó un ardor en los ojos. Esa misma noche se dirigió al Hospital
Clínico Quirúrgico Juan Bruno Zayas. Su diagnóstico, conjuntivitis
hemorrágica. La medicación, la misma: fomentos de agua hervida y unas
gotas florales bajo la lengua.

La conjuntivitis es la epidemia veraniega que asola la ciudad de
Santiago de Cuba. En medio del Festival del Caribe y los preparativos
del carnaval, las autoridades sanitarias insisten en la higiene como
factor principal para su prevención.

La enfermedad, sin embargo, una vez que infecta al habitante de una
vivienda, usualmente contagia a los demás. No es raro ver en algunos
hogares a todos los familiares enfermos, incluso se extiende a casas o
apartamentos adyacentes.

"Es muy difícil contener el contagio dentro de la casa. Los doctores te
dicen que tienes que lavar las sábanas y fundas todos los días, pero con
la escasez de agua, lo más que uno hace es darle una lavadita a las
fundas", dice Yunaika.

Para la doctora especialista en Medicina General Integral del
consultorio de Javier, "la epidemia está en el ambiente. La sequía, el
polvo y el intenso calor son sus causas".

Se trata de la misma explicación que ofrece de forma oficial el
Ministerio de Salud Pública.

"Las curas con fomento de agua son lo mejor", argumenta la doctora. "Los
colirios, como el Cloranfenicol, son para aliviar las molestias, pero no
se recetan porque no hay. Todos los antihistamínicos están en falta",
concluye.

La falta de medicamentos en las farmacias es común, pero la situación se
ha acentuado en los últimos tiempos, según se han quejado pacientes y
hasta los propios médicos.

A Javier le resultó una odisea tratar a su niña.​ "No tenía apósitos o
algodón para limpiarle los ojos, porque el algodón está regulado por la
libreta para la menstruación de las mujeres. Gracias a mi mamá, que
compró vendas, hicimos los fomentos", cuenta.

Pero con las malas manipulaciones iniciales, se contagiaron él y otros
miembros del grupo familiar. Yaimara es otro caso.

"Salí con mi niña al parque y cuando regresamos tenía los ojos rojos",
señala. "Me contaminé yo, y mi mamá también".

Ella sí pudo "conseguir" Cloranfenicol. Se lo recetaron porque, en el
momento de su consulta, estaba "en existencia" en la farmacia del
Clínico, hospital que, junto a La Colonia, son las instituciones
sanitarias encargadas de atender la epidemia.

Luisito, de 57 años, se contagió por su hijo y no fue al hospital para
tratarse. Para él resultaba inútil acudir a una instalación médica, casi
en la periferia de la ciudad, a que le prescribieran un método de agua
hervida.

Siguiendo consejos de la medicina popular, hirvió la flor de vicaria
para hacer fomentos. Como resultado, casi se queda ciego.

"Me hizo una reacción alérgica", dice. "Perdí momentáneamente la visión
de un ojo. En cuanto cambié para el agua sola, mejoré", pero extraña el
alivio que pueda ofrecerle un colirio.

"Hay que tener huevos para aguantar la picazón y la arenilla sin
restregarse los ojos. Fueron seis días de tortura", lamenta.

Concluye que la higiene es fundamental, pero sin agua y con una sola
sábana tuvo que "inventar".

"Cogí una camisa vieja, la ripié en pedazos que utilizaba para
envolverme la cabeza cuando me ponía el fomento. Los trapos recogían el
agua que salía de las gasas. Al otro día los lavaba y los ponía al sol,
que de lo fuerte que está, mata todos los microbios", concluye.

Source: 'Colirios de agua hervida y mucha higiene', el único alivio a la
conjuntivitis en Santiago | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1499868966_32518.html Continue reading
Trabajadores agrícolas de Holguín denuncian una 'abusiva' reducción de
sus salarios
ELIECER PALMA PUPO | San Germán | 30 de Junio de 2017 - 13:24 CEST.

Operadores de tractores pertenecientes a la Unidad Empresarial de Base y
Atención a Productores (UEBAP) de San Germán, Holguín, calificaron de
"abuso" los montos que recibieron por concepto de salarios tras la
primera quincena de junio, durante la cual trabajaron en la preparación
de tierras para la siembra.

"Yo tenía que cobrar 1.800 pesos (moneda nacional) y solo venían en la
nómina 150", dijo Adrián Pérez Sierra y consideró la situación "un robo,
después de haber trabajado tanto y pasar malas noches".

Los trabajadores recibieron los salarios el 20 de junio. "Con nosotros
nadie se ha reunido para decirnos por qué han cometido ese abuso",
señaló César Santiesteban Sánchez, quien aseguró que tenía que cobrar
2.094 pesos y solo recibió 198; "o sea, el salario básico, como si
hubiese trabajado jornadas de ocho horas, en vez de pagarnos por la
vinculación (cobro por resultados) a la que estamos acostumbrados", explicó.

Cada operador sabe diariamente el salario que va devengando, haciendo el
cálculo a partir de la cantidad de hectáreas trabajadas.

"Yo tengo anotadas en una libreta todas la hectáreas que hice en la
quincena y debía cobrar 1.834 pesos, pero solo cobré 136 pesos", dijo
Octavio, un operador con más de 35 años de experiencia.

"Esto debe ser un error. Ojalá podamos tener de vuelta el dinero ganado,
pero ya han pasados varios días y no veo nada claro", apuntó
Santiesteban Sánchez.

Sin embargo, otros trabajadores afirman que de la empresa ya les han
dicho que el problema "no tiene solución" y "el que no esté de acuerdo,
que pida la baja".

"Yo no tengo que pedir la baja, exijo que nos paguen por lo que
hicimos", respondió al respecto un afectado que prefirió mantenerse en
el anonimato.

"Lo que más me duele es que ninguno de los que tiene que ver con este
problema ha dicho la verdad. Algunos dicen que es porque la empresa está
endeudada por suministros de combustible que no ha pagado este año;
otros dicen que la culpa la tiene una resolución que nos han aplicado
sin dárnosla a conocer", lamentó otro operador.

El problema afecta a más de 100 trabajadores y alcanzan a mecánicos,
novieros, jefes de pelotones e incluso a cocineros. Lo peor —afirmaron
entrevistados— es que desde ahora el cobro vendrá según el salario
básico, que ronda los 328 pesos mensuales.

El Gobierno cubano no admite el trabajo de sindicatos independientes que
puedan enfrentar a las administraciones, tampoco el derecho a huelga
para este tipo de contingencias. Las autoridades no publican las normas
de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) para que los obreros
conozcan sus derechos y la Central de Trabajadores de Cuba, único
sindicato legal, responde a los intereses del Estado.

La producción bajará, advirtieron trabajadores. "Si no hay vinculación,
apenas consiga otro trabajo me iré de esta esclavitud a la que estamos
sometidos", dijo Adrián Pérez Sierra.

Source: Trabajadores agrícolas de Holguín denuncian una 'abusiva'
reducción de sus salarios | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1498821840_32242.html Continue reading
Vivienda intenta desalojar por cuarta vez a una madre y sus dos hijos
JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana | 29 de Junio de 2017 - 20:37 CEST.

Funcionarios de la Dirección Municipal de Vivienda en Centro Habana
realizaron este miércoles otro intento de desalojo contra Elidiorquis
Perdomo Gattorno y sus dos hijos. En esta ocasión violentaron la puerta
y las ventanas de su casa, y arrojaron todas las pertenencias de la
familia a la vía pública.

Vecina de la calle Príncipe #178, entre Espada y San Francisco, es la
cuarta vez que Perdomo Gattorno sufre un incidente de este tipo.

Según relató, todo "empezó sobre las 7:00 de la mañana, cuando me
rompieron la puerta sin apenas mediar palabra".

"Como me negué a bajar mis cosas, fueron ellos quienes las tiraron en la
calle para después subirlas a un camión que nos llevó para un albergue
de tránsito en La Habana Vieja, que es la opción obligada que me dan
para quedarse con mi casa".

La orden de decomiso de su vivienda, de la cual es propietaria única
desde el año 2004, data de junio de 2016 como resultado del
encausamiento de su esposo por "tráfico de drogas".

"En esta casa a mi marido nunca le ocuparon ninguna droga. En el
registro solo encontraron una pesa que, según la Policía, tenía rastros
de marihuana. Eso les bastó para condenarlo a siete años de privación de
libertad", señaló.

"Edwin ni siquiera es copropietario de esta casa. No está en el registro
de dirección ni en la libreta. Esta casa y las pertenencias de mis hijos
y mías no se obtuvieron con dinero de tráfico alguno. Contra mí tampoco
existió ninguna acusación, ni fui citada como testigo en aquel juicio",
agregó.

"No entiendo por qué intentan quitarme la casa que es mía y de mis
hijos", lamentó.

Lester González, un vecino de Perdomo Gattorno, declaró que las
autoridades "no tuvieron en cuenta siquiera que su hijo de 12 años es
síndrome de Down y tuvo que pasar por todo el espectáculo que armaron
los de Vivienda y la Policía".

"Cerraron todo el acceso a la cuadra y no querían que la gente filmara o
hicieran fotos porque, según los policías, solo los periodistas están
autorizados. Una de las funcionarias de Vivienda llegó a la desvergüenza
de decir que en vez de estar grabando tanto lo que tenía que hacer era
ayudar a subir las cosas de Elidiorquis al camión".

Segundo acto del desalojo

Las condiciones generales en el albergue de tránsito de La Habana Vieja
eran pésimas por las filtraciones y las tupiciones. Según narró Perdomo
Gattorno, el cubículo que le asignaron no tenía servicio eléctrico.

"Los vecinos del albergue me dijeron que allí no tenían gas y que
cocinaban con hornillas eléctricas, pagando hasta 300 pesos mensuales de
electricidad. Al ver aquellas condiciones me negué a que bajaran mis
cosas del camión hasta que no viniera alguien del Gobierno con una
solución. Pero tras esperar tres horas, las funcionarias de Vivienda y
el camionero decidieron irse dejándome mis cosas tiradas en la calle
nuevamente".

"Decidí alquilar otro camión y regresé para mi casa, pero allí estaban
las funcionarias de Vivienda de La Habana Vieja custodiando que nadie
entrara a mi casa, incluyéndome a mí".

Leonel Rodríguez, otro vecino de la cuadra, relató que al llegar del
trabajo vio "las cosas de Elidiorquis tiradas en plena calle. Lester se
tuvo que llevar al niño [con síndrome de Down] para su casa, para que no
siguiera viviendo aquello", denunció.

"Sobre las 6:00 de la tarde llegó un patrullero y preguntó a Elidiorquis
qué pasaba. Al explicarle, el policía se solidarizó y dijo a las
funcionarias que ellas eran responsables de todo aquel espectáculo, y
que tenían que resolver el problema. Al parecer se asustaron porque una
de ellas, llamada Nancy, le dijo que subiera otra vez sus cosas para la
casa bajo su responsabilidad".

Tras este cuatro intento de decomisar la vivienda de Elidiorquis Perdomo
Gattorno y sus dos hijos, varios vecinos opinaron que se trata de "una
camancola para quitarle la casa y después trapichear con ella".

"Vivo asustada porque sé que contra el Gobierno siempre perderé la
pelea. Ya demostraron que no les importan mis dos hijos ni la condición
del más chiquito", dijo Perdomo Gattorno.

En un reportaje de América Noticias, de hace dos meses, Perdomo Gattorno
y una vecina habían denunciado los intentos de desalojo anteriores. Allí
expusieron el testimonio sobre un funcionario de Vivienda que fue
sorprendido haciendo fotos a su casa y a quien posteriormente se le
escuchó decir durante una llamada telefónica: "El apartamento está en
buenas condiciones, pero todavía no han sacado a la gente de ahí".

Al cierre de esta nota, Elidiorquis Perdomo Gattorno no tenía restaurado
el servicio de gas y no había podido reparar la puerta de su vivienda.

Source: Vivienda intenta desalojar por cuarta vez a una madre y sus dos
hijos | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1498761478_32226.html Continue reading
El régimen levanta un ‘acta de advertencia’ al periodista de DDC Manuel Alejandro León DDC | Guantánamo | 26 de Junio de 2017 – 19:57 CEST. El periodista de DIARIO DE CUBA Manuel Alejandro León Velázquez, liberado el sábado en Guantánamo tras dos días de arresto, se enfrentó este lunes a las 9:00am (hora local) […] Continue reading
El pan de los cubanos
14 Junio, 2017 8:09 am por Agustín Figueroa Galindo

La Habana, Cuba, Agustín Figueroa, (PD) Para nadie es un secreto que la
inmensa mayoría de las familias cubanas trata de sobrevivir con los
escasos productos que vende el régimen a través de la libreta de
racionamiento.

El pan que se distribuye cada día a cada persona mediante esta cartilla,
varía en peso y calidad en el transcurso de la semana.

Se sabe que ese pan se encuentra en mal estado la mayoría de las veces,
ácido y sin el peso establecido.

Las personas que elaboran el pan, violan las normas técnicas para que el
pan salga con calidad; porque al igual que muchísimos otros cubanos,
comercializan las materias primas en el mercado negro.

La familia cubana promedio -que trabaja por míseros salarios- no puede
cubrir ni siquiera sus necesidades más básicas, por lo que depende de
ese pan para desayunar, con café, unos pocos días del mes y con agua con
azúcar en las otras ocasiones o para dárselo a sus hijos para que
merienden en sus escuelas. También se utiliza para cuando los niños
regresan del colegio por la tarde, como un paliativo para que
entretengan su estómago hasta que se resuelva qué cocinar.

En la mayoría de los hogares, las personas mayores no comen pan, no
porque no les guste, sino porque se lo dejan a los menores de la casa,
para que calmen el hambre.

El pan que se comercializa por la red de distribución de productos
normados tiene un precio de cinco centavos (moneda nacional), y solo se
puede comprar uno por persona.

A los responsables de controlar la venta de este producto, no les
interesa que tenga calidad: quienes lo consumen son los cubanos de a pie.

Con un poco de mejor calidad, pero a precios inalcanzables para el
bolsillo de muchos ciudadanos, se vende -de forma liberada- el pan de
las llamadas Cadenas Alimenticias, los precios según la forma y tamaño,
oscilan entre 5 y 10 pesos (moneda nacional). Para la mayoría de las
familias trabajadoras es una cantidad de dinero que no les permite
comprarlo diariamente, porque en algunos casos es el equivalente de lo
que ganan en toda una jornada laboral. ¡Y ni qué decir de las personas
jubiladas o de las que reciben amparo de la Seguridad Social!

Está también el llamado pan desmayado, que no tiene mucha calidad, y un
pan suave que venden a dos pesos.

También hay panaderías que venden el pan en CUC. La red estatal que se
dedica a este tipo de comercialización se conoce de forma popular como
"Pan de Paris". Peo lo que se oferta en estos establecimientos, tanto
dulces como panes, tiene precios que jamás un trabajador, con su
salario, podrá adquirir.

Se conoce bien que ingerir pan sube la presión a los hipertensos,
produce hipoglucemia a los diabéticos; y en general, engorda y es dañino
y perjudicial para la salud de muchas personas, pero los que vivimos en
Cuba no podemos dejar de comerlo por la necesidad de calmar el hambre.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Agustín Figueroa; Móvil 54262837
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

Source: El pan de los cubanos | Primavera Digital -
https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/el-pan-de-los-cubanos/ Continue reading
Prohibido ser rico en Cuba o el sainete de la Asamblea junio 06, 2017 Iván García, desde La Habana La Habana – La suerte está echada. Por unanimidad, como siempre, la sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular celebrada el 31 de mayo y 1 junio en el Palacio de las Convenciones, aprobó […] Continue reading
El enfermero bicitaxista y la abogada estatua viviente: la realidad de
los profesionales en la Isla
AGENCIAS | La Habana | 29 de Mayo de 2017 - 23:52 CEST.

El enfermero es bicitaxista; y la futura abogada, una estatua viviente
(un hada inmóvil que atrae turistas).

Ambos podrían trabajar en lo suyo, pero los salarios (de los más bajos
de la región) pulverizan el prestigio profesional en Cuba, apunta AFP.

José Antonio Torres se graduó como enfermero intensivista y Beatriz
Estévez está a punto de terminar la Universidad.

De 38 años, mulato y delgado, Torres ganaba 20 dólares al mes. Colgó la
bata blanca y ahora pedalea fuerte en La Habana por sus cuatro hijos.

Por su parte, Estévez, una soltera de 26 años, pasa una hora frente al
espejo maquillándose como hada y cuatro, inmóvil, recibiendo propinas
bajo la sombra habanera.

"En un día puedo ganar lo mismo que un enfermero en un mes, y un poquito
más", justifica Torres.

"En un bufete no voy a ganar ni la mitad de lo que gano ahora mismo
haciendo de estatua viviente", apunta Estévez.

El hada de la calle Mercaderes se lleva 20 dólares en una sola jornada.
El sueldo promedio mensual ronda los 29. Un ingeniero industrial recibe,
por ejemplo, 32 dólares al mes trabajando ocho horas diarias.

Muchos profesionales migran. Y los que se quedan, incluidos actores de
televisión, se suman al floreciente sector turístico ya sea como
meseros, taxistas o alquilando cuartos.

Medio millón de cubanos trabajan por su cuenta y su salario mensual
cuadruplica el estatal.

Mientras se maquilla, Estévez habla sin enfado: "No me da pena decir que
estudié Derecho y no lo quiero ejercer porque (...) todo el mundo sabe
por qué pasan estas cosas".

Torres debió renunciar a uno de los mejores hospitales del país. "No fue
una decisión fácil (...), pero tenía que buscar una alternativa para
seguir manteniendo a mi familia".

Salarios insuficientes

"No me imagino un trabajador latinoamericano viviendo con 25 dólares
mensuales", reconoce el economista cubano Pavel Vidal, de la Universidad
Javeriana de Cali.

Aunque hay una red de seguridad social que "da cierta protección"
(señala el experto) la dualidad monetaria y su consecuente inflación;
las reformas a medio cumplir y una inversión extranjera a cuentagotas
exprimen el bolsillo.

El salario no alcanza, aun cuando cada cubano recibe algunos alimentos
subsidiados por la libreta de abastecimiento.

El economista Pedro Monreal, autor de varios estudios sobre el tema,
estima que el salario mensual medio debería aumentar cuatro veces (hasta
los 116 dólares equivalentes) para cubrir la canasta básica.

En abril de 2016, Raúl Castro admitió que los salarios y pensiones "son
insuficientes para satisfacer necesidades básicas".

Entre 2010 y 2015 el salario de médicos, deportistas y empleados de
ciertas empresas creció un 43%. Los demás no recibieron el mismo ajuste.

De acuerdo con datos oficiales, en los últimos ocho años la economía ha
crecido en promedio 2,3% del PIB, y los salarios solo han recuperado el
30% del valor adquisitivo que tenían en 1989, cuando inició la crisis
por el desplome soviético.

Torres lo ilustra: "En un par de zapatos se te va el salario completo".

El Gobierno quiere mejorar la productividad para aumentar sueldos.
Mauricio de Miranda, economista cubano de la Universidad Javeriana,
cuestiona la ecuación.

"El tema no es sentarse a esperar a que aumente la producción para que
aumenten los salarios, porque entre otras cosas la producción no aumenta
por las restricciones que el propio Gobierno pone", señala a la AFP.

"Lo que tiene que hacer el Estado es permitir a los profesionales
ejercer su oficio: de 201 actividades aprobadas por el Gobierno para el
trabajo por cuenta propia, la mayoría son actividades no cualificadas.
No llegan ni a diez las actividades cualificadas", lamenta el economista
y profesor universitario Carmelo Mesa-Lago.

Asimismo, Mesa-Lago considera una pérdida económica el hecho de que
muchos cuentapropistas con estudios universitarios y preuniversitarios
se dediquen a actividades no cualificadas.

Entretanto, las matrículas universitarias descienden. En 2009-2010 se
inscribieron 606.863 estudiantes, en el de 2014-2015 fueron 173.298,
según la Oficina Nacional de Estadísticas.

Source: El enfermero bicitaxista y la abogada estatua viviente: la
realidad de los profesionales en la Isla | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1496094765_31494.html Continue reading
'Eso es para los animales'. Guantanameros se quejan del picadillo que
les vende el Gobierno
MANUEL ALEJANDRO LEÓN VELÁZQUEZ | Guantánamo | 25 de Mayo de 2017 -
13:14 CEST.

"Es para animales", coinciden guantanameros sobre la calidad
del picadillo que distribuye el Gobierno a través del sistema de
racionamiento. "No deberían considerarlo apto para el consumo humano",
insisten.

Este producto llega una o dos veces al mes a las bodegas. Los
guantanameros han visto descender progresivamente la calidad de la cuota
que reciben. El asunto ha llegado incluso a la prensa oficial local.

"A veces llega demasiado ácido, con un olor fuerte, plagado de tendones
y otros componentes que, cuando terminas de limpiar, apenas queda qué
comer", citó el semanario Venceremos, que recogió quejas de consumidores
sobre ese y otros productos.

"Es algo parecido a un natilla, pero de soya y vísceras de animales",
describió a DIARIO DE CUBA Mercedes Fistó, ama de casa jubilada.
"Echándole todos los ingredientes que tengas a mano, puede que el perro
de la casa se lo coma".

"No creo que sea bueno para la salud humana", dijo una residente en
Isleta, al sur de la ciudad de Guantánamo. "En ocasiones viene cargado
de sal, sin contar la casi nula presencia de masa consistente".

Antes "daba gusto cocinarlo", declaró un jubilado que descansaba en el
portal de su vivienda. "Tiempo atrás tenía mejor calidad, se le podía
notar algo de carne. Yo iba a la carnicería con una jaba cualquiera y no
había riesgo de que se me botara. Ahora tengo que ir con una vasija
porque aquello es medio líquido, además de que trae una cantidad
descabellada de tendones".

Gisela Echavarría, ama de casa, dijo que no sabe de qué forma preparar
el picadillo para que sea más agradable al paladar de su familia.

"La verdad es que ya no sé cómo voy a cocinarlo. Es tan aguado que da
mala impresión, y no importa el condimento que le eches, sabe mal y los
niños no quieren saber de él. Lo peor es que la situación económica está
tan mala que a veces no hay otra cosa, pero si yo pudiera, no lo compraba".

En las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) el Gobierno vende picadillo
generalmente de res, pollo y pavo, con mejor aceptación en cuanto a
calidad, pero muchos consumidores se quejan de los precios.

"El picadillo de la TRD es bueno, pero trae muy pocos gramos y es muy
caro. Hay de 95 centavos de CUC y de 1,10 y si a eso le sumas que tienes
que comprar más de uno para una comida de cuatro personas, no da la
cuenta. Poco a poco nos están matando de hambre", criticó una maestra.

"Deberían mandar una inspección de La Habana para que valore la
situación y prohíba la venta de esa cosa, que nadie sabe qué es", afirmó
Lorenzo García, residente en el reparto Caribe, sobre el picadillo del
sistema de racionamiento. "Estoy seguro de que para Occidente no se
atreven a asignar eso", añadió, aunque las quejas se repiten también en
esa zona del país.

"Mi esposa no lo compra, pero como lamentablemente en este país hay
gente que pasa el mar por el fondo, le damos la libreta de
abastecimiento para que lo coja a una vecina que tiene tres niños y vive
sola", concluyó.

Source: 'Eso es para los animales'. Guantanameros se quejan del
picadillo que les vende el Gobierno | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1495710869_31378.html Continue reading
55 años después, cubanos opinan sobre la libreta de racionamiento
mayo 15, 2017

Cubanos consultados por Martí Noticias ofrecen sus puntos de vista sobre
el estado actual de la libreta de racionamiento de productos
alimenticios en la isla.
Cubanos consultados acerca del estado en que se encuentra la libreta de
racionamiento después de 55 años de existencia ven cercana la "muerte"
del documento con el que pueden comprar de forma regulada un pequeño
grupo de alimentos en las bodegas estatales.

El campesino de Pinar del Río, Rolando Pupo, cree que "la libreta está
en terapia intensiva, dando sus últimos estirones" porque "ya no
resuelve ningún problema a los ciudadanos".

​Sara Cuba, residente en Santa Clara, recuerda que antes "vendían carne
de res, pero ya no lo hacen".

Los cubanos apenas pueden comprar unas seis onzas de pollo, mortadela y
picadillo de soya una vez al mes "cuando viene", lamentó la mujer".

Luego de casi seis décadas de existencia, no falta quien la señale como
"el invento del gobierno para tener el control absoluto de las personas
dondequiera que esté en el país", advirtió Vladimir Ríos, residente en
Trinidad, que relaciona el funcionamiento de "la libreta" con los
controles de la Seguridad del Estado".

Adriel Reyes recoge opiniones sobre la libreta de racionamiento en Cuba
0:00:00/0:02:00 Enlace directo
Reproductor en mini ventana
A juicio del campesino Alcibíades Silva, de Santiago de Cuba, la
centralización por parte del gobierno de medidas económicas y sociales
en la isla "lo que ha logrado es hacer más precaria la vida del cubano".

Antes de 1959, Cuba producía el 80 por ciento de los alimentos que
consumía, pero en la actualidad la cifra solo alcanza el 20 por ciento.

(Redactado por Idolidia Darias, con reporte de Adriel Reyes)

Source: 55 años después, cubanos opinan sobre la libreta de
racionamiento -
http://www.martinoticias.com/a/cuba-libreta-racionamiento-opiniones/144936.html Continue reading
Las verdaderas víctimas del socialismo cubano 12 de mayo de 2017 – 20:05 – Por IVÁN GARCÍA Los ancianos y todos los que se sostienen con un salario en moneda nacional, sobreviven en casas desvencijadas y con todo tipo de carencias LA HABANA. Un aguacero de mayo impacta con fuerza en el techo de tejas […] Continue reading
Corriente Agramontista ________________________________________ ENFOQUE JURÍDICO DE LA OPOSICIÓN CÍVICA Posted: 20 Apr 2017 07:28 PM PDT Este folleto didáctico parte de que la fórmula clásica de transición a la democracia: de la ley a la ley a través de la ley, exige perseverar en la relación de medio a fin por vías cívicas para rescatar […] Continue reading
La papa americana ya viene llegando (¿al mercado negro?)
mayo 02, 2017
Rolando Cartaya

Una delegación de cultivadores estadounidenses que visitó la isla dice
que Cuba quiere probar semillas americanas de papa para revertir la
declinación de su producción ¿Llegarán al campo?
"La papa ayuda a comer", suelen decir los cubanos considerando la
variedad de formas en que se puede preparar el tubérculo y hacer así
menos monótona su dieta. Sin embargo, la producción nacional de papas no
satisface su alta demanda en la isla, y después de sacarlas de la
libreta de racionamiento en 2010 las autoridades las volvieron a
racionar en febrero pasado, a cuatro libras por persona.

Ahora la publicación estadounidense de temas agrícolas Capital Press
reporta que una delegación del gremio Potatoes USA que incluyó a
miembros de la junta, productores de papa de siembra y agrónomos,
realizó una "misión de intercambio de información" de cinco días a Cuba
a fines de marzo.

¿Buena noticia? ¿Irá la papa americana en auxilio de los consumidores
cubanos?

Una excepción al embargo aprobada por el Congreso de EEUU en 2000, la
Ley de Reforma de las Sanciones Comerciales y Fomento de las
Exportaciones (Trade Sanctions Reform and Export Enhancement Act),
permite las ventas de productos alimenticios y materias primas
estadounidenses a Cuba, a condición de que Cuba pague por adelantado, en
efectivo o mediante créditos de terceros países.

Esta condición es presentada por La Habana como la razón de que sus
importaciones desde EEUU hayan ido en declive (166 millones de dólares
en 2015, después de alcanzar un récord de 710 millones de dólares en el
2008).

Sin embargo, en 2015 las importaciones de alimentos cubanas desde EEUU,
(en declive desde 2008), no incluyeron como en el pasado productos
hortícolas; se limitaron a pollos congelados (44.3 %), soya y productos
de soya, maíz, y sopas y caldos, consistiendo lo demás en insumos
agrícolas como herbicidas, fosfato de calcio y piensos para animales, y
algunos productos obviamente adquiridos para el turismo como whiskys
tipo bourbon.

Una nota de prensa aparecida hace unos días en el boletín Potato Grower
señala que, a la delegación de Potatoes USA que visitó la isla del 27 al
31 de marzo, funcionarios cubanos de Comercio Exterior y Agricultura les
dijeron que el gobierno espera resucitar el cultivo de la papa en el
país, que ha declinado significativamente en las últimas dos décadas, y
que para ello necesita importar semilla de alta calidad. Para ello están
muy interesados en probar las semillas americanas para ver como se
comportan en el clima tropical.

Los expertos estadounidenses no tienen ninguna duda, pues sus semillas
se han dado exitosamente en República Dominicana y Centroamérica. El
problema es si las semillas llegarán al campo cubano.

Papa todo el año, pero cara... y de semilla

"Eso no es cierto", dice a Martí Noticias la periodista independiente
Gladys Linares, cuando le leo que en la nota de Potatoes USA se asegura
que el gobierno cubano procura distribuir 15 libras de papas mensuales a
los consumidores cubanos, a precios subsidiados, durante la cosecha.

"Tres veces pudimos comprar papa en la temporada, las dos primeras, ocho
libras por persona, y la última, cuatro libras. Y los puesteros dicen
que ya se acabó la papa. La que han vendido es, además, de muy mala
calidad. Cada vez que iba a prepararla sacaba dos o tres papas malas",
asevera Linares.

La periodista apunta que cuando llega la papa "se forma la cola y la
matazón, porque la gente sabe que los últimos no van a alcanzar": de los
mismos mercados va saliendo por sacos para la venta en bolsa negra a dos
pesos la libra". El precio subsidiado es de un peso moneda nacional la
libra.

A este mercado informal tienen que acudir en La Habana los cubanos que
residen desde Camagüey hasta Guantánamo. Según el anuncio del nuevo
racionamiento en el diario Juventud Rebelde, estos "no se beneficiarán
con la venta controlada, ante la falta de transporte especializado para
el traslado del preciado producto".

Linares llamó a una amiga que vive en Guantánamo para comentarle la
nota, y esta le respondió que allá "nunca han vendido papa. La que
consumimos, la compramos en bolsa negra o la traigo cuando viajo a La
Habana".

Hipotecando la nueva cosecha

La buena noticia es que para el mercado negro la temporada de la papa es
todo el año. La mala noticia, que sale muy cara y que estas ventas
hipotecan la siguiente cosecha.

"Aquí todo el año se ha estado vendiendo papa en bolsa negra. Lo que
pasa es que, por ejemplo, te venden una bolsita de cuatro a cinco libras
a tres dólares, o 75 pesos cubanos.

Gladys Linares, Cubanet, sobre avatares de la papa en Cuba
0:00:00/0:04:08 Enlace directo
Reproductor en mini ventana
Linares escribió en febrero para el portal de noticias cubanas Cubanet
un reportaje titulado "¿La papa…? Para el turismo" (la opinión más
generalizada es que, con el incremento del turismo, reservan la mayor y
mejor parte para este sector) en el que comenta de dónde creen los
cubanos que sale esa papa fuera de temporada: "Algunos especulan que la
papa que se vendió durante todo el año en bolsa negra era la destinada a
semilla, y que como se la roban, por eso no hay para sembrar".

"Claro que sí", dijo a Martí Noticias: "Se hace una cosecha de papa al
año. El resto de la papa que se vende durante todo el año en el mercado
negro tiene que salir de la semilla. Los frigoríficos no tienen
capacidad para almacenar papa para todo el año. ¿De dónde va a salir si
no?".

Los funcionarios de Agricultura cubanos dijeron a Potatoes USA que las
semillas americanas se incluirían en las pruebas programadas para
realizarse este próximo otoño boreal ¿Durarán hasta entonces?

(Con información de Potatoes USA)

Source: La papa americana ya viene llegando (¿al mercado negro?) -
http://www.martinoticias.com/a/la-papa-americana-ya-viene-llegando-al-mercado-negro/144096.html Continue reading
Una comunidad en los restos de una termoeléctrica
YUSIMÍ RODRÍGUEZ LÓPEZ | La Habana | 30 de Abril de 2017 - 11:15 CEST.

Lo que fue un tanque de agua de concreto, ahora tiene puertas, ventanas,
y ropas colgadas fuera. Pese a esa evidencia, parece imposible que
alguien viva ahí.

No solo es el tanque. 25 familias han hecho sus casas en la
termoeléctrica Frank País, en Casa Blanca, La Habana. Varios niños han
nacido allí.

Fernando Peraza, un hombre de 60 años, vivió en el depósito de agua.

"Primero estuvo el antiguo custodio de aquí. Pero el tanque estaba lleno
de lona de vidrio y eso le quemó toda la piel. Cuando lo cogí, di
manguera de arriba abajo, limpié bien y después abrí los huecos para las
ventanas y las puertas", relata.

"Eso no hay quien lo tumbe. Ahí pasó mi mujer los huracanes Ike y
Gustav; yo estaba trabajando fuera de La Habana. El mundo cayéndose
afuera y ella tranquilita ahí dentro. Ahora vivimos en el antiguo
comedor de la termoeléctrica. En el tanque vive una muchacha con su niña".

La Frank País dejó de funcionar en 2001. Quienes la han convertido en su
casa no están ilegalmente, no se colaron como hacen muchos cubanos
desesperados por la falta vivienda.

"En 2004 le empezaron a dar los locales a la gente, pero nunca se hizo
el cambio de uso en papeles, declarando que esto se destinaba a
viviendas", explica Fernando.

No es un vecino más en la comunidad que se ha creado en la antigua
termoeléctrica. Si aparece alguien preguntando sobre el lugar, los
vecinos lo envían a ver a "Tabaco" o "Juvenal Antena", como lo llaman.
Es también el custodio y quien pone el motor del agua.

"Había mucho trasiego con el petróleo y la gasolina; no de quienes
vivimos aquí, sino de gente de fuera. Le resolvimos un espacio a una
policía que estaba sin casa para acabar con eso. Aquí vive incluso un
dirigente de la Revolución que se divorció y la casa era de la mujer. No
tenía para donde ir y le resolvieron aquí".

Las personas han llegado a la termoeléctrica por distintas circunstancias.

"Estuve casado cinco años con una mujer que tenía una hija. Mi mujer
falleció y la hija empezó a buscar la forma de sacarme. Fue al Carné de
Identidad; el jefe, que era un policía, me dio de baja. Ella debe
haberle dado dinero. Me quedé en la calle", cuenta Fernando su caso.

"La presidenta del CDR me prestó un cuartito debajo de la escalera del
edificio, que había fabricado su hijo, pero no tenía baño. Tenía que
usar el de ella. Ahí estuve, hasta que vine para acá en 2004. Mira mi
carné de identidad, dice 'sin domicilio conocido ni vínculo laboral'".

Fernando muestra muy orgulloso la cisterna que está construyendo en su
"casa". Nos invita a pasar para que veamos el baño y enumera a los
vecinos a quienes les hizo el suyo dentro del cubículo.

Tiene refrigerador, televisor, equipo de música, lavadora, cocina de
gas. "La balita la resolvemos como se resuelven las cosas aquí". No
tiene libreta de abastecimiento.

"Nadie me ha dado nada. El inodoro lo conseguí porque cambié uno en una
empresa; la cocina me la dieron unas personas a las que les hice un
arreglo. Me busco el dinero haciendo albañilería. Soy chofer y mecánico.
Trabajo solo o con mi esposa. Solo busco ayudante para hacer zapatas,
placas…", aclara.

"Todo lo que ves aquí lo he hecho solo. Si vienes en un año… El problema
es que no acaban de decirnos si van a legalizarnos aquí y a darnos la
propiedad o nos van a dar vivienda. Por eso no quiero seguir
invirtiendo. Llevamos 13 años aquí, pero no salgo para una casa en el
campo", añade.

"Si me dan a escoger entre esto y un apartamento en Miramar, me quedo
aquí y levanto tremenda casa", asegura. "La gente quiere salir, pero nos
van a mandar para unos edificios en el reparto Eléctrico que tienen
cantidad de problemas. Sin embargo, ves los que han hecho para los
militares y todo está perfecto. Por ahí la gente pasa trabajo con el
agua, aquí no falta".

Su esposa Maritza, de 58 años, ve las cosas un poco diferente.

"Todo esto lo hicimos entre los dos cuando teníamos 40 y tantos años.
Ahora son 58 y 60. Si nos dan esto ya, echamos para adelante y
terminamos. Pero si sigue pasando el tiempo…".

Del transporte no tienen quejas. Hay guaguas para La Habana Vieja,
Regla, Casablanca, Guanabacoa. El Hospital Naval queda a dos kilómetros,
el consultorio está a un kilómetros y medio, funciona hasta las 5:00 pm.
También hay una posta médica como a dos kilómetros, pero no tiene médico
hasta las 6:00 p.m.

En la termoeléctrica permanece una grúa que no se ha recogido en 13
años. Quedan además espacios vacíos que podrían ser para otras familias
necesitadas y sin temor a lo que las autoridades vayan a decidir sobre
el lugar.

Source: Una comunidad en los restos de una termoeléctrica | Diario de
Cuba - http://www.diariodecuba.com/cuba/1493543715_30520.html Continue reading
Maduro pide ayuda para cubrir gastos de los médicos de Castro en Venezuela
21 de abril de 2017 - 20:04 - Por Juan Juan Almeida García

En su más reciente viaje a La Habana, el mandatario venezolano solicitó
aplazar pagos por la alimentación del personal de salud sin que ello
implique reducir la misión médica

La más reciente visita de Nicolás Maduro a Cuba el pasado 9 abril
suscitó varios cuestionamientos. Algunos se preguntaban cómo el
mandatario venezolano se atrevía a abandonar su país en medio de las
protestas masivas que comenzaban a organizarse.

Precisamente por eso surgieron las especulaciones de que Maduro habría
ido a pedirle instrucciones a sus asesores en materia de represión,
acerca de cómo controlar la revuelta que se veía venir en medio de tanto
descontento del pueblo venezolano.

Según el anuncio oficial, el encuentro correspondiente al XV Consejo
Político de la Alianza Bolivariana (ALBA-TCP), que tenía lugar en La
Habana por esos días, era el motivo del viaje, sin embargo la verdadera
razón del encuentro entre Maduro y su homólogo Raúl Castro fue pedirle
una excepción temporal e indefinida del pago por la alimentación del
personal de salud cubano, sin que ello signifique reducir la misión médica.

Venezuela, el país con una de las mayores reservas petroleras del
planeta, atraviesa la peor de sus crisis y, como solución acuciante para
enfrentar un proceso inflacionario sin precedentes en la historia y un
evidente proceso de ingobernabilidad, acude a un recurso que pudiera
parecer inusitado, teniendo en cuenta la precariedad económica del país
que escoge para encontrar respaldo. Aunque parezca mentira, Maduro
atravesó esta vez las aguas del Caribe, para solicitar un respiro a La
Habana.

La Misión Médica Cubana en Venezuela surgió a la par que la Revolución
Bolivariana y es fruto, según el portal oficialista cubano Cubadebate,
de la cooperación entre dos "naciones hermanas".

Fue un 16 de abril del año 2003 cuando la primera brigada médica de 53
galenos cubanos arribó a Venezuela. Hace apenas unos días se cumplieron
14 años. Pero, desde entonces las cosas han cambiado.

Actualmente miles de doctores cubanos que trabajaban en los barrios
pobres de Venezuela están de regreso al país y otros prefieren el camino
de la libertad y desertan de la misión para marcharse a otros países y
recomenzar sus vidas.

También ha disminuido ostensiblemente el envío de personal civil cubano
a esa nación sudamericana, algo que refrena o entibia la conveniencia de
los programas sociales, como la impopular misión Barrio Adentro.
Incluso, el puente aéreo entre los dos países caribeños también está
disolviéndose. Cubana de Aviación hizo un alto a los vuelos regulares a
Caracas y los vuelos chárter Caracas-La Habana han reducido frecuencia
ante la caída de la demanda.

La repentina decisión, o disposición de emergencia, pretende poner, con
apremio, una contención a lo que el impolítico y desacertado jefe de
Estado venezolano considera un gasto de millones de dólares. El proceso
bolivariano está en estertor y se evidencia en el descrédito del
presidente y el claro desabastecimiento al pueblo en materia de
alimentos, insumos médicos y productos de primera necesidad. Para
sobrevivir, necesita dinero y el Gobierno cubano responde:

"Estimados compañeros. Teniendo en cuenta el momento difícil que está
transitando nuestra hermana República Bolivariana de Venezuela, estamos
tomando medidas con la parte logística de nuestros colaboradores", así
comienza un documento que desde el 12 de abril salió del Consejo de
Estado cubano y ya circula por varias instituciones en respuesta a la
solicitud que Nicolás Maduro le hiciera al presidente de los Consejos de
Estado y de Ministros de la República de Cuba, general Raúl Castro.

Al ministerio del Poder Popular para la Alimentación -especifica el
documento que en forma de correo electrónico rebota por direcciones, que
por obvias razones no incluyo- se le está haciendo imposible cumplir con
el MERCAL mensual [cuota de productos básicos de alimentación], y en
aras de responder a la solicitud del compañero presidente para resolver
esta situación temporal, estamos haciendo gestiones con el ministerio de
Comercio Interior de nuestro país para realizar envíos de recursos y
hacerlos llegar a cada colaborador cubano.

"Venezuela lo que necesita con urgencia es comida", me asegura un
cooperante. "Los cubanos dependemos de lo que nos envíen de nuestro país
para sobrevivir. Nos reunieron la semana pasada y nos explicaron que van
a traer comida de Cuba. Solo arroz, frijoles, pasta, aceite y quizás
algo de aseo personal. Todo racionado y con medida".

Los Mercales o Mercal son abastos estatales creados por el Gobierno
Bolivariano en los cuales antes podían conseguirse productos y alimentos
básicos a bajos costos; hoy en día, la mayoría se encuentra
desabastecidos y sus locales cerrados. El Mercal, como se puede deducir,
es un invento semejante a la diabólica libreta de abastecimiento cubana.

Los médicos cubanos residenciados en Venezuela viven una suerte de
penuria y es que pese a haber llegado con la promesa de ciertos
beneficios, como tener un mejor salario, hoy muchos aseguran que vivían
mejor en Cuba.

Y continúa el documento emitido por el Consejo de Estado cubano:

"Tarea de prioridad: Antes del domingo 16 de abril, cada una de las
brigadas cubanas en Venezuela debe realizar una reunión extraordinaria
donde se tomen criterios de los colaboradores tomándose en actas que se
enviarán al logístico de cada Estado".

Curioso, el costo de mantener las misiones médicas cubanas en la
República Bolivariana, parece estar superando los beneficios que
reporta. Lo demuestra un comentario que al final del documento firma el
Dr. Roberto González Marín, jefe de la Misión Médica Venezuela y
representante SMC en Venezuela: "Es necesario cerrar filas en este
sentido. Los comentarios son que nuestros colaboradores se están
muriendo de hambre. Además tenemos información de que se mantiene entre
los colaboradores el asomo de la deserción, y otros grupos expresan
interés por regresar a la patria, y es cierto que son manifestaciones
lógicas a la situación que se vive". Al parecer, esta vez, la política
"caritativa" del Gobierno cubano erró la diana.

Hace muchos años mi dicharachera abuela me dijo que los cubanos somos
mendigos sentados en el banco del talento.

Source: Maduro pide ayuda para cubrir gastos de los médicos de Castro en
Venezuela | Cuba, Venezuela, Salud -
http://www.diariolasamericas.com/america-latina/maduro-pide-ayuda-cubrir-gastos-los-medicos-castro-venezuela-n4120286 Continue reading
Ante la crisis venezolana, una jabita de comida para los médicos cubanos
abril 20, 2017
Juan Juan Almeida

Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras del planeta,
atraviesa la peor de sus crisis y, como solución acuciante para
enfrentar un proceso inflacionario sin precedentes en la historia y un
evidente proceso de ingobernabilidad, solicita un respiro a La Habana.

El motivo principal y el real del viaje que realizó el mandatario
Nicolás Maduro, el pasado 9 de abril, a La Habana, no fue para asistir,
como se anunció, a la reunión del XV Consejo Político de la Alianza
Bolivariana (ALBA-TCP) que se celebró en la isla; sino para reunirse
personalmente con su homólogo Raúl Castro y pedirle una excepción
temporal e indefinida del pago por la alimentación de los médicos
cubanos sin reducir sus misiones.

La repentina decisión, o disposición de emergencia, persigue poner freno
urgente a lo que el impopular jefe de Estado venezolano considera un
gasto de millones de dólares.

El proceso bolivariano está acabado y se evidencia en el descrédito del
residente y en el claro desabastecimiento al pueblo en materia de
alimentos, insumos médicos y productos de primera necesidad. Para
sobrevivir, necesita dinero y el gobierno cubano responde:

"Estimados compañeros. Teniendo en cuenta el momento difícil que está
transitando nuestra hermana República Bolivariana de Venezuela, estamos
tomando medidas con la parte logística de nuestros colaboradores", así
comienza un documento que desde el 12 de abril salió del Consejo de
Estado cubano y ya circula por varias instituciones en respuesta a la
solicitud que Nicolás Maduro le hiciera al Presidente de los Consejos de
Estado y de Ministros de la República de Cuba, general Raúl Castro.

"Al Ministerio del Poder Popular para la Alimentación – especifica el
documento - se le está haciendo imposible cumplir con el MERCAL mensual,
y en aras de responder a la solicitud del compañero presidente para
resolver esta situación temporal, estamos haciendo gestiones con el
Ministerio de Comercio Interior de nuestro país para realizar envíos de
recursos y hacerlos llegar a cada colaborador cubano.

Misión Mercal es un programa social destinado a repartir alimentos y
otros productos subsidiados de primera necesidad para que sean
accesibles a la población más necesitada. Un invento similar a "La
libreta de abastecimiento en Cuba".

"Tarea de prioridad: Antes del domingo 16 de abril, cada una de las
brigadas cubanas en Venezuela debe realizar una reunión extraordinaria
donde se tomen criterios de los colaboradores tomándose en actas que se
enviarán al logístico de cada Estado".

Curioso, el costo de mantener las misiones médicas cubanas en la
República Bolivariana, parece estar superando los beneficios que
reporta. Lo demuestra un comentario que al final del documento firma el
Dr. Roberto González Marín, jefe de Misión Médica Venezuela y
representante SMC en Venezuela: "Es necesario cerrar filas en este
sentido, los comentarios son que nuestros colaboradores se están
muriendo de hambre. Además tenemos información de que se mantiene entre
los colaboradores el asomo de la deserción, y otros grupos expresan
interés por regresar a la patria, y es cierto que son manifestaciones
lógicas a la situación que se vive".

Parece que, cuando se administra mal, hasta la "política humanitaria"
puede convertirse en boomerang.

Source: Ante la crisis venezolana, una jabita de comida para los médicos
cubanos -
http://www.martinoticias.com/a/cuba-venezuela-alimentos-mercal-/143334.html Continue reading
Arroz sin piedritas para el turista
MARTA REQUEIRO, Miami | Abril 13, 2017

Todavía conservo nítido en mi memoria el programa de televisión Cocina
al minuto, todos los domingos antes de mediodía. Desapareció, claro
está, cuando ya no se podía inventar recetas con lo que la gente tenía a
su alcance en el refrigerador o la despensa y que daban aún –con un poco
más de alternativas– por la libreta de abastecimiento.

Era irrisorio poner la tele y ver que su conductora y chef, Nitza
Villapol, se disponía a preparar un exquisito postre con una lata de
leche condensada y doce huevos, cuando de éstos últimos sólo daban cinco
por persona al mes. En casa decíamos: "¿Pero en qué mundo está viviendo
esta señora?" Seguramente eso fue lo que provocó la salida del programa
de antena.

El próximo mes de junio se llevará a cabo el Festival Internacional
Varadero Gourmet, con la participación de diez países.

La revista Caribbeannewsdigital.com afirma que se enfatizará en la
búsqueda de la excelencia de los servicios turísticos, y se celebrarán
los 200 años del restaurante Floridita y el 75 aniversario de La
Bodeguita del Medio. Esto ocurre porque Washington y La Habana gozan de
excelentes relaciones en estos momentos.

Las innovaciones en las técnicas culinarias y las recetas veganas, que
son la tendencia mundial, seguramente se barajarán sobre la mesa; pero
el pueblo, una vez más, no llegará a enterarse de esto.

Las conversaciones de sobremesa estarán amenizadas con cócteles de
calidad preparados con el verdadero ron cubano, el que goza de prestigio
internacional, nada de chispa de tren o hueso de tigre. Habanos,
chocolates y café -del de verdad, no el ligado con chícharo-, también
serán objeto de agasajo, disfrute y valoración por los expertos.

Otra noticia referente al tema culinario en el país, es que según datos
del Departamento de Comercio, recogidos por el Consejo Económico y
Comercial Estados Unidos-Cuba, la Isla compró en febrero una
considerable cantidad de arroz (cerca de 700 toneladas) cosa que no
pasaba desde hacía nueve años.

Ya sabemos quién va a degustar ese exquisito arroz o cuántos platos se
harán con él. Es para los turistas, que podrán disfrutar del arroz con
leche o del arroz con pollo. En cambio, el pueblo seguirá comiendo el
arroz lleno de piedritas y basuritas que hay que estar horas escogiendo.

Source: Arroz sin piedritas para el turista -
http://www.14ymedio.com/sociedad/arroz-cocina_al_minuto-nitsa_villapol-Festival_Internacional_Varadero_Gourmet_0_2198780108.html Continue reading
Una Big Mac habanera
11 Abril, 2017 6:35 pm por Jorge Prieto Varona

El Cerro, La Habana, Jorge Prieto, (PD) ─ Do you like a soft drink?

Merodeaba por la calle Galiano y topé con dos turistas norteamericanas
que sentían curiosidad por relacionarse con uno de esos especímenes en
probable extinción: un cubano del socialismo real.

Acepté sin reparos, aunque solo les había entendido "drink" y que
señalaban a una de las mesas del portal de la hamburguesera de Galiano y
Virtudes.

La hamburguesera, que era privada, había sido inaugurada recientemente.
A juzgar por los precios, era bien difícil deslindar si era propiedad de
los seguidores de Marx o de Rockefeller: parecen de la misma cuadrilla
de forajidos.

Tomamos asiento.

─Yes, I drink beer─ dije. Sabía que mi pronunciación de beer era
lamentable, pero daba lo mismo, todo lo parecido a beer me vendría de lo
mejor… Podría tomarme una beer, una cerveza, un bird, un beef, un bistec
o, incluso un absurdo, hasta un oso, un bear.

Lo que sí era seguro es que sería en este lugar mágico, decorado con
lucecillas y guirnaldas por doquier, que no había podido estrenar y que
los extranjeros pueden darse el lujo de pagar cotidianamente como si nada.

Ellas me sugirieron que ordenara. Para halagarlas, pedí algo bien
americano, que no pagaríamos "a la americana".

─ Por favor, camarera, tres hamburguesas dobles entre rodajas de pan de
ajonjolí, salsa, lechuga y lonjas de queso- Y no podía dejar de
agregarles algo "tan estadounidense" como una ración de (french fries),
papitas a la francesa, con sus respectivas cervezas.

Una de ellas sacó sus lentes de la mochila de la otra y repasó del menú
los precios (too expensive?). La otra cuestionó, en un español no tan
diáfano como sus ojos color cielo: ─¿Y para Uds. es incosteable, no?

Prosiguieron, mostrando uno de sus rasgos idiosincráticos más marcado:
el de tener una estadística comparativa para todas las interrogantes.

─Sabe, una revista inglesa, The Economist, ideó un índice que llamó
Índice Big Mac, que no es muy científico, pero que a mi amiga y a mí nos
ha sido muy esclarecedor para notar el costo de la vida en cada país que
hemos visitado.

La de los lentes me lo detalló más: ─The Economist escogió de la cadena
de comida rápida McDonald`s, uno de sus platos presentes en todo el
mundo, el Big Mac, que casualmente, si le agregaran unos pepinillos y
una rodaja de cebolla, es lo que acabas de pedirnos.

Siguió ojos bellos: ─ Es decir, una formula sencilla: sueldo legal del
mes, cantidad de Big Mac que puedes comprar con ese sueldo…Y nosotras
más o menos deducimos cómo se vive en cada país.

No le respondí de inmediato para no romper el encanto del enigma, pero
con los tres combos que había acabado de pedir ya se me iba la
mensualidad oficial, 10 dólares al mes.

Su Índice Big Mac lo calculaban del salario medio nacional, no del mío,
del que nunca se habla, del salario mínimo.

─No creo que sea este el mejor país para aplicar ese Índice ─ le
respondí, apelando al rasgo idiosincrático que nos consuela, burlarnos
de nosotros mismos. ─En principio, no existe la cadena McDonald`s en
Cuba. Por otro lado, la carne de res, desde el colapso del campo
socialista, a principio de los 90, no se ha comercializado normalmente,
su consumo linda con la ilegalidad, al punto que por "hurto y sacrificio
de ganado mayor", que así es como se llama la figura delictiva que
condena a quienes roban y matan la vaca, y también a quien le aguante la
pata, podemos ser tratados como los hindúes con sus vacas sagradas, y
condenados a tantos años como si hubiéramos cometido un homicidio
culposo. ¡Y no es un chiste! De hecho, para referirnos a la carne de
res, por si las moscas y la policía, en clave la apodamos carne de mu.

─ ¿Why tan cara?─ agregó ella, desde la inocencia de sus ojos pardos
tras los lentes ─La hamburguesa debería ser, por eso más barata, sin el
monopolio McDonald's y la distribución en manos del estado. El ganado
puede solo comer yerba. ¿Por qué un precio así?

Había formulado la interrogante de las interrogantes. ¿Cómo se determina
un precio en Cuba?

─Es una historia incierta ─les dije─ Me parece que el problema con los
precios comenzó con algo bien inconexo, un asunto sentimental. Allá a
finales de los años 70, el gobierno de Jimmy Carter le propuso al
gobierno de Fidel Castro, primero que cediera a los reclamos de los
cubanos que se habían asentado principalmente al Sur de La Florida y que
ansiaban visitar a sus allegados dejados en la Isla hacía casi 20 años.

Mientras les desentrañaba mi versión del acertijo de los precios, divisé
a la camarera que se encaminaba con las tres primeras cervezas frías.
Continué después de un prolongado brindis que hicimos a pico de botella.

─ La propuesta de Carter de acercamiento entre los cubanos de las dos
orillas, el gobierno cubano la consideró un desafío imperialista, y
realmente lo fue. Era la primera vez en dos décadas que esta sociedad
hermética se abría y lo hacía con quienes prácticamente había expulsado
a empujones: los cubano-americanos. El gobierno se sentía socialmente
guapo, con registros notables en educación, sanidad y seguridad social,
más una libreta de racionamiento subsidiada que podría ser la
realización de los anhelos de igualitarismo distributivo de muchos
soñadores de la justicia social.

Agregó la señorita intelectual de los lentes: ─ Para los cubanos del Sur
de la Florida las cosas eran bien distintas, allá sí se paga todo…

─Por eso se presentaba un problema con los víveres. Allá se pagaban,
pero aquí se racionaban y se subsidiaban. Resultaría poco funcional y
hasta ridículo adjuntar por unos días una libreta de racionamiento al
pasaporte de los que venían de visita, por lo que se habilitaron tiendas
en moneda dura (shoppings) en los hoteles en los que les correspondía
hospedarse.

Tras otro chin-chin de botellas, con sorbos prolongados de las humeantes
cervezas, continué a mejor ritmo la explicación de los precios en Cuba.

─ Por primera vez los acompañantes de los cubano-americanos pudieron
entrar a las tiendas. Por siempre se le había vedado so pena de cárcel
(el dólar estaba prohibido y su tenencia era penada). Los cubanos de la
generación del boom de la revolución pudieron por primera vez palpar la
exquisitez de productos confeccionados para seducir y cautivar, no los
grotescos todos tenemos de las tiendas desvalijadas del comercio
igualitario. Pero lo peor, de los productos ideológicamente dañinos,
descubrieron que usar un jean Levi Strauss no significaba una debilidad
pequeño burguesa, al contrario, era un atuendo fuerte de mezclilla con
remaches para gente que trabajaba duro, y los revoltosos de la
contracultura allá en los Estados Unidos, en símbolo de protesta, lo
habían popularizado. Y que la música bulliciosa que los acompañaba, que
por cierto ya podían grabar y escuchar libremente sin censura con sus
nuevas caseteras regaladas por sus parientes de la comunidad cubana en
el exterior, no era una desviación ideológica, sino, solo eso, música
interpretada por unos desaliñados que trataban llamar la atención, y que
en muchos casos ni norteamericanos eran y muchísimo menos agentes del
imperialismo.

─Led Zeppelin y The Rolling Stones eran mis favoritos en esa época y no
eran americanos─. Agregó la de los ojos color tiempo detrás de sus anteojos.

Continué mientras ellas muy animadas apuraban otra cerveza: ─No agradó a
los ideólogos del gobierno que los jóvenes dejaran a un lado a Marx y
Lenin, y que al ritmo de Smoke on the Water y con sus blue jeans,
imitaran los pasos de los rockeros.

─ Fue entonces terrible el encuentro del poder de compra del dólar y el
del peso. ─ Ironizó la mochilera de los ojos de ensueño, que en
principio parecía simpatizante de la revolución cubana pero ya iba
cediendo terreno.

─ Pienso que el Régimen, para no capitular, utilizó la máxima "sino es
mío no es de nadie", y subió desmesuradamente los precios en las shoppings.

─Para restarle alcance al pernicioso dólar, ¿no?─agregó la rubia de los
lentes

─ ¿Y no afectaba el costo de vida?─ Dijo ojos bellos, mientras se
empinaba la tercera cerveza y ordenaba a la camarera, tapándose un ojo a
lo pirata, otra ronda de Bucaneros.

Mi estómago, por su parte, se iba retorciendo con los aromas que venían
con las brisas del malecón que entraban por el tragaluz del fogón de la
cocina al salón y se aventaban al portal con la agridulce fragancia de
los Big Mac acriollados con salsa de mango y tomate, que las turistas
insistían no en que sirvieran todavía para no interrumpir la tertulia
con la masticadera.

─No, no, ─les traté de aclarar─ no afectó el nivel de vida de la
población, eso fue una batalla que se libraba solo en la exclusiva red
de tiendas en dólares. La población seguía surtiéndose de la libreta de
abastecimiento y los electrodomésticos mayormente soviéticos, ganados
con los bonos de la emulación socialista laboral, que era otra forma
extra de distribución comercial condicionada: el ventilador Orbita, el
TV en blanco y negro, la lavadora rompe-ropa Áurica. Este episodio fue
un pavoneo textil-electrónico que se libró en las calles de La Habana
entre los hijos de papá contra los parientes de los emigrados. La bolsa
negra por primera vez remontaba vuelo. Cuando vino la subida de precios,
los simpatizantes con la Revolución, que por cierto, nos habíamos tenido
que pelear con nuestros parientes apátridas que habían abandonado el
país, como así lo exigía uno de los requisitos de la militancia
comunista, nos alegró la subida, un poco por recelo y otro tanto porque
se decía que el presupuesto del estado se nutría y nuestra libreta de
abastecimiento con él.

─ ¿Y hasta cuándo continuó ese pavoneo? ─Preguntó la Yumita de los
espejuelos a lo John Lennon.

─ Lo que parecía una escaramuza resultó el derrumbe definitivo del
sustento ideológico de la Revolución, Miami dejó de ser el polo
pecaminoso de la gusanera, para volverse el lugar idílico donde habitaba
el Tío Rico Mc Pato. Toda esta solapada decepción condujo al año
siguiente al éxodo del Mariel, y dicen las malas lenguas, que forzó al
régimen como medida de distracción a involucrarse más a fondo en las
aventuras guerreras en África.

Preguntó la señorita intelectual: ─ ¿De ahí llegamos a este exorbitante
precio de ¡este Big Mac!?─ Preguntó mientras ordenaba destapar otra
ronda de espumosas cervezas.

─No, antes hubo un pequeño obstáculo institucional, la llamada Casa de
Cambio del Oro y la Plata, en el año 1987, un engendro en que
compradores del estado adquirían todo lo que tuviera valor en las casas
de los cubanos, porcelanas finas, reliquias, muebles, obras de arte,
alhajas, al precio que a los funcionarios se les ocurriera, a su
conveniencia y parecer.

Tomamos otro sorbo y le mostré de mi bolsillo la moneda convertible
cubana actual.
─ De aquí surgió este otro engendro, la moneda dura nacional, el
chavito, el cuc que circularía años después como moneda alternativa y
equivalente al dólar ¡Oigan esto! Ahora mismo este chavito puede
cotizarse un 20% más que el dólar.

Ya me había tomado varias cervezas y aproveché una visita al toilette,
que así se llamaba el súper baño, para ordenar al menos las papitas
fritas que pagué con el propio chavito.

Minutos después comíamos papitas a la francesas, tomábamos cerveza, y
por la proverbial, y única cualidad beneficiosa del licor ingerido en
demasía, me volvía totalmente sincero.

Les había confesado que la cuenta del Burger de Galiano superaba mi
salario con creces. Ellas, por su parte, me habían restregado que no por
chovinismo, pero los Big Mac criollos que acabamos de comer nada tenían
que ver con los auténticos de la McDonald's.

Por el exceso de cervezas, ellas se había puesto sentimentalmente
solidarias cuando supieron que fue la caída del Muro de Berlín quien
abatió a la libreta de productos industriales y que de la libreta de
abastecimientos alimenticios, la primera página que había quedado al
campo había sido la de la carne de res.

Les rematé diciéndoles que los que fueran los anhelos de igualitarismo
distributivo de muchos soñadores de la justicia social, quedaron en el
olvido. Y que por eso, las Big Mac son tan caras y se mantiene el precio
castigo que el estado en su momento le aplicó a las shoppings de la
comunidad cubana en el exterior.

Todo iba aparentemente bien hasta que con el fragor de las cervezas, a
ellas se le ocurrió deshacerse de las chaquetas que llevaban puestas…
¿Qué llevaban debajo? Pues unos pulóveres con la imagen del Che Guevara
en sus espaldas.

Dejé un tanto el efecto de las cervezas, volví en mí y recordé que en
Cuba, en cualquier lugar, te puede saltar una liebre. Recordé que no la
tenía del todo bien con el jefe de policía del sector, y por si acaso,
me pasé un poco de abogado del diablo. No fuera ser cosa que estas
turistas no lo fueran tanto, y en vez de eso, fueran agentes de la
policía política.

Comencé justificando un tanto los precios de los Big Mac criollos con la
misma historia de que a mayores ingresos mayor tributo y mejores
balances del presupuesto estatal, y con ese dinero lograríamos mantener
los logros sociales de la Revolución.

Reinó un silencio analítico después del giro que había tomado mi
explicación…

Finalmente, las dos me miraron fijamente con sus ojos almendrados de
cerveza, y tomando prestado de nuestra idiosincrasia eso del sarcasmo,
la de los lentes me respondió:

─ Si nosotros cobráramos por este combo de hamburguesas en New York lo
que ustedes proporcionalmente pagan de su salario en La Habana, nuestro
seguro médico no se llamaría Obamacare…Se nombraría open-hearted- at the
moon, porque podríamos hacerle una operación a corazón abierto a cada
estadounidense en la Luna… ¡En la Luna!
jorgeprieto19@yahoo.es; Jorge Prieto

Source: Una Big Mac habanera | Primavera Digital -
https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/una-big-mac-habanera/ Continue reading
Elecciones en Cuba: ¿puede la oposición ser una alternativa? En 2017 habrá comicios locales y para elegir a los diputados del Parlamento. Cualquier candidato puede presentarse, pero esto no ha sido aprovechado por los opositores al régimen TIEMPO DE LECTURA10 min 03.04.2017 – 05:00 H. Cualquiera de ellos puede recitar con exactitud los resultados de […] Continue reading
Las caras ocultas del recibo médico cubano
Marzo 24, 2017
Por Pedro Campos

HAVANA TIMES — Es bochornoso lo que está haciendo el gobierno cubano al
pasarle factura a los ciudadanos por atenciones médicas, en un país
donde el gobierno se apropia de la mayor parte del salario real de los
trabajadores y los premia con sueldos de miseria más educación y salud
"gratis", que todo el mundo sabe que no llegan del aire, porque el
Estado no produce nada, sino que proviene del sudor, de la
superexplotación a la que están sometidos los asalariados cubanos por
estado dizque socialista.

Aunque en realidad el socialismo no tendría nada que ver con
explotación asalariada. "La clase obrera debería luchar por la abolición
del trabajo asalariado y la nueva sociedad sería la de los trabajadores
libres asociados". Eso lo escribió un tal Karl Marx, pero como los
"marxistas" que mandan en la Isla, nunca leyeron esa parte, pues no se
les puede pedir que entiendan qué son las relaciones de producción,
distribución y consumo, fuera de su esquema estatalista.

Así que usaremos un lenguaje más mundano. La cuota de superexplotación
de los trabajadores cubanos es difícil de calcular en los asalariados
estatales, porque en verdad no hay manera de saber cuánto cuesta la
fuerza de trabajo ni qué cantidad de plusvalía estos producen. Pero se
puede identificar con toda nitidez en la retención que hace el Estado,
del 70 al 90 %, en los sueldos que pagan las naciones extranjeras por
los médicos internacionalistas "alquilados", en el pago a los
trabajadores en el puerto de El Mariel y, en general, en lo que se queda
de lo que pagan las empresas extranjeras por los empleados cubanos
contratados a través del Estado.

Así, que bien podríamos calcular que, más-menos, también se apropia del
70-90 % del resto de los salarios paga a sus empleados. ¿Alguien querría
o podría sacar cuenta de cuánto dinero se apropia el Estado cubano de
sus trabajadores, descontando los arriba mencionados? ¿Cuánto, en
verdad, va por diferentes vías para satisfacer los intereses estrechos
de la alta burocracia? ¿Cuánto para la reproducción ampliada de las
empresas? ¿Cuánto se pierde en la centrífuga que va de la alta a la baja
burocracia?

¿En qué país del mundo, los trabajadores tienen que pagar un sistema de
salud y educación de por vida, de por lo menos el 50 % de su salario,
considerando que el otro 20-40 (para llegar al 70-90) se emplea en otros
gastos? La respuesta es obvia.

Estas son caras ocultas del recibito médico, comprobante de nada, como
lo es también la otra intención de chantajear a los que ya despiertan
del "largo sueño embrutecedor" estatal-socialista y les quieren hacer
creer que estamos ante el país más humano y sensible de la historia de
la humanidad porque da "medicina integral gratis". ¿Quién les va a creer
el cuento a estas alturas?

Pero vayamos a "la otra cara oculta de la luna", esa que ni se imaginan
los "magos" que inventaron estos cálculos, esa menos visible que no
pusieron en la factura y es el significado que puede tener este intento
de sobornar al pueblo con este "recibo", cuyos números necesariamente
tendrán que ser dudosos, como todo lo que ofrece el capitalismo
monopolista de estado disfrazado de socialismo a sus asalariados.

Pues bien, como todo lo que hace este sistema enrevesado, este "pase de
factura médica" puede terminar virándose como punta de lanza contra el
engendro estatalista. Simple: Ahora la gente se va a preguntar ¿Y de
dónde sacan dinero para esto? ¿Y por qué esos y no otros precios? ¿Serán
verdaderos esos costos, con lo poco que se paga de salario a los
médicos, aun siendo estos los más altos de todos?

¿El pago por salario a los profesionales de la medicina estará bien
considerado? Y cuando las sábanas y la comida hay que llevarlas a los
enfermos, por la mala calidad de los servicios hospitalarios ¿también
hay que seguir pagando por ellos? ¿Y se suspenden las meriendas y
regalitos a los médicos, pues sus honorarios van incluidos en la facturita?

¿Y qué se pretende con estas facturas? ¿Estarán preparando el camino
para cobrar la medicina? ¿Cómo dudarlo si están poniendo impuestos a
los salarios miserables de todos? ¿Y qué piensan los médicos de esta
medida? ¿Y de dónde va a salir el dinero para pagar los papelitos? ¿Van
a recaudar también el importe de las facturas (papel, tinta, empleados)?

¿Querrán cobrar los servicios médicos a los cuentapropistas? ¿Van a
pasar factura por la educación también? ¿O por el subsidio a la libreta?

En fin esto va a traer muchas preguntas y preocupaciones que ya se
escuchan en la calle. Una idiotez más de la "dirigencia histórica" que
llevará a la gente a preguntarse al final: ¿Y por qué si ese es el
costo, los servicios son tan deficientes? ¿Y qué factura vamos a pasarle
al Gobierno por tantos años robándonos nuestros salarios en nombre de la
Revolución, el socialismo, la salud y la educación? Y así por estilo.

Algo así solo podría haber sido hecho después de haber subido los
salarios, eliminado la doble moneda, liberado el mercado interno, el
trabajo por cuenta propia, el cooperativismo y la inversión cubana de
afuera y extranjera, de todas sus actuales trabajas.

Pero sería mucho pedir. Nada, que el boomerang les viene encima,
inevitablemente. Aparte de marrulleros y despreciar la capacidad del
pueblo, son brutos.

Source: Las caras ocultas del recibo médico cubano - Havana Times en
español - http://www.havanatimes.org/sp/?p=122431 Continue reading
Reducen la venta normada de papas
21 Marzo, 2017 8:53 pm por Jorge Bello Domínguez

Güira de Melena, Artemisa, Jorge Bello, (PD) Con el inicio de la zafra
de la papa en la campaña 2016-17, las máximas autoridades
gubernamentales en la provincia Artemisa idearon una estrategia para la
distribución del producto: volver atrás y utilizar la libreta de
racionamiento, para llevar de ese modo el ansiado tubérculo a cada
familia artemiseña. Lo que nunca mencionaron fue que con la "generosa
distribución" seria reducida de forma considerable la cantidad a recibir.

A principios de febrero, en una reunión celebrada en la sede provincial
del Partido Comunista, el miembro del Comité Central y primer secretario
en la provincia, José Antonio Valeriano Fariñas, con su acostumbrado
discurso demagógico, anunció que en la primera quincena del mes la
ciudadanía de los once municipios que conforman la región, serían los
primeros beneficiados en el país en recibir el muy gustado tubérculo,
distribuido en la canasta básica de forma ordenada y paulatina, en las
unidades que conforman la red de Comercio Interior.

El dirigente dijo que esta decisión se debía a que de forma histórica el
territorio se ha caracterizado por ser el mayor productor de papas en el
país.

El pronunciamiento tuvo una buena acogida por los ingenuos y confiados
pobladores que no imaginaban que les rebajarían tres de las cinco libras
que se le asignaban a toda persona registrada en la tarjeta de
racionamiento.

Güira de Melena, uno de los once municipios que conforman la provincia
Artemisa, luego que el régimen realizara una nueva división
político-administrativa del país, con una economía netamente agrícola,
se ha caracterizado por ser uno de los principales productores de papas
a nivel nacional, razón por la cual allí se celebra el Festival de la
Papa. A pesar de ello, a los pobladores les resulta imposible degustar
en la mesa una comida hecha con papas si no acuden a los vendedores
ilegales, quienes pasan toda la madrugada en los campos de las
cooperativas estatales donde se cultiva el tubérculo, acopiándolo para
con luego venderlos en bolsas de polietileno a veinticinco pesos (1 cuc)
cada una.

Al conocerse la noticia sobre la distribución de papas, que fue
ampliamente divulgada por los medios provinciales, comenzó una verdadera
vigilia en los establecimientos donde se expendería. Muchas personas
esperaron hasta que el Día de San Valentín (14 de febrero) se escuchó la
esperada frase: "Llegó la papa, caballero".

Esta vez, los de la "nomenklatura" habían cumplido con lo prometido,
pero solo en parte: para sorpresa de todos, en vez de las tradicionales
cinco libras por persona, esta vez solo podrían adquirir dos.

Con el paso del tiempo –me atrevería a decir que por desgracia- hemos
sido testigo de cómo el cubano, aunque inconforme y molesto se resigna a
toda situación que le impone el gobierno. Los residentes de Güira de
Melena, -aun siendo timados- sin protesta y sin más opción, tuvieron que
conformarse con hacer cola para adquirir por un precio de 1 peso la
libra, las dos que les suministró el generoso estado revolucionario.

Los pobladores del territorio que más papas produce en el país, podrán
–si tienen grasa- comer papas fritas.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Jorge Bello; móvil +53 53353648
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

Source: Reducen la venta normada de papas | Primavera Digital -
https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/reducen-la-venta-normada-de-papas/ Continue reading
En 1 libra de café y 2 rollos de papel sanitario se esfuma el salario
mínimo en Cuba
Rolando Cartaya

Reducir la asistencia social en lugar de ampliarla en medio de le
necesidad generalizada y la expansión de la pobreza en la isla no parece
razonable, considera el respetado economista cubanoamericano. Mesa-Lago:
Cortes en ayuda social, precios en las TRD, han expandido la pobreza en Cuba
La pobreza ha crecido en Cuba en el último decenio por diversas razones,
entre ellas los altísimos precios de artículos básicos en las tiendas
controladas por los militares y los recortes sin paracaídas en la
asistencia social como parte de las reformas estructurales de Raúl
Castro, de acuerdo con un análisis actualizado del bienestar social en
la isla realizado por el economista cubanoamericano Carmelo Mesa-Lago y
publicado en su web por el laboratorio de ideas Cuba Posible.

El profesor emérito de la Universidad de Pittsburgh, quien además de
estudiar la economía cubana se ha especializado en temas de seguridad
social, recuerda que, aunque nunca se han publicado cifras oficiales
sobre la pobreza en Cuba, una encuesta del año 2000 indicó que 20 por
ciento de la población habanera era pobre, y que esa cifra era
probablemente mayor en el resto del país.

Citando a Mayra Espina, especialista cubana en Política Social,
Mesa-Lago engloba entre la población más pobre de la isla a los ancianos
jubilados, jefas de núcleo familiar y madres solteras, afrocubanos,
migrantes de las provincias orientales, los que solo tienen educación
primaria, o viven en viviendas con seis o más personas, habitantes en
barrios marginales, y los que no reciben remesas del exterior.

En una entrevista que concedió a la misma Cuba Posible en junio del
2015, el especialista decía estar seguro de que había una expansión "de
la población vulnerable (…) para no decir pobre", y ahora presenta los
factores que vienen incidiendo en ese proceso.

Apunta que "el salario medio estatal real [en relación con los precios]
ha caído notablemente y es insuficiente para cubrir las necesidades
básicas; la pensión media no satisface las necesidades alimenticias; el
racionamiento se está reduciendo por la extracción de la libreta de
bienes a precios subsidiados, que se venden después a un precio de
mercado dos o tres veces superior; y menciona asimismo el aumento de
precio en las Tiendas Recaudadoras de Divisas [bajo control del grupo
militar-empresarial GAESA] que tienen una ganancia en torno al 200 por
ciento (recién ha ocurrido una rebaja modesta)".

En otro acápite dedicado a los salarios el economista demuestra con un
cuadro de precios observados directamente en La Habana en diciembre de
2016 como, comprando apenas una libra de café (165 CUP) y dos rollos de
papel higiénico a 30 CUP cada uno, se esfuma el salario mínimo de 225
pesos moneda nacional (CUP).

También influyen en el empobrecimiento creciente "el incremento del
precio de los servicios públicos (electricidad, agua, gas, transporte);
la eliminación de comidas subsidiadas en cafeterías para trabajadores
(reciben una suma insuficiente para comprar un almuerzo); y el deterioro
en el acceso y la calidad de los servicios de salud".

El experto señala que "en vista a lo anterior, la asistencia social se
debió expandir a fin de proteger a la población vulnerable contra los
efectos adversos de las reformas estructurales".

Sin embargo, "entre 2006 y 2015, el gasto del presupuesto asignado a la
asistencia social se contrajo a un sexto, de 2,2 por ciento a 0,4 por
ciento, mientras que el número de beneficiarios como proporción de la
población decreció a un tercio, de 5,3 por ciento a 1,6 por ciento"

Desglosa en un cuadro cómo afectaron las reducciones a algunas
categorías vulnerables. La asistencia a adultos mayores y discapacitados
disminuyó en el período en 63 por ciento; a las madres con hijos
discapacitados, en 50 por ciento, y a los que necesitan atención a
domicilio, en 68 por ciento.

Mesa-Lago explica que esta reducción tanto del gasto como de la cantidad
de beneficiarios de la asistencia social se explica por un "Lineamiento"
aprobado en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba en 2011 que
terminó la asistencia social a los beneficiarios con una familia capaz
de ayudarles.

Apunta que "detectar y eliminar la asistencia a los que no la necesitan
es una política universal pero, en el contexto cubano de expansión de la
pobreza y un nivel generalizado de necesidad, dicha política no parece
razonable"

En su entrevista de 2015 el economista señalaba que en la isla los
familiares de los afectados por los recortes podían "estar en una
situación muy difícil también. Eso afecta enormemente a los jubilados y
pensionados y va en contra de lo que está ocurriendo y es que, las
reformas económicas son racionales, y yo estoy de acuerdo con ellas,
pero, muchas provocan efectos sociales adversos".

"Si hay una expansión de la población vulnerable, como estoy seguro que
la hay –para no decir pobre–, en vez de reducirse, la asistencia social
debe extenderse. Para paliar los efectos adversos de las reformas
estructurales debe haber una red mínima de protección social", concluía
diciendo Carmelo Mesa-Lago.

(Con información de Cuba Posible)

Source: En 1 libra de café y 2 rollos de papel sanitario se esfuma el
salario mínimo en Cuba -
http://www.martinoticias.com/a/mesa-lago-cortes-en-ayuda-social-precios-de-las-trd-han-expandido-la-pobreza-en-cuba/141232.html Continue reading
El Cardenal Ortega preocupado por futuro de relaciones entre EEUU y Cuba marzo 16, 2017 Ortega se siente más cómodo cuando conversa sobre las reformas recientes que han facilitado a los cubanos abrir pequeños negocios o tener acceso a Internet, que sobre los derechos humanos en la isla, asegura el periódico The Irish Times. El […] Continue reading
'Carne' o el despiste de las lechugas
FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ | Miami | 15 de Marzo de 2017 - 07:59 CET.

Leyendo el artículo de Frank Correa "Comer carne y pescado en Cuba",
publicado en este sitio hace pocos días, recordé mis primeras horas en
tierras norteamericanas, y la fuerza de los traumas que muchos cubanos
tenemos, y de los cuales ni cuenta nos damos.

El día de mi llegada, la familia en Miami —numerosa, más de 50 personas—
había organizado una gran fiesta en casa de un pariente en la zona de
Homestead, al sur del condado. Habían comprado de todo para comer y
beber. El bacanal comenzó al caer la tarde. Al filo de la media noche,
todo el mundo estaba bien comido y bebido. Cubano recién llegado quien
escribe, jamás había visto tal cantidad de carne de res junta. Entonces
y sin que nadie se percatara, un gato de mi pariente se sube a una de
las mesas, trinca un trozo de carne y con la sobra en la boca se va a un
rincón. Salté furioso sobre el gato con algo que tomé de la mesa, y
traté de ahuyentarlo. De pronto, todos reían. Y alguien me dijo que
dejara al pobre animal comerse el pedacito de carne.

A los pocos días, los hombres y niños de la familia organizaron un juego
de pelota en un parque de la ciudad. La idea era pasar la tarde jugando,
y otra vez, comer y beber algo ligero. Un familiar había comprado unas
hamburguesas —me parecieron enormes—, chorizos y unas alitas de pollo
—entonces no sabía cuánto pueden gustar acá. Los familiares pusieron los
relojes y las carteras en una mesa al lado. Encendieron la barbacoa y
colocaron las carnes sobre las brasas. Cuando el juego estaba más
emocionante, una de esas repentinas lluvias tropicales cayó sobre el
parque. Todo el mundo corrió a salvar sus relojes, teléfonos y carteras.
¿A dónde fue el cubano recién llegado? Por supuesto, a tapar las carnes
con su propio cuerpo, sin importar que el reloj, el teléfono o la
cartera se estropearan.

Estoy casi seguro que de ese tipo de historias habrá miles en esta y
otras ciudades a donde hemos emigrado. Y también habrá no cubanos que no
lo entiendan, o digan que en otros lugares como África o Latinoamérica
comerse un pedazo de carne de res es un sueño. Para los cubanos que
hemos vivido suficiente, esos cuentos enseñan mejor que una docta
conferencia el fracaso de un régimen para dar acceso a una alimentación
variada y sobre todo, libre: que la persona pueda comer lo que quiera,
cuando quiera y cuando su bolsillo lo permita. Como me dijo un señor en
una cola de la bodega hace muchos años en Cuba: los seres humanos comen
lo que les gusta y lo que quieren; los animales comen lo que les echan.

El caso de la carne de res en la llamada Cuba revolucionaria, merecería
todo un ensayo, aunque parezca broma. En las ausencias de la "carne" y
la leche se reflejan, como pocos, los fracasos de toda la economía
socialista. Cuba llegó a tener en los años 50 casi tantas cabezas de
ganado como población. Y todavía en la década de los 60 y 70 recuerdo
que "daban por la libreta" media libra de carne cada nueve días; un
cubano todavía podía identificar la de "primera" o de "segunda". La
obsesión del régimen con la ganadería —Rosafé, Tauro, los F-1, el Plan
Niña Bonita—, y la promesa de que nos convertiríamos en exportadores de
carne y productos lácteos a Europa, fue parte del trauma inercial.

¿Cuándo la carne comenzó a ser un artículo de lujo, "prohibido"?
Recuerdo que en la beca ocurrió el primer enroque alimentario: como en
las escuelas daban "carne", nuestras familias debían renunciar a la
"novena" de res que nos pertenecía en los hogares. Poco después vino la
trasmutación de la carne por pollo o por pescado: al cuero de las vacas
le salieron plumas y escamas. Y así, en medio de tanto desorden y
desapariciones forzadas, emergieron los primeros "matarifes": carniceros
furtivos capaces de descuartizar una vaca en minutos, a veces ayudados
por los propios dueños, a quienes se les prohibía disponer de su ganado.
Inventaron tirar las reses a las líneas del tren, para que parecieran
suicidios vacunos; entonces el régimen lo tipificó como asesinato, al
punto de que matar una res en Cuba lleva a una pena mayor que la de un
homicidio. Nada tan real e ilustrativo como un chiste de esa época: el
huevo y la carne huyen de las autoridades por toda La Habana. El huevo
le dice a la carne, con desesperación: "¡Vamos a escondernos, que ahí
viene la policía!". Y la carne, tranquila, le responde al huevo:
"Escóndete tú, que a mí nadie me conoce".

El ultimo "invento" del régimen sobre la carne de res ocurrió durante y
después del mal llamado Periodo Especial: el "picadillo extendido o
texturizado", una mezcla de soja con carne de "primera" (sic), cuyo olor
y aspecto era rechazado hasta por los perros callejeros. Y hablando de
calle, por aquellos días por poco hay que declarar al gato vagabundo
—incluso, el doméstico— animal en peligro de extinción. De esos tristes
momentos son timos como el "bistec de frazada de piso" o el "picadillo
de cáscara de plátano".

Por eso no deja de ser tragicómica la visita de las "mujeres lechuga",
representantes de Personas por el Trato Ético a los Animales (PETA, por
sus siglas en inglés). Como casi todos los norteamericanos y europeos
que visitan la Isla, su despiste es tal que no tienen ni la más remota
idea del nivel de vegetarianismo involuntario que acusan casi todos
allí. Tampoco se explicarían por qué muchos cubanos engordan 20 libras
como mínimo al llegar al extranjero, y muy pocos logran bajarlas. Por
qué a su paso por las calles habaneras, como muy bien enseñan las fotos,
los habaneros estaban más interesados en las mensajeras que en el
mensaje. Por qué en esa isla fértil y de clima tan estable, la
anorexia-bulimia es una rareza clínica y la ausencia del "vasito de
leche", la evidencia más incriminadora.

Source: 'Carne' o el despiste de las lechugas | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1489443733_29616.html Continue reading
La obsesión por la papa
MARTA REQUEIRO, Miami | Marzo 10, 2017

La papa con el terrón de tierra pegado pesa más. La balanza adulterada,
quizá el desnivel en la meseta y no sé qué otras cosas más hacen que 10
libras que dan de ésta vianda por la libreta ‒de Pascua a San Juan‒ se
queden en ocho cuando al llegar a casa les sacas la tierra y las pelas.
¡Ya faltan dos! ¿Vas a ir a reclamar después de pasar el día entero en
la cola viniendo a la casa solo para ir al baño? No. Entonces, dos
libras que te quitan a ti y dos al otro ya son cuatro que se quedan.

Si eres considerado un socio por el del puesto, éste pasa después por la
casa proponiéndote comprar un poco más de papas a sobreprecio, y
accedes. ¡Qué cara! Todo es pura sobrevivencia y, aunque es duro
reconocerlo, lo que más interesa es que la familia se alimente.

¡Otro dilema se crea ahora en la cabeza!

— ¿Cómo hago? ‒le dices cuando llega al frente de la casa y te
llama‒.¿Tú me las traes o yo voy? ¿Cuánto cuesta la libra?

— ¡Tú'tas loca! ¡Tienes que ir ya casi a la hora de cerrar! La cosa está
mala. Espera bien tarde, cuando vaya quedando poca gente y haz la colita
que haya. Ahí te las doy y tu me pagas a cinco pesos la libra. ¿Entendiste?

— ¡Claro!

Ya sabía que tenía que ser artista, fingir ante los vecinos que me
encontrara en la cola que no había llevado a casa el apetecido producto.
Yo que era de las primeras que corría al oír el grito de "¡Llegaron las
papas!", y me quedaba "clavada" en el puesto hasta que me tocara. Ese es
un día perdido de hacer otras cosas, ayudar a los muchachos con las
tareas, por ejemplo.

Esperaría entonces al segundo día de venta, que ya la cola estaría
aflojando. Mucho mejor ir tarde ‒pensaba‒ para toparme con menos
vecinos. Llegar del trabajo, recoger los muchachos de la escuela y
dejarlos con mima. Ponerme zapatos cómodos, agarrar un par de jabas y salir.

A la hora de pedir el último en la fila, seguro no faltaría el gracioso
que ‒con picardía en la mirada‒ me dijera: "¿Y tú todavía no has cogido
las papas?". Y de nuevo tendría que ser actriz y responder con
naturalidad y un gesto despreocupado: "No".

Esa tarde lo tenía todo planeado, fríamente calculado; pero cuando
llegué al agro ya habían cerrado. Nunca se sabe realmente la hora del
cierre, porque si hay mucha gente hacen maratón, como pasa el primer
día, pero ya después hacen cumplir el horario o se van antes.

Al tercer día de la venta no esperé tan pegado a la hora del cierre para
ir. Esta vez no fallé. Había pocas personas ‒cuatro gatos, como dice la
vieja. Traté de que me atendiera ese con el que tenía el trato.

Le dije a la señora de atrás: "pase usted, prefiero que me atienda el
otro". Y ella me contestó: "¡Va!, da lo mismo, una papa más o una menos".

Puse la libreta en el mostrador, mi nuevo socio -el dependiente-, fingió
marcar sobre la casilla ya marcada, fue a la parte trasera del local a
traer más papas. A medida que el depósito de la pesa se iba llenando con
los mejores tubérculos escogidos, multiplicaba cada libra que veía
marcada en el brazo por el precio acordado. La adrenalina, por el miedo
de estar haciendo algo indebido, crecía y tenía la sensación de estar
"desempolvando" la tabla del cinco, con dificultad por el mismo motivo.

Con temblores, me hice un ovillo para que nadie viera la manipulación de
los billetes, los enrollé para entregárselos al dependiente, pagué y me
fui a casa.

Me di cuenta de que me había echado la misma cantidad que por normativa
le correspondía a mi núcleo familiar. ¡Lógico! Si llega un inspector de
pronto, no hay ninguna violación a la vista. ¡Todo bien pensado por
parte de ellos también! ¡Esto no lo para nadie!

Me alejé cargando las papas y un orgullo del que hoy me arrepiento.

Puedo comparar lo que se siente cuando uno hace algo ilegal en Cuba con
una sensación de triunfo, de haber ganado algo. Lo que realmente ganamos
es subsistir y que nos tratemos como enemigos entre nosotros mismos, nos
vigilemos y delatemos. No nos damos cuenta de que así contribuimos a
apuntalar al régimen y a perpetuar su poder sobre nosotros.

Hoy me comentó una vecina que había hablado con su sobrina, que vive en
La Habana, y que ahora la libra de papa en el mercado negro está a ocho
pesos, que, con suerte, le entran dos papitas por libra.

Recordé entonces aquella vivencia. Casi veinte años después de irme de
allí, viendo las noticias, veo que todo sigue igual o peor. La gente
aglomerada, discutiendo, casi matándose, en los puntos de distribución
de La Habana Vieja, donde había llegado ‒¡por fin!‒, como un recuerdo
del pasado, la papa.

Source: La obsesión por la papa -
http://www.14ymedio.com/sociedad/obsesion-papa_0_2178382141.html Continue reading