Information – Información
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Calendario
September 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

dengue

Cuba y los «curanderos milagrosos»
¿Qué es lo que va quedando de la medicina cubana basada en la evidencia?
Eloy A. González, Fort Worth | 15/07/2017 2:56 pm

En el país donde, el materialismo dialéctico y el ateísmo científico se
estableció como ideología imperante. El país del comunismo y la lucha
contra el oscurantismo, el país de la verdad científica y la medicina
basada en las evidencias. El país donde los médicos se graduaban después
de repetir una y mil veces: "…por el comunismo, seremos como el Che".
El país de la militancia revolucionaria y el rechazo a las escasas
prácticas de la medicina privada que aún quedaban en La Habana de los
años 60-70; cuando criticábamos y censurábamos a los pocos médicos que
daban consultas privadas, apenados y cobrando 5 pesos los médicos
generales y 20 pesos los especialistas. Pasó lo que tenía que pasar, o
lo que no debía de pasar. De la medicina basada en la evidencia se
transitó a la "medicina verde" cuando el Periodo Especial[i] y de ahí a
la energía cuántica, la pirámide, el yoga, el thai chi, la homeopatía y
cuanta practica semiesotérica se presentaba. La santería en su versión
de atención médica a la población se destapó sin que se levantara ni una
sola voz hablando de "oscurantismo". En realidad, la práctica de la
santería con fines curativos siempre estuvo presente, pero se practicaba
a escondidas, hasta que a comienzo de los 90 empezó aquello de "hay
muchos que dicen que no creen en na' y van a consultarse por la madrugá".
El país que se enorgullece de su condición de potencia médica es una
rara mezcolanza de santería, brujería, prácticas esotéricas, uso de
brebajes, etc. Atrás quedó la medicina con base científica y al alcance
de todos. Capitalismo salvaje, oscurantismo peligroso y exportación de
servicios médicos es lo que va quedando. Ah…, vamos a la consulta de
Tomasen o al curandero de Ciego de Ávila…, allá te operan.
Si de asuntos del espíritu y la mente se trata, olvídense de la
psiquiatría y la psicología para el hombre nuevo que fue sustentada, no
ya en el ateísmo más rancio sino estableciendo algo que llamaron "salud
psico política". Esto ocurrió tratando de sovietizar la psiquiatría y
estableciendo la reflexología pavloviana como doctrina oficial de la
psiquiatría en Cuba. Todo esto para llegar hoy a un estado de cosas
donde, en el ámbito nacional, se da citan —como para apuntalar el
desequilibrio mental colectivo— las prácticas del espiritismo, la
cábala, el yoga y la cultura y tradición de los Orishas entre otros. Un
neurocirujano se trasforma en espiritista carismático y recomienda
trabajo de desobsesión que ya ha experimentado en grupo con éxito.
Metafísicos cristianos adscritos al equilibrio energético van más allá y
empleando la oración y herramientas mediúnicas[ii] logran el amor en las
personas, la sanación y la transformación. En la actualidad están
enfocados en los enfermos de dengue en Cuba, pero también atienden la
purificación de las aguas, el aire y la tierra, es decir un amplio
programa de higienización en Cuba.
Aquí…, ahora se establecen consulta privadas regenteadas por una mezcla
de hombre nuevo graduado por la revolución como médico, que deviene en
curandero cobrando… ¿la práctica de la medicina socializada ya se fue a
bolina?
Ahora dicen que Cuba es un país de curanderos milagrosos. ¡Lo que hay
que ver!
[i] El período especial en tiempos de paz en Cuba fue un largo período
de crisis económica que comenzó como resultado del colapso de la Unión
Soviética en 1991, la depresión económica que supuso el Período Especial
fue especialmente severa a comienzos/mediados de la década de los 90, el
PIB se contrajo un 36 % en el período 1990-93. Este período transformó
la sociedad cubana y su economía, y obligó a reacondicionamientos en la
salud y el racionamiento.
[ii] Referente a médium (médiums en plural) o clarividente o
clariaudiente o clariestésica y otras facultades similares, designa a
una persona a la que se considera dotada de facultades paranormales de
percepción extrasensorial, que le permitirían actuar de mediadora en la
consecución de fenómenos parapsicológicos o comunicaciones con los
espíritus.

Source: Cuba y los «curanderos milagrosos» - Artículos - Cuba - Cuba
Encuentro -
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/cuba-y-los-curanderos-milagrosos-330026 Continue reading
Casos de conjuntivitis en La Habana y Guantánamo
julio 12, 2017

La situación epidemiológica en Cuba "es favorable", dijeron medios
locales que citaron al Ministro de Salud Roberto Morales, mientras
periodistas independientes aseguraron a Radio Martí que cada vez más
personas padecen de conjuntivitis y otras enfermedades infecciosas.

El periodista independiente de La Habana, Steve Maikel Pardo, explicó
que en los municipios de Habana Vieja, Centro Habana, Diez de Octubre y
Arroyo Naranjo existe un brote epidémico de conjuntivitis tipo hemorrágica.

Comentó que la aparición de la enfermedad se debe, en parte, a la falta
de higiene.

"La acumulación de basura, de vertederos, de aguas albañales en las
distintas barriadas de la capital, principalmente en los municipios que
están en las afueras de la ciudad, es bastante preocupante", dijo Pardo,
quien recorrió hospitales, policlínicos y consultorios médicos a donde
está llegando la gente con síntomas de la conjuntivitis hemorrágica.

La doctora Carilda Peña García, directora de Vigilancia y Lucha
Antivectorial del Ministerio de Salud Pública, reconoció en entrevista
con el periodico Trabajadores que la conjuntivitis es una enfermedad
cíclica, que se ha propagado desde finales del mes de mayo con casos en
varias provincias.

La funcionaria añadió que la conjuntivitis hemorrágica tiene carácter
epidémico por su elevada transmisibilidad con un período de incubación
de entre ocho y 48 horas, y es más frecuente en la etapa lluviosa.

Como en otras ocasiones, las autoridades se quejan de la falta de
"percepción de riesgo" entre los pobladores.

En la provincia de Guantánamo el periodista independiente Anderlay
Guerra Blanco, dijo a Radio Martí que "la infección (por conjuntivitis)
está generalizada en la ciudad de Guantánamo".

A su vez explicó que hasta ahora existe una campaña de fumigación y
aludió a las preocupaciones de la gente.

El periodista asegura que la población teme a la fumigación porque la
epidemia de conjuntivitis "comenzó justamente al inicio de la
movilización de las FAR para la fumigación de la ciudad", comentó.

El reportero dijo que los médicos están enviando a los pacientes a la
casa con tratamiento y bajo la recomendación de que no transiten por las
calles para evitar mayores contagios.

Esta semana el ministro de Salud cubano pidió durante la reciente
reunión de la comisión del parlamento dedicada al tema, "redoblar los
esfuerzos" en el control del mosquito Aedes aegypti, trasmisor de
dengue, chickunguya y zika.

Explicó que se trata de "un momento complejo", debido a las altas
temperaturas y las lluvias típicas de la temporada de verano.

Morales aseguró que "no existen casos de chikungunya, ni de fiebre
amarilla", pese a que la enfermedad ha reaparecido en algunas zonas de
América Latina y África.

Explicó que hay casos de dengue en la capital de la provincia de
Holguín. El zika, -dijo-, golpea en Guantánamo y Holguín.

(Escrito por Rosa T. Valdés, con reporte de Tomás Cardoso)

Source: Casos de conjuntivitis en La Habana y Guantánamo -
https://www.martinoticias.com/a/cuba-enfermedades-parlamento-/148872.html Continue reading
Se agrava la situación epidemiológica en Holguín
Abren dos hospitales de campaña por aumento de casos de dengue, zika y
conjuntivitis hemorrágica
Martes, julio 11, 2017 | Fernando Donate Ochoa

HOLGUÍN, Cuba.- La situación epidemiológica en Holguín empeora cada día.
Al incremento de los casos de dengue y zika se han sumado pacientes con
conjuntivitis hemorrágica.

La crisis sanitaria inquieta a las autoridades. El hospital pediátrico
Octavio de la Concepción y de la Pedraja y el Clínico-Quirúrgico Lucía
Íñiguez Landin han rebasado sus capacidades.

Este último, a dos kilómetros del centro de la ciudad, destinó siete
salas para los casos de dengue y zika, asegura a CubaNet una enfermera
de la institución bajo identidad reservada.

"En las salas, diseñadas para 27 camas, hay casi 40. Los pacientes están
hacinados", afirma la profesional de la salud.

Para revertir el problema, se habilitó un hospital de campaña en la
filial de medicina Arides Estévez Sánchez.

En la noche de este lunes, en el vestíbulo de la institución, había una
docena de personas con más de cinco horas a la espera de ser ingresadas.

"Estamos aquí desde las dos y media de la tarde, y ya son las ocho de la
noche, y todavía no tenemos cama", dice a CubaNet Gustavo, un familiar
que acompaña a su madre de 62 años.

La señora, visiblemente exhausta, fue remitida desde el policlínico
Máximo Gómez a las once de la mañana, pero la ambulancia que la
transportó se apareció a las dos de la tarde.

Un doctor, bajo anonimato, informó a CubaNet que la demora de los
ingresos es por falta de capacidad.

"Estamos armando más camas, no esperábamos tantos pacientes enfermos",
agrega el galeno indicando que hasta ahora hay más de un centenar de
pacientes ingresados.

Mientras, desde el tercer piso del edificio, los fuertes golpes
metálicos indican que ya comenzaron a armar nuevas camas.

En el segundo piso hay cuatro cubículos ocupados por niñas y niños junto
a hombres y mujeres que utilizan el mismo baño.

"Es incómodo estar ingresadas en el mismo lugar con hombres, tenemos
poca privacidad", lamenta Yanet, una joven que llegó hace tres días.

Para liberar tensiones, los enfermos, en tono jocoso, han nombrado al
lugar "Villa Mosquitero", en alusión a la cantidad de estas piezas que
cubren cada una de las literas.

En la otra ala del edificio, separada por un comedor, están albergados
los movilizados, provenientes de diferentes municipios del territorio,
que integran la campaña anti vectorial.

Después de casi un mes de lucha contra el insecto, y el gasto de
cuantiosos recursos en la denominada Operación Salud, la ciudad de
Holguín mantiene el récord nacional de focos del mosquito Aedes aegypti,
agente trasmisor de la enfermedad. Por tal razón, las autoridades han
extendido la batalla contra el dañino vector hasta el 20 de julio.

Como parte de la nueva campaña, se inició la fumigación aérea con una
avioneta que recorre la ciudad a baja altura.

Se informó la venta inminente de aspersores manuales (aparatos flit) al
precio de 17 pesos y el insecticida Lomaté, por el valor de 20 pesos,
para combatir al mosquito en las viviendas. Sin embargo, a casi 20 días
del anuncio en la prensa oficialista, todavía no ha comenzado la
comercialización del equipo y el líquido de recarga en los lugares
señalados, según comprobó CubaNet en un recorrido por la amplia red de
farmacias y de Mercados Industriales Artesanales (MAI) de la ciudad.

Por otra parte, este diario verificó in situ que, ante el número
creciente de los casos de conjuntivitis hemorrágica, se creó un hospital
de campaña en la sede de la escuela especial Oscar Blázquez del Toro,
situada cerca de El Coco, poblado rural a cinco kilómetros al oeste de
la capital provincial con el teléfono.

La contagiosa enfermedad se ha extendido vertiginosamente por casi toda
la provincia después de detectarse, a inicios del mes pasado, los
primeros casos en Velasco y Marcané, poblados distantes, pertenecientes
a los municipios Gibara y Cueto, respectivamente.

La conjuntivitis fue introducida al territorio por trabajadores privados
procedentes de la provincia de Santiago de Cuba que laboraron en los
carnavales de esos poblados holguineros, aseguró el doctor Alcides Lazo,
director provincial del Centro de Higiene y Epidemiología, en
declaraciones recientes al canal local Telecristal.

Según lo trascendido en las reuniones celebradas en la máxima instancia
sanitaria del territorio, las autoridades no descartan, a pesar de las
medidas tomadas, que la situación se torne más compleja, dijo a CubaNet
un trabajador de la Dirección Provincial de Salud, que solicitó anonimato.

La fuente confirmó que en la ciudad cabecera, desde hace varios días,
trabaja una comisión del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) que viajó
desde la Habana y encabeza la doctora Carilda Peña García, directora
nacional de Vigilancia y Lucha Antivectorial.

"Están aquí supervisando las acciones sanitarias y no se ha hecho
público para evitar el pánico", dijo la fuente.

Debido a la complejidad de la situación epidemiológica, se teme que, al
igual que en el año 2015, el MINSAP decrete una emergencia sanitaria en
el territorio y se suspendan los carnavales anunciados para el mes de
agosto.

Source: Se agrava la situación epidemiológica en Holguín CubanetCubanet
-
https://www.cubanet.org/mas-noticias/se-agrava-la-situacion-epidemiologica-en-holguin/ Continue reading
Un consorcio multinacional incluye a Cuba en un estudio sobre los
efectos del zika en mujeres y bebés
AGENCIAS | Ciudad de México | 6 de Julio de 2017 - 12:08 CEST.

El consorcio multinacional de investigación ZikAlliance realiza un
estudio para conocer los efectos del zika en mujeres y bebés de siete
países de América Latina, explicó en México Thomas Jaenisch, experto de
la Universidad de Heidelberg (Alemania), reporta EFE.

Durante una visita a Guadalajara (oeste del país) para participar en un
simposio de epidemiología, Jaenisch indicó a EFE que la investigación se
inició en octubre de 2016 y dará seguimiento a 5.000 mujeres embarazadas
y a sus hijos.

La intención es incluir a personas sanas y a otras que hayan sido
contagiadas con el virus en Brasil, Colombia, Venezuela, Ecuador,
Bolivia, Cuba y México, para "comparar los efectos" a corto y largo
plazo que la infección representa durante la gestación, agregó.

"Necesitamos seguir a los niños en los primeros años de su vida para ver
las manifestaciones que no conocemos aún", señaló este investigador del
Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Heidelberg
y miembro de ZikAlliance.

ZikAlliance es un consorcio de investigación multinacional y
multidisciplinar compuesto por 53 socios en todo el mundo y coordinado
por el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia.

El proyecto es financiado por el Programa de Investigación e Innovación
Horizonte 2020 de la Unión Europea y aglutina a expertos de
instituciones de salud de 18 países para estudiar la historia del zika
en los seres humanos y su entorno, así como el impacto de la infección
durante el embarazo.

El zika es un virus que se transmite por la picadura de mosquitos de la
especie Aedes aegypti, el mismo vector asociado con el dengue o el
chikungunya.

Los síntomas son parecidos a la gripe, aunque algunos infectados no los
presentan, pero en los casos en embarazadas se ha constatado la relación
entre el virus y la aparición de microcefalia, una malformación que hace
que la cabeza del bebé sea más pequeña de lo normal.

Jaenisch explicó que la microcefalia neonatal es la consecuencia más
conocida del síndrome congénito por el virus del zika, pero el daño
cerebral que causa puede tener otros efectos secundarios en los bebés,
como malformaciones craneales o faciales, epilepsias o trastornos del
movimiento de extremidades.

Las autoridades cubanas publican esporádicamente cifras sobre los casos
de zika registrados en Cuba pero no han informado sobre las
consecuencias de la enfermedad en la Isla.

En general, el Gobierno cubano restringe la información que pueda
afectar la imagen de su sistema de salud o alarmar a los turistas.

Jaenisch advirtió que es necesario mantener una continua vigilancia
epidemiológica tanto en Brasil, uno de los países más afectados por el
virus, como en otras naciones latinoamericanas.

Señaló que el número de casos registrados en Brasil ha decaído, pero
advirtió la posibilidad de que otros países sufran un nuevo brote en el
futuro.

"La población cree que ya no es un riesgo, pero en Latinoamérica aún
podríamos experimentar brotes en el futuro en ciudades como Sao Paulo,
Guayaquil, Quito, la costa de Perú o México", dijo.

Sin embargo, matizó, no es posible predecir los lugares donde se
presentarán nuevos brotes, toda vez que hasta ahora la distribución de
la enfermedad no ha sido "homogénea" en todos los países latinoamericanos.

Source: Un consorcio multinacional incluye a Cuba en un estudio sobre
los efectos del zika en mujeres y bebés | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1499335717_32380.html Continue reading
Habaneros temen epidemia de Zika con llegada del verano
junio 26, 2017
Idolidia Darias

La basura sin recoger, aguas albañales en la mayoría de las calles,
lluvias de los próximos meses y la entrada al país de personas
procedentes de áreas donde abunda el zika, figuran entre las razones por
las que los capitalinos vaticinan un verano de preocupaciones.
Con la llegada del verano, los habaneros manifiestan su preocupación
ante el aumento de casos de zika y dengue en la capital cubana, y
auguran un ascenso de las cifras de infectados si no se toman medidas
efectivas para frenar los focos infecciosos que proliferan en la ciudad.

La basura sin recoger, los roedores que pululan en los vertederos, la
presencia de aguas albañales en la mayoría de las calles, las lluvias de
temporada y la entrada al país de viajeros procedentes de áreas donde
abunda el zika, figuran entre las razones por las que los habaneros
vaticinan un verano de preocupaciones.

"Los hospitales están llenos, hay muchísimos casos de niños con zika y
también dengue", dijo a Martí Noticias la capitalina Ada López, que este
domingo llevó a su hija al William Soler y el médico que la atendió le
dijo "que la regresara para la casa, porque en el hospital es peor".

Los municipios de La Habana Vieja y Guanabacoa están en alerta roja. El
reportero Mario Hechavarría dijo conocer de muchos casos de personas con
zika "ingresadas en el hospital Calixto García y en el pediátrico de El
Cerro".

En los cuerpos de guardia de los hospitales, los capitalinos hacen
largas filas para ser atendidos, y "no siempre hay reactivos para los
análisis" que se requieren para descartar si el enfermo tiene o no el
virus, explica Hechavarría.

Para el periodista independiente Steve Maikel Pardo, residente en el
municipio de Boyeros, la peor parte la llevan los barrios que están en
la periferia de la capital, como Boyeros, San Miguel del Padrón y Arroyo
Naranjo, donde la situación "es crítica".

Pardo cree que "como en las áreas céntricas de la ciudad hay afluencia
de turistas las autoridades de comunales se ocupan un poquito más" del
saneamiento de las calles y la recogida de la basura.

El reportero asegura que "se nota la peste" cuando entra a algunos
repartos, y eso ocurre "por tanta la basura dondequiera, roedores
alrededor de los contenedores desbordados, y agua albañales corriendo
por las calles".

Junto a Pardo, algunos activistas de derechos humanos se han presentado
a hacer reclamaciones en las instituciones del gobierno y Salud Pública,
pero las autoridades alegan que "no hay recursos" para enfrentar el
saneamiento como debe ser.

Entre las respuestas de los funcionarios figuran que "no hay ni carros
para recoger la basura, y lo hacen en carretones, pero "eso no es
suficiente para erradicar los vectores", precisó Pardo, que avizora una
etapa peor durante el avance del verano y la llegada de las lluvias, que
califica de "detonante" para desatar una "epidemia".

Pablo Marchán, residente en la capital, advierte que el único problema
no es la falta de higiene.

Asegura que no hay control epidemiológico sobre los cooperantes cubanos
que regresan a la isla, ni con los nacionales que salen y regresan luego
de hacer comprar en países vecinos donde abunda el Zika.

No solo en la capital

En Cienfuegos a más de 200 kilómetros de La Habana, el Zika también hace
sus estragos, indican reportes de la prensa local.

Hasta el mes de junio han ingresado más de 3.000 pacientes, muchos de
ellos estudiados por sospecha de Zika.

Entre las medidas propuestas en esa provincia por los organismos
estatales para frenar el avance del virus destacan mantener un control
más eficiente al viajero y pacientes febriles inespecíficos, así como
una mayor calidad en las acciones para eliminar los focos
epidemiológicos, precisó el diario 5 de Septiembre.

La pasada semana, la directora de Vigilancia y Lucha Antivectorial del
Ministerio de Salud Pública (Minsap), Carilda Peña, reconoció en una
nota publicado en medios de prensa oficialistas que en los meses entre
mayo y julio el país experimenta un incremento del índice vectorial
debido a las altas temperaturas, las lluvias y la humedad en el
ambiente, y con el aumento del agente transmisor crece el número de
contagios.

(Con la colaboración de Adriel Reyes)

Source: Habaneros temen epidemia de Zika con llegada del verano -
https://www.martinoticias.com/a/cuba-zika-verano/147667.html Continue reading
La beca, el exilio y el hombre nuevo FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ | Miami | 25 de Junio de 2017 – 11:44 CEST. | 1 Archivado enAleida Guevara Cuba Educación Exilio Aleida Guevara. (PENSANDO AMÉRICA) En recientes declaraciones a la radio extranjera y en relación a quienes emigran de la Isla, la hija de uno de […] Continue reading
Un río de heces atraviesa una comunidad de San Luis, Santiago de Cuba
ESTEBAN SUÁREZ | Santiago de Cuba | 7 de Junio de 2017 - 12:33 CEST.

Pobladores del reparto Julio Maceo, en San Luis, Santiago de Cuba, se
quejan de que viven "entre las heces fecales que corren por las calles y
el mal olor".

"Lo que están esperando [las autoridades] para hacer algo es que ocurra
un brote infeccioso. Estamos preocupados por los niños y la salud de
todos los que viven en nuestra comunidad", coinciden vecinos.

Las aguas negras de una comunidad se desbordan debido a que el registro
que debe colectarlas está tupido y dañado. "Hace un tiempo lo
arreglaron, o al menos eso dijeron. Tuvieron que partir la tubería del
reparto y esas aguas caen ahora directamente al río", afirman habitantes
del barrio. La mayoría pide mantenerse en el anonimato.

Se quejan de que las autoridades "no hacen nada" para solucionar el
desastre.

"Hemos llevado esto a todas las instancias y lo hemos planteado en todas
las Asambleas de Rendición de Cuenta. Nos sentimos engañados", explica
una residente en el lugar.

El registro se encuentra en medio de una calle transitada, rodeado de
casas y frente a una iglesia evangélica. "Abierto como está es un
peligro para todos los que viven en el área", lamenta el pastor local.

"Salud Pública pasa por ahí y no dice nada ni hace nada. Los de factores
[CDR, FMC, PCC] dicen que ese no es su problema, que eso es de Higiene y
Epidemiologia, pero al final nadie ayuda a la comunidad que está siendo
afectada. Eso está corriendo y llenándolo todo de fetidez", critica un
residente.

"A simple vista se pueden ver los desperdicios y las heces. Es una falta
de respeto. Es un peligro para todos nosotros, hay mosquitos, mal olor y
así no se puede ni dormir", apunta indignado Alexander, vecino del barrio.

Según los medios oficiales, el Ministerio de Salud Pública está llevando
a cabo en Santiago de Cuba una lucha contra los focos de mosquitos que
transmiten enfermedades como el zika, la fiebre amarilla y el dengue,
además de intentar eliminar las condiciones que permiten la
proliferación del cólera. Pero "todo son mentiras y peloteos", responden
vecinos del reparto Julio Maceo.

"Hace seis meses vinieron a hacer una limpieza del registro y a
arreglarlo, dejaron la tapa a medio poner y les comenté que con mis
propios esfuerzos quería solucionar este problema. Los miembros de la
brigada me contestaron: 'No queremos que hagas eso, debes dejarlo así'",
relata el pastor evangélico. "Me siento muy preocupado; el otro día
llovió y las heces subieron hasta la puerta de la iglesia. Después, todo
estaba lleno de gusanos. Tengo miedo por la salud de los niños, los
feligreses, de toda la comunidad".

Milagros no reside en el lugar, pero está de visita. "Esto es una falta
total de gestión de los encargados", dice. Quisiera saber quién es el
responsable; así no se puede vivir. Si alguien se enferma, ¿quién va a
dar la cara?", insiste.

"Los niños juegan sin saberlo en estas aguas, dicen que están pescando
pececitos, eso da pena, lastima, y lo peor es que me he quejado con
representantes del Partido y del CDR (Comités de Defensa de la
Revolución) y todo es por gusto", lamenta una vecina.

"Yo tengo una niña pequeña —dice otra entrevistada— y me da miedo que
vaya a coger alguna enfermedad. Esta situación no es nueva, nunca
arreglan nada y no sabemos para qué quejarnos si al final todo queda igual".

Aguas Santiago "envió un carro cisterna de los que se dedican a extraer
las aguas negras, pero querían cobrar 10 pesos en moneda nacional por
cada viaje que diera", señala esta vecina. "Todos nos negamos, eso es un
deber de ellos, no vamos a pagarles por una cosa que ellos mismos han roto".

Una testigo presencial dijo que, finalmente, el delegado del Poder
Popular y el pastor de la iglesia decidieron pagar los 10 pesos para que
se realizara el trabajo que al menos frenó momentáneamente el río de
aguas negras.

Source: Un río de heces atraviesa una comunidad de San Luis, Santiago de
Cuba | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1496831600_31703.html Continue reading
La Habana padece el verano con escasez de agua
04 de junio de 2017 - 14:06 - Por IVÁN GARCÍA

La prensa oficial intenta ser optimista pero la deteriorada red
hidráulica de la capital cubana sólo alcanza para abastecer cada tres
días del preciado líquido

LA HABANA.- El calor es terrible. Ni siquiera sopla una brisa ligera en
el amplio portal de la calle Carmen, contigua a la Plaza Roja de la
Víbora y a treinta minutos del centro de La Habana.


Reinaldo, un anciano, alicaído, espera la entrada del agua sentado en un
muro frente a la cisterna del edificio donde vive. "Dijeron en el
noticiero del Canal Habana que a partir de la seis de la mañana del
miércoles 31 de mayo, entraría el agua hasta la seis de la tarde", dice
sin dejar de mirar la cisterna.

Todos los vecinos que pasan le hacen la misma pregunta. "Rey, ¿ya entró
el agua?" El viejo responde con voz cansina: "Todavía, pero seguro que
ahorita entra", confía el improvisado guardián del agua.

Los vecinos no disimulan su malestar y se desahogan insultando a la
gestión gubernamental. "De pin.. esta gente (el régimen). ¿Hasta cuándo
vamos a aguantar los cubanos la jodedera en que vivimos?" Un maestro
jubilado opina que "si se le hubiera dado el adecuado mantenimiento a
las redes hidráulicas, esas roturas no hubieran sucedido".

La prensa oficial intenta ser optimista. Como siempre. Habla del
"esfuerzo de los trabajadores de Aguas de La Habana, que se encuentran
trabajando veinticuatro horas diarias para reparar las roturas".

Y vende humo. "Luego de los trabajos de reparaciones, mejorará
considerablemente la presión de agua a distribuir en la ciudad", dice un
locutor radial con voz de tenor. Pero la gente de a pie es escéptica.

"Cuando el gobierno quita algo, échale guindas al pavo. Nos quitaron una
libra de arroz por persona, para donársela a Vietnam durante la guerra.
Hace 42 años la guerra en Vietnam terminó y ahora los vietnamitas nos
donan arroz. El gobierno nunca repuso la libra de arroz que nos quitó.
Así es con todo, al pueblo lo llevan de la mano y corriendo. Sé de buena
tinta, que por la escasez de combustible y la sequía, van a extender el
ciclo del agua a tres día en la capital", expresa enojado un señor,
quien asegura tener un amigo en Aguas de La Habana.

Los rumores pesimistas se disparan. Unos más catastróficos que otros.
Pero pocos traen buenas noticias. Emilio, santiaguero de visita en La
Habana, afirma: "nagüe, allá en Santiago estamos peor. El agua en el
centro de la ciudad es cada ocho días, y en las afueras cada treinta o
cuarenta. No nos ha quedado más remedio que aprender a bañarnos con
medio cubo de agua y andar con ropa empercudida, pues se lava cada dos
semanas".

Juan Manuel, ingeniero hidráulico, explica que "el problema del agua en
La Habana es bastante complejo. Por redes nuevas se han sustituido 748.6
kilómetros de tuberías viejas. La empresa repara un tramo, pero entonces
la presión de agua avería un tramo que aún no ha sido reparado. A ello
se suma que la calidad del trabajo no siempre es la mejor. Y entre el
atraso tecnológico y los años que llevan esas redes sin mantenimiento,
se complican las cosas. Es como arar en el mar".

Una especialista de redes y alcantarillado considera que la "voluntad
del gobierno es mejorar la calidad del agua y sus redes conductoras.
Pero durante décadas no se realizaron labores de mantenimiento. El 60%
del agua que se distribuía en la capital se perdía. Ahora esa cifra se
ha reducido hasta un veinte por ciento. Una faena compleja que necesita
millones de dólares y el Estado no tiene dinero".

En los últimos siete años, Kuwait y Arabia Saudita, en conjunto, han
donado alrededor de 50 millones de dólares. "Pero es insuficiente.
Recuerda que el problema de obsolescencia tecnológica en redes y
alcantarillados no es solo en La Habana. Es en todo el país. Por
supuesto que el único culpable es el gobierno que en momentos de
bonanzas, no le dedicó los recursos necesarios. En estos momentos, con
la crisis económica, la caída en la entrega de petróleo venezolano y la
sequía se hace más difícil solucionar el problema", apunta la
especialista y añade:

"Lo ideal es transformar la actual estrategia del agua. Implementar
métodos de reciclaje, renovables y sostenibles, de aguas negras y agua
corriente. Construir un nuevo acueducto para desalinizar el agua de mar
y ampliar las capacidades de los actuales".

En La Habana funcionan varias conductoras. Las principales son el
Acueducto de Albear, inaugurado en 1893, la Conductora Sur y El Gato.
Pero debido al deterioro en diversos tramos de las redes, las roturas
son frecuentes.

El suministro del agua en la ciudad varía de una zona a otra. Algunos
barrios reciben agua todos los días en determinados horarios. Otros, la
mayoría, en días alternos. Y en diferentes barriadas de las afueras, el
abasto es de tres o cuatro días.

El déficit del preciado líquido provoca que los habaneros aumenten sus
capacidades de almacenamiento en depósitos construidos sin respetar
especificidades técnicas, que no garantizan su potabilidad ni están
debidamente protegidos para no convertirse en focos de propagación del
mosquito Aedes Aegypti, transmisor de dengue y chikungunya.

"Si se alarga el ciclo del agua en La Habana, aumentarán los depósitos
sin la protección adecuada y se acrecentará el peligro de que
enfermedades trasmitidas por insectos y roedores se multipliquen. A
mayor suciedad y reservorios de agua contaminados, se le allana el
camino a las epidemias", subraya una funcionaria de Higiene y Epidemiología.

Pero la mayor preocupación de familias como la de José, su esposa y tres
hijos, es tener agua suficiente para darse una ducha y poder descargar
el baño. "De madre tener que bañarse con estos calores con medio cubo de
agua y no poder descargar el inodoro", confiesa José.

Hay municipios en situaciones peores. Regla, jubilada que reside en una
habitación destartalada en un solar de La Habana Vieja, al igual que
170.000 núcleos familiares capitalinos, hace años que no reciben agua
potable en sus casas. "Le pago cien pesos a un aguatero para que me
llene dos tanques de 55 galones que tengo en el cuarto. El agua me suele
durar una semana. Pero con esta crisis del agua, el hombre subió a 160
pesos. Y yo solo cobró una chequera de 200 pesos".

El precio de los camiones cisternas también se ha disparado. "Cuando no
existen problemas de abasto, una pipa de agua cuesta 30 cuc, ahora
tienes que pagar 40 o 50 cuc. Incluso, con el dinero en la mano, no la
encuentras", comenta el dueño de una cafetería de comida criolla.

Dueños de negocios gastronómicos han tenido que cerrar en determinadas
horas debido al déficit de agua. "Espero que se resuelva pronto, pues
las ventas han aumentado en un 200%, ya que mucha gente prefiere comer
en la calle para ahorrar agua en sus casas", dice el cuentapropista.

Según la prensa estatal, el jueves 1 de junio se normalizaría la
distribución del agua. Pero un segmento amplio de habaneros desconfía.
"Nos han mentido tantas veces, que cuando dicen la verdad siempre queda
la duda", dice Reinaldo, el vecino de la Víbora que desde temprano en la
mañana espera la llegada del agua al lado de la cisterna.

Precisamente el 1 de junio, el régimen anunció una sesión extraordinaria
de la Asamblea del Poder Popular. Los cubanos de a pie sospechan que
vendrán más recortes económicos y se verán obligados abrir un nuevo
agujero al cinturón de las penurias. Otro más.

Source: La Habana padece el verano con escasez de agua | Cuba -
http://www.diariolasamericas.com/america-latina/la-habana-padece-el-verano-escasez-agua-n4123515 Continue reading
Zika y dengue ganan terreno en Holguín
Las autoridades reconocen el descontrol del vector epidemiológico
Viernes, junio 2, 2017 | Fernando Donate Ochoa

HOLGUÍN, Cuba.– El dengue y el zika han ganado terreno en Holguín, al
nororiente de Cuba, con un incremento súbito de los casos.

En declaraciones al canal local Telecristal, el doctor Eduardo Michel
Serrano, director municipal de Higiene y Epidemiología, detalló que la
trasmisión de zika abarca seis áreas de salud mientras que el dengue se
ha manifestado en dos, de las nueve con las que cuenta la ciudad
cabecera de una de las provincias más habitadas de Cuba y el tercer polo
turístico del país.

Serrano no informó el número de casos, pero reconoció que el
agravamiento de las enfermedades trasmitidas por el mosquito del género
Aedes se debe a la proliferación de focos del dañino vector cuyo índice
de infestación en la zona urbana es de 1,23 por ciento, cuando lo normal
sería un 0,09.

El área de salud más preocupante es Alex Urquiola, que incluye varios
repartos populosos, como el homónimo, Ramón Quintana y Santiesteban;
tiene 13,83 por ciento, el más alto de los últimos tres años en un
policlínico, según informó el semanario local ¡Ahora!

El municipio de Holguín registra la mayor cantidad de focos del zancudo
en el país, declaró a la televisora el doctor Alcides Lazo, director
provincial de Higiene y Epidemiología.

Este récord nacional de infestación se ha mantenido durante tres años
consecutivos, y para tratar de revertirlo el Gobierno ha invertido más
de 40 millones de pesos, sin resultados.

"Se están gastando inmensas cantidades de dinero y de recursos
materiales y humanos que pudieran ser utilizados en otras batallas de la
economía, en otras batallas de la salud, de la cultura, del deporte, del
comercio y en la construcción", dijo Luis Antonio Torres Iribar, primer
secretario del Comité Central del Partido Comunista en Holguín

Las campañas antivectoriales han sido afectadas por "la mentira" y "el
descontrol", reconoció Torres Iribar.

Los holguineros aseguran que la incapacidad de las autoridades del
territorio ha propiciado el aumento de las enfermedades y el fracaso de
las incontables campañas antivectoriales.

En el 2014, Holguín reportó casos de chikungunya, otra enfermedad
trasmitida por el mosquito del género Aedes.

A mediados del 2015, el Ministerio de Salud Publica decretó una
emergencia sanitaria en el municipio cabecera por una epidemia de dengue
y cólera.

Source: Zika y dengue ganan terreno en Holguín CubanetCubanet -
https://www.cubanet.org/mas-noticias/zika-y-dengue-ganan-terreno-en-holguin/ Continue reading
Cuba dice que infección por zika ha bajado más de un 34%
18 de mayo de 2017 - 10:05

Lo territorios que aún presentan altas tasas de infestación del virus
-trasmitido por el mosquito Aedes- son La Habana, Cienfuegos y Camagüey,
en el centro de la isla, y Guantánamo (oriente)

LA HABANA.- Cuba registra hasta la fecha 1.847 casos del virus del Zika,
cuyos niveles de infestación han bajado un 34,2 % aunque existen varias
provincias con "grandes riesgos", informan este jueves medios oficiales
de la isla.

Lo territorios que aún presentan altas tasas de infestación del virus
-trasmitido por el mosquito Aedes- son La Habana, Cienfuegos y Camagüey,
en el centro de la isla, y Guantánamo (oriente).

Según datos oficiales, no se reportan casos de chikunguña, ni trasmisión
activa de dengue en el país caribeño, donde también han disminuido los
casos febriles, a pesar que existen 591 focos de mosquitos, de los
cuales el 69,2 % se halló en depósitos para almacenar agua.

Las autoridades sanitarias cubanas aseguran que hasta este mes no se han
reportado casos de cólera y advierten que, a pesar de la disminución de
las enfermedades diarreicas agudas, estos padecimientos pueden aumentar
en el verano.

Sobre la fiebre amarilla, para la que se ha emitido una alerta por la
situación en Brasil, Perú, Angola y el Congo, recordaron que en Cuba se
erradicó la enfermedad desde 1908 y que actualmente cuentan con la
vacuna para evitar su reaparición.

El primer caso del virus del Zika fue detectado en Cuba en febrero de
2016, importado por una médica venezolana de 28 años.

A partir de ese momento el Ministerio de Salud comenzó a ofrecer partes
actualizados, algo que dejó de hacer en agosto pasado.

Ante el brote de Zika y para prevenir un aumento en los casos, el
Gobierno puso en marcha una campaña en todo el país que incluyó la
fumigación para erradicar el mosquito y la realización de pesquisas a
personas con síntomas como fiebre, dolores en articulaciones y
erupciones en la piel.

Por sus resultados positivos, la isla fue sede en octubre de una cita
que reunió a autoridades sanitarias de 30 países de América y el Caribe,
con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para
concertar una posición común ante el zika, el dengue y el chikunguña.

Source: Cuba dice que infección por zika ha bajado más de un 34% | Cuba
-
http://www.diariolasamericas.com/america-latina/cuba-dice-que-infeccion-zika-ha-bajado-mas-un-34-n4122240 Continue reading
Tras casi 9 meses sin informar a la población, Cuba reporta 1.847 casos
de Zika
Rolando Cartaya

La mayoría de las medidas adoptadas en la isla para enfrentar las
epidemias son elogiadas por los organismos internacionales, pero la
información suele ofrecerse a medias u ocultarse a la población.
Después de una pausa de casi nueve meses en la información sobre casos
reportados, los medios estatales cubanos comunicaron este jueves a
través de sus medios que el país registra hasta la fecha 1.847 casos del
virus del Zika.

La nota publicada en el diario Juventud Rebelde, que no cita fuentes del
Ministerio de Salud Pública, sino a una alta oficial de la Defensa
Civil, la teniente coronel Gloria Gely Martínez, asegura que los niveles
de infestación del virus han bajado un 34,2 %, aunque existen varias
provincias con "grandes riesgos", entre ellas La Habana, capital del
país, Cienfuegos y Camagüey, en el centro de la isla, y Guantánamo
(extremo oriental).

Según los datos oficiales divulgados, no se reportan casos de
chikunguña, ni trasmisión activa de dengue en el país caribeño, donde
también han disminuido los casos febriles, a pesar de que se han
detectado 591 focos de mosquitos, de los cuales el 69,2 % se halló en
depósitos para almacenar agua.

Dificultades crónicas con el agua corriente obligan a la mayor parte de
los cubanos a almacenarla en sus hogares en una amplia gama de depósitos.

La responsable de reducción de desastres de la Defensa Civil aseguró que
hasta este mes no se han reportado casos de cólera, aunque advirtió que,
a pesar de la disminución de las enfermedades diarreicas agudas, estos
padecimientos pueden aumentar en el verano.

Sobre la fiebre amarilla, para la que se ha emitido una alerta por la
situación en Brasil, Perú, Angola y el Congo, recordó que en Cuba se
erradicó la enfermedad desde 1908 y que actualmente cuentan con la
vacuna para evitar su reaparición.

Desde la aparición del brote global de Zika el gobierno cubano, puso en
marcha una campaña en todo el país que incluyó la fumigación para
erradicar el mosquito y la realización de pesquisas a personas con
síntomas como fiebre, dolores en articulaciones y erupciones en la piel.
También incorporó a los militares a las labores de fumigación y
estableció puestos de control en los aeropuertos y otros puntos de
entrada al país.

Sin embargo, como ha sucedido con otras enfermedades infecciosas (que
pueden poner en peligro las cifras del turismo, una importante fuente de
divisas para el gobierno), la información a la población sobre la
magnitud, y dispersión del brote en la isla ha estado, en el caso del
Zika, lejos de alcanzar el nivel de las demás medidas implementadas.

El primer caso del virus fue detectado en Cuba en febrero de 2016,
importado por una médica venezolana de 28 años. A partir de ese momento
el Ministerio de Salud Pública comenzó a ofrecer partes actualizados de
casos importados en los medios estatales, rompiendo con el hábito de
mencionar solamente al agente transmisor y no a la enfermedad.

El primer contagio ocurrido en el territorio nacional fue reportado en
el diario oficial Granma a mediados de marzo.

Esta información del 3 de agosto de 2016 fue la última ofrecida a la
población cubana, hasta hoy, sobre casos de Zika reportados en la isla
Los partes se descontinuaron en agosto de ese año, después de detectarse
a principios de mes dos casos de contagios en Holguín, con lo que
sumaban tres los casos autóctonos. Después de eso, las siguientes
estadísticas publicadas en los medios de comunicación masiva de la isla
son las que acaba de ofrecer Juventud Rebelde, casi nueve meses después.

Considerando las recomendaciones de especialistas en la prevención de
estas enfermedades infecciosas acerca de mantener informada a la
población, el impasse informativo podría haber incrementado el riesgo de
que otros cubanos contrajeran el virus, que es transmitido, al igual que
el del dengue, por el mosquito Aedes aegypti, y que cuando es inoculado
por el vector a embarazadas puede causar microcefalia a los hijos que
ellas están gestando.

Gely no precisó en cuántos de los 1.847 casos el Zika fue adquirido en
el país, ni si se han reportado casos de niños nacidos con microcefalia
en Cuba.

(Con información de EFE, Reuters y Juventud Rebelde)

Source: Tras casi 9 meses sin informar a la población, Cuba reporta
1.847 casos de Zika -
http://www.martinoticias.com/a/tras-casi-nueve-meses-sin-informar-a-la-poblacin-cuba-reporta-1847-casos-de-zika/145206.html Continue reading
El Gobierno reconoce 1.847 casos de zika en el país
DDC | La Habana | 18 de Mayo de 2017 - 14:53 CEST.

La teniente coronel Gloria Gely Martínez, jefa del Departamento de
reducción de desastres del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil,
señaló que actualmente hay en el país 1.847 casos de zika, según dio a
conocer el diario oficial Juventud Rebelde.

"Todavía existen provincias como La Habana —particularmente en los
municipios de Regla y Arroyo Naranjo—, Guantánamo, Cienfuegos y
Camagüey, con grandes riesgos y tasas de infestación", añadió Martínez.

Sobre el dengue, precisó que "se han localizado 591 focos,
principalmente en depósitos de agua, que constituyen el 69,2% de los casos".

"Los mayores incrementos en la focalidad se localizaron en los
municipios de San Cristóbal (Artemisa), Colón, Perico y Jovellanos
(Matanzas); Ranchuelo (Villa Clara); Cabaiguán (Sancti Spíritus); Urbano
Noris (Holguín) y El Salvador (Guantánamo)", puntualizó.

"Cinco virus respiratorios circulan actualmente en el territorio
nacional, y que aumentan su incidencia: H1N1, parainfluenza, influenza
A, H3N2 y Rinovirus Coronavirus", agregó Martínez.

En cuanto a la fiebre amarilla, señaló que en la Isla se cuenta con la
vacuna preventiva y en las fronteras cubanas se está exigiendo el carné
de vacunación a los colaboradores y otros viajeros procedentes de
regiones infestadas como Brasil, Angola, Perú y Congo.

Asimismo, dijo que en cuanto al cólera "hasta mayo de 2017 no se
reportaron eventos entre nuestra población".

Sobre el zika puntualizó que los casos de infestación se habían reducido
un 34,2%.

"En 2016 y lo que va de 2017 Cuba no reportó casos de chikungunya",
concluyó.

Source: El Gobierno reconoce 1.847 casos de zika en el país | Diario de
Cuba - http://www.diariodecuba.com/cuba/1495112015_31212.html Continue reading
Proponen vincular clínicas de VIH en México y Cuba
Fernando Ríos Domingo 23 de abril de 2017 en CDMX

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera,
propuso revisar el funcionamiento de las clínicas capitalinas
especializadas en atención al VIH/SIDA, para lograr su certificación por
el Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí" (IPK) de Cuba.

Durante una gira por La Habana, Cuba, conversó con especialistas a cargo
del programa para tratar de manera integral el VIH/SIDA dentro del
Instituto de Medicina Tropical, a quienes solicitó tener un intercambio
de mayor cercanía con la las clínicas de la Ciudad de México,
especialistas en el tema como el Condesa y Condesa-Iztapalapa, e incluso
atiendan a personas de otros Estados del país.

Mediante un comunicado, el jefe de Gobierno informó que solicitó a los
especialistas cubanos, que a través de genera cercanía con el Instituto
cubano, las clínicas capitalinas podrían tener una mención de ese
Instituto, tal vez a manera de certificación o de aval, para una mayor
vinculación.

Dijo que la idea es que la Ciudad de México trabaje del brazo con Cuba.

sobre capacitación de médicos y sobre los resultados de los programas de
prevención.

Agregó que la Ciudad de México, enviará a médicos especializados en
enfermedades como Zika, Chikungunya y Dengue a participar en cursos y
logra ser más eficientes en la atención a los capitalinos.

Por su parte, el titular de la secretaria de Salud en la Ciudad de
México, Armando Ahued Ortega, se pronunció por mantener y fortalecer el
intercambio, para la atención a grupos de riesgo, con quienes están
privadas de su libertad, con trabajadoras sexoservidoras y con la
población en general.

Destacó el tema de las mujeres embarazadas para evitar el contagio a los
bebés, además de la promoción, prevención y detección en el tema de VIH
SIDA.

El IPK ha contribuido a formar más de 53 mil especialistas de 89 países.

Durante su visita, el mandatario capitalino, además, recorrió el Centro
de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba (CIGB), el cual cuanta
con alrededor de mil 600 trabajadores, con más de 50 proyectos de
investigación-desarrollo, como vacunas humanas y veterinarias, proteínas
recombinantes de uso terapéutico, péptidos sintéticos, anticuerpos
monoclonales, sistemas diagnósticos, entre otros.

Source: Proponen vincular clínicas de VIH en México y Cuba -
https://www.elsoldemexico.com.mx/metropoli/cdmx/646077-proponen-vincular-clinicas-de-vih-en-mexico-y-cuba Continue reading
La Habana, en riesgo de crisis sanitaria por falta de agua potable
14 de abril de 2017 - 20:04 - Por IVÁN GARCÍA

En La Habana hay más de 170.000 núcleos familiares que no reciben agua
potable en sus hogares por el deterioro de las instalaciones
hidráulicas. Especialistas de Salud alertan sobre riesgos de epidemia

LA HABANA.- Corre una brisa ligeramente húmeda y fría cuando Antonio,
después de beber un sorbo de café más bien amargo, con su caretilla de
madera y ruedas de acero oxidadas, se desplaza a un surtidor de agua
situado en la calle Manglar, muy cerca de un antiguo campo deportivo en
el superpoblado barrio de La Victoria, en el corazón de La Habana.

Encima de la carretilla lleva acoplado un par de tanques metálicos
cilíndricos que pueden cargar 55 galones de agua cada uno. A las siete
de la mañana, cuando en la ciudad se escucha como una sinfonía
desafinada un reguero de alarmas de relojes despertadores y los
habaneros se preparan para ir al trabajo o la escuela, Antonio descarga
decenas de cubos a varios clientes en el barrio de San Leopoldo.

"Hace dos años, por llenar un tanque de 55 galones cobraba 50 pesos
-equivalente a dos dólares- ahora por la sequía, que está provocando
cierta escasez, el precio ha subido a 60 pesos por cada tanque", explica
Antonio, mientras en una cafetería particular almuerza una ración de
arroz congrí, bistec de cerdo y ensalada de col y pepino.

Después de la cinco de la tarde vuelve a recorrer los barrios del centro
de la capital para vender el agua. En un día puede ganar 500 pesos,
alrededor de 20 dólares. "Además de ganar dinero me mantengo en forma",
dice, y muestra sus bíceps entrenados tras casi veinte años cargando
cubos de agua.

En La Habana hay más de 170.000 núcleos que no reciben agua potable en
sus domicilios. Algunos por roturas en las instalaciones hidráulicas y
otros porque con chapas de aluminio y trozos de cartón y chapas han
levantado espantosas chabolas sin baños y carentes de las más
elementales condiciones para la vida humana.

Según un funcionario de la estatal Aguas de La Habana, "esas personas
deben recibir el agua en camiones cisternas. Pero bien por la reducción
de combustible, la sequía que afecta al país o por simple corrupción,
pues los "piperos" les venden agua a quienes la puedan pagar, miles de
familias no reciben el agua en tiempo y forma".

En Cuba, producto de la disfuncionalidad del gobierno y baja
productividad que genera escasez, cualquier cosa suele ser un negocio.
El agua no podía ser menos.

Desde aguateros, como Antonio, que recorren las calles cuarteadas de la
parte antigua de La Habana vendiendo agua, hasta camiones cisternas de
empresas estatales que también lucran con el preciado líquido.

"Una pipa completa en estos momentos cuesta entre 25 y 30 pesos
convertibles (cuc), equivalente al dólar. Y la demanda supera la oferta.
La compran los dueños de negocios gastronómicos o de hospedajes, los que
tienen piscinas en sus casas y en edificios donde hay déficit de agua y
la gente hace colectas en moneda dura", expresa el conductor de un
camión cisterna.

El problema del abasto de agua en la capital es de vieja data. Por falta
de una política hidráulica coherente, el régimen se ha visto desbordado
en algo que es tan imprescindible como el agua.

Con una población que supera los dos millones y medio de habitantes, La
Habana sigue teniendo como su principal abastecedor el añejo Acueducto
de Albear, una obra maestra de la ingeniería industrial que se comenzó a
construir en 1858 y fue inaugurado en 1893, para una ciudad de 600.000
residentes.

Cuando Fidel Castro ocupó el poder en enero de 1959, y tras el paso en
octubre de 1963 del huracán Flora, que dejó más de 1.000 fallecidos en
la región oriental de la isla, se construyeron cientos de presas y
reservorios de agua que multiplicaron por cinco las capacidades de
almacenamiento hidráulico.

En 1987 se inició la construcción del acueducto El Gato en la zona
sureste de La Habana. Pero por falta de mantenimiento en las redes de
acueducto y alcantarillado, más de la mitad del agua que se distribuía
se perdía por salideros y roturas de las cañerías.

En medio de la actual sequía, que azota el 81% del país, considerada la
peor que sufre Cuba en los últimos cien años, las autoridades que
administran los recursos hidráulicos han endurecido las medidas para
impedir el despilfarro del agua.

El director de atención a la población de Aguas de La Habana, Manuel
Manso, explicó que un cuerpo de inspectores integrado por 108
trabajadores intenta actuar de manera más directa con los consumidores,
ya sean empresariales o residenciales. Unas de las disposiciones es la
aplicación de multas, que en el caso de los privados ya se han impuesto
870, con un monto de hasta 1.000 pesos (unos 42 dólares).

A pesar de que el régimen ha invertido cerca de 9 millones de dólares en
la rehabilitación de 748.6 kilómetros de redes hidráulicas en la
capital, el esfuerzo parece ser insuficiente.

"La empresa repara un tramo, pero entonces la presión de agua avería
otro tramo que aún no ha sido reparado. Además, la calidad de los
arreglos no siempre es buena. Y la obsolescencia tecnológica y el tiempo
que esas redes llevan sin recibir mantenimiento complican la cosa. Es
como arar en el mar", detalla un ingeniero.

A una especialista de Higiene y Epidemiología, lo que más le preocupa es
"que el déficit de agua en el sector residencial pueda repercutir en el
surgimiento de nuevos focos de criaderos de mosquitos Aedes Aegypti,
propagadores del dengue, chikungunya y otras enfermedades mortales. A
eso súmale la proliferación de ratas y cucarachas. La escasez de agua,
la limpieza deficiente en calles y espacios públicos y la
irresponsabilidad de ciudadanos que vierten desechos en cualquier
esquina, han convertido a La Habana en una de las urbes más sucias de
América Latina".

De persistir la sequía, la deficiente labor de higiene en la ciudad y
problemas en el abasto del agua, que provoca que las familias reserven
agua en depósitos inapropiados sin la protección adecuada, la llegada
del verano pudiera ser el caldo de cultivo para una epidemia a gran escala.

"Todos los años corremos el mismo peligro, por no regularizar la labor
profiláctica y por falta de higiene en la ciudad", indica una
funcionaria. Y es que caminar al borde de un precipicio siempre encierra
riesgos.

Todavía no ha llegado lo peor. Pero las condiciones están dadas.

Source: La Habana, en riesgo de crisis sanitaria por falta de agua
potable | Cuba -
http://www.diariolasamericas.com/america-latina/la-habana-riesgo-crisis-sanitaria-falta-agua-potable-n4119708 Continue reading
Entre un basurero y el hospital, así vive una damnificada del huracán
Sandy en Santiago de Cuba
ESTEBAN SUÁREZ | Santiago de Cuba | 31 de Marzo de 2017 - 13:50 CEST.

Petronila Pelegrín Llópiz, de 59 años, es lo que las autoridades cubanas
consideran un "caso social". Con varias enfermedades crónicas, vive en
lo que queda de una precaria casita destruida por el huracán Sandy en
2012 y ubicada en el antiguo vertedero municipal de San Luis, Santiago
de Cuba.

En los últimos años ha visto pasar dirigentes políticos y funcionarios
que, dice, han expresado consternación por las condiciones de vida del
lugar, en el reparto Julio Maceo. Ha recibido promesas, pero igual su
caso ha terminado, como tantos otros, hundido en la descuidada
burocracia estatal.

"Han sucedido muchas irregularidades", considera Pelegrín Llópiz.
Después del huracán, "me hicieron una ficha técnica como derrumbe total
y, en el momento en que empezaron a repartir los materiales, se me
aparecieron con una ficha de derrumbe parcial", explica. "Hasta el sol
de hoy, lo único que me han dado son siete tejas de cinc, cinco bolsas
de cemento y una libra de clavos".

"Tras el paso de Sandy, a algunos casos sociales les dieron colchones y
otras cosas; a mí no me dieron nada aunque soy damnificada. No tengo ni
cama; la que tenía esta tirada en el patio porque no sirve", se queja la
mujer.

Pelegrín Llópiz padece glaucoma, bronquiectasia, enfermedad pulmonar
obstructiva crónica (EPOC), inflamación duodenal y otros problemas de salud.

"No salgo del hospital y el basurero está a las puertas de mi casa, y
siguen botando la basura ahí", afirma. "El Estado se ha olvidado de mí
y, con estas enfermedades, me hace más daño vivir en este lugar. Para
colmo, el consultorio médico que nos iban a poner en el reparto lo
hicieron en el basurero, lo cual me pareció una falta de respeto ¿cómo
van a hacer un consultorio médico en el centro de un vertedero?".

La vivienda de Pelegrín Llópiz y las de sus vecinos están en la franja
de protección de un ferrocarril. Un brote de cólera y dengue llevó al
barrio a funcionarios del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) y
dirigentes del Partido Comunista en San Luis.

Según la mujer, los funcionarios del MINSAP comentaron: "¿cómo es
posible que puedan vivir aquí a solo un metro de la línea y en estas
condiciones?".

"Vinieron los técnicos, hicieron alardes y nos dijeron que iban a
reubicar nuestras viviendas; pero como todo, las palabras se las llevó
el viento", relata Pelegrín Llópiz.

Esta santiaguera recibe una asignación estatal de 147 pesos moneda
nacional (unos 6 CUC) al mes.

"Solo en medicamentos gasto mensualmente 87 pesos", dice. "Para poder
subsistir debo vender o el azúcar o el queroseno, tengo que quitarme una
cosa para poder comprar otra que me hacen falta, porque no me alcanza el
dinero. Hay medicinas en mi tarjetón que, como son más caras, no las
puedo comprar. He realizado gestiones para que me las subsidien con la
trabajadora social que me atiende, pero siempre me dice mentiras. Ya
estoy resignada".

"Estoy reconstruyendo mi casita con lo que va apareciendo. Un día me
regalan unas tablitas, una tejita y así. Nada de lo que tenía sirvió
tras el paso de Sandy", lamenta Pelegrín Llópiz, quien asegura que
presentó una solicitud de subsidio en octubre pasado. "Los médicos me
dicen que no puedo vivir aquí por mis enfermedades, pero si me voy para
otro lugar pierdo el subsidio que aún no me han dado. ¿Qué hago entonces?".

Video:
https://youtu.be/O2z_hLr8lig

Source: Entre un basurero y el hospital, así vive una damnificada del
huracán Sandy en Santiago de Cuba | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1490961040_30048.html Continue reading
Yeyson es también un niño cubano
Sufre de parálisis cerebral y, junto a su familia, vive en la más
absoluta pobreza
Jueves, febrero 16, 2017 | Osniel Carmona y Alejandro Hernández

LA HABANA, Cuba.- Casi dos años después de que CubaNet hiciera público
el caso de Yeyson Olivera Pérez, niño de 16 años con Parálisis Cerebral
Infantil (PCI), su situación continúa siendo alarmante.
La irreversible lesión cerebral provocada por el sufrimiento fetal al
que fue sometido Yeyson durante el parto día tras día le arrebata la
poca salud que le queda.

Sin embargo, a pesar de las pésimas condiciones de vida en las que ha
tenido que subsistir durante los últimos seis años, las autoridades
cubanas le han negado cualquier forma de ayuda.

Marginado y con las manos atadas

Postrado sobre una silla de ruedas, Yeyson continúa viviendo junto a sus
progenitores en un taller de mecánica abandonado en el #57 de la calle
Agua Dulce, entre Rabí y San Indalecio, municipio Cerro. El local lo
comparten con unas veinte familias, la mayoría ilegales que se resisten
a desalojar.

La "propiedad" está demarcada por una división construida a base de
pedazos de cartón, madera y zinc galvanizado.El piso es rústico y con
residuos de grasa, mientras que el techo, de unos 12 metros de altura,
garantiza una constante humedad producto de los hoyos en su superficie.

Carecen de servicio sanitario, en tanto unas cortinas improvisadas
sirven de puerta a un área común que utilizan todos los residentes para
bañarse. Al no tener entrada de agua potable tienen que cargarla unos
doscientos metros, o esperar que algún camión cisterna les provea el
vital líquido.

La insalubridad en el sitio, así como la escasa atención de las
autoridades administrativas y sanitarias, recrean un contexto propicio
para la aparición de numerosas enfermedades.

Según los resultados de los exámenes médicos en manos de los habitantes,
en los últimos meses varias personas contrajeron dengue y el virus del
zika, incluyendo a Olga Lidia Pérez, madre de Yeyson, y a Sady Perera
Pérez, su hermana mayor.

Mientras más necesidad, menos ayuda

Varios kilómetros les separan de la Clínica de Rehabilitación Integral
General de División Senén Casas Regueiro, institución del municipio La
Habana Vieja donde se atendía Yeyson.

La distancia y los pocos recursos de la familia imposibilitaron los
traslados de Yeyson a la clínica de rehabilitación. Las reiteradas
ausencias originaron su baja de la misma, y el cese de toda la "ayuda
humanitaria" que le entregaba el centro médico.

En consecuencia, Yeyson dejó de recibir dietas alimenticias, culeros
desechables y artículos de aseo, todos productos de primera necesidad
que los padres no pueden costearle con los 185 pesos que les asigna
Seguridad Social.

Por otro lado, la clínica se abstiene de enviar personal calificado para
practicar las rehabilitaciones a domicilio. Tampoco acepta instruir a
los padres para que estos practiquen los ejercicios a su hijo, quien
permanece vegetando sin una dieta conforme al grado crónico de la
enfermedad, sin control en sus esfínteres y sin dominio muscular para
sostener siquiera su propia cabeza.

Sus pies cada día se engarrotan más y sus piernas apenas pueden enderezarse.

Hace varios meses, su caso fue "aprobado" por el Consejo de la
Administración Municipal (CAM) de La Habana Vieja, para entregarle una
vivienda acondicionada con lo necesario para enfrentar su padecimiento.

Sin embargo, en esta instancia de gobierno le aseguraron que "deben
esperar a septiembre". Hoy sus padres, considerando la urgencia de su
situación y la imprecisión de las autoridades, se preguntan "¿de qué año?"

Ante tanta indolencia, Jesús Olivera, padre de Yeyson, refiere que el
próximo paso en los reclamos será "montar campamento", con su hijo a
cuestas, en los dominios del Consejo de Estado.

Video:
https://youtu.be/jFtyGBMwnnM

Source: Yeyson es también un niño cubano | Cubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/yeyson-es-tambien-un-nino-cubano/ Continue reading
Panamá niega refugio a 72 cubanos varados en Darién JUAN ARTURO GÓMEZ TOBÓN | Turbo | 15 de Febrero de 2017 – 17:35 CET. Tan solo una semana tardó el Gobierno panameño en decidir sobre el asilo solicitado por 72 cubanos que se encuentran desde principios de año en un improvisado albergue en la localidad […] Continue reading
De caracoles, clarias, peces león y demás invasiones
Tres animales introducidos en Cuba en la última década por ignorancia o
estupidez que han modificado el ecosistema
Domingo, febrero 12, 2017 | Pedro Manuel González Reinoso

VILLA CLARA, Cuba.- El primer ruido por la importación irresponsable de
peligrosas especies exóticas al país, sonó en 2014 con el molusco
nombrado Achatina fulica.

Un aduanero entretenido —o corrupto— permitió a un turista practicante
del sincretismo yoruba procedente de Lagos, Níger, la entrada de un
ejemplar vivo del caracol africano más mortífero y depredador del que se
tenga noticia. Lo traía, declaró después, por encargo de suma santería.

Acto seguido, recordándose la beatificación ochentona hecha en aquellas
selvas-afro por el mofletudo rey-puesto al insular rey-de-puesto —quien
giraba entonces por campamentos de su soldadesca sufragados por el
Kremlin—, el aeropuerto entero cayó en trance y de bruces se postró,
turulato, dejándolo continuar en paz, monstruo consigo.

Traía la babosa terrenal de mayor tamaño: su concha puede medir hasta 30
cm de longitud y 8 cm de alto. Aunque es especie herbívora, come de
todo, incluidos excrementos, ciertos áridos y materiales dúctiles de
construcción por postre (si llegara a "vacacionar" en alguna instalación
del consorcio Gaviota, la dejaba sin paredes, pues entre el pladur y el
yeso que priman, se mecen sus exquisiteces).

En cautiverio, puede consumir alimentos de origen animal, como comida de
perros y gatos, aunque es notable que el caracol común también consume
lo que aparezca en épocas de lluvia. Máxime que perros y gatos del país
andan en desbandada sin dinero ni comida fija (porque no las tienen ni
sus propietarios).

Actualmente está extendido el bicho por Sudamérica: en la madurada
Venezuela y en la macrina Argentina, en muchas islas del Pacífico y, en
general, por todas las zonas tropicales del mundo (no solo donde existan
generales).

Aparece en la lista de las 100 especies invasoras más dañinas de la
Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Algunos lo
han convertido en mascota tenebrosa. Sin embargo, es ilegal en varios
países, entre ellos España (desde 2011); ahí ha terminado inscrito en el
Catálogo de Especies Dañinas a Desterrar; así como en los Estados
Unidos, donde la McDonald's no tiene todavía ningún interés en
filetearlo, como sí hemos hecho en las pescaderías cubanas con la
mixturada claria-clariidae (Clariallabes) —mitad pez gato africano
(Clarias gariepinus) y mitad pez tigre malayo (Panthera tigris/Gunther)
pertenecientes a la familia Alestidae— que hoy es capitana-depredadora
de todas las invasiones de oriente a occidente. Lo peor reside en su
felinidad, pues traga ratas, ratones y hurones portadores de
espiroquetas y leptospiras sin padecerlas.

Las bestezuelas clarias pueden dar albergue a muchísimas variantes de
digeneans entre miríadas de endo-y-ecto-parásitos, reservorios del mal
humano y el caos ecológico. Pueden sobrevivir casi como las cucarachas
hasta una explosión nuclear y cuando no tienen qué comer después de
andar tres días por esos caminos del mundo sin agua y sin aliento, pues
se devoran entre sí, o como cualquier batracio: se entran a dentelladas
no solo en la piel.

Porque siguiendo los pasos ahistóricos de la gorronización de la isla
por orden de un dictador anterior para desplazar a las cagonas
golondrinas, un edecán del MINFAR las introdujo desde Vietnam, China y
Tailandia bajo premiable encomienda en los 90s, con el fin de salvarnos
de la inanición. Existe un corto titulado "Revolución Azul" (Fabián
Archondo, 2008) que ofrece confesión del oficial diseminador —Macario
Toledo— quien muestra un exuberante orgullo patrio en tan descabellada
acción, desde el matancero Hershey donde la propagó.

Resulta cómica la tesis de que la Brigada 2506 pretenda reclutarla para
destronarnos algo, dado que puede convertirse en plaga comilona dando
cobijo a nemátodos asquerosos, parásitos que se alojan en los tejidos
fibromusculares y secretan en la baba, ocasionando afecciones como
meningoencefalitis eosinofílica y angiostrongiliasis abdominal,
transmitidas por la lombriz Angiostrongylus cantonensis, que infecta los
pulmones de las ratas. (Ya por suerte, en el barrio Chino de Zanja no
venden ratas fritas por pollos, y del pesca'o, mejor ni hablemos). Así
que para "gusanos" entrenables, con aquellos brigadieres basta.

También conforman vectores de la bacteria gramnegativa Aeromonas
hydrophila, con distintos síntomas, principalmente vómitos y diarreas
continuas en las personas con sistemas inmunológicos delicados, siempre
en el supuesto caso de que su preparación para el consumo no haya sido
bien realizada, ni debidamente neutralizada su carne con cloro o sosa
caústica. Asimismo, el consumo u olisqueo de esta especie por parte de
animales domésticos desesperados les ha causado muerte instantánea.

De alguna venenosa manera, el mortífero pez león (también africano) —que
ya se expandió a través del país por obra y desgracia del personal
alocado de cierto acuario—, sumado a este caracol nefasto más la
imparable claria, se han apoderado en conjunto del mar y la tierra
cubanas exhibiendo semejanzas fulminantes.

Somos los humanos culpables de casi todo error cometido en la
naturaleza, la que suele portarse más sabia ubicando a alimañas atroces
en remotas regiones y no aquí, donde prima la indefensión y el
desconocimiento.

Pero nosotros, seres conscientes cruzados con burros, hacemos siempre lo
contrario (justo donde todo es más frágil).

El trueque médico-económico actual con el resto del mundo ha estrenado
muchas enfermedades inexistentes en Cuba hace apenas unos años: el
dengue hemorrágico, el cólera, el H1N1, el zika y esa fiebre
impronunciable. Hasta que un día nos sorprenda el ébola. Todo a causa
de no poner como se debe a nuestros entes serviciales en respectivas
cuarentenas.

El caracol es una especie terrestre de la familia Achatinidae, en el
orden Pulmonata. Algunas oriundas tribus ¿también habaneras? lo ingieren
con sumo cuidado por sus oscuros poderes indemostrados. Luego lo gritan
a henchido pulmón. Somos "los caballos" —gritan— y ya sabemos cómo nació
esa animalidad.

Por Capricho Aduanero, como la canción.

Ahora nos tocará "(re)mover" los caracoles para librarnos de la tripleta
devoradora.

Igual que algunas variedades, Achatina fulica es además hermafrodita, y
crece y se reproduce a gran velocidad, por lo que puede ocasionar graves
daños en ecosistemas y cultivos. Alcanza este "machihembro" —no
registrado en el CENESEX—, la paridera de 1200 descendientes anuales. En
su ma-pa-trimonio, deviene felicísimo consigo mismo, aliviado de
impertinente consorte.

Se recomienda no tomarlo con las manos desnudas y menos si en ellas hay
cortaduras o heridas (se debe usar guantes siempre). En zonas cercanas a
la feria agropecuaria de Rancho Boyeros han sido hallados hasta 200
miembros de esta secta irreligiosa en una sola mata. Porque a ellas
trepan, como gallinas, habiéndolas emponzoñado antes.

Si restara lugar, el resto de la prevención requerida que lo haga el
MINSAP, transitando por La Habana infestada palo y cubo en mano, a ver
si es posible retardar aún este avance fiero, con la altísima ayuda del
Señor, y de nosotros, los eternos pe(s)cadores.

Source: De caracoles, clarias, peces león y demás invasiones | Cubanet -
https://www.cubanet.org/mas-noticias/de-caracoles-clarias-peces-leon-y-demas-invasiones/ Continue reading
Fallece joven en hospital de Gibara, familia denuncia negligencia médica
Idolidia Darias

Dayani Hernández llegó al centro médico del municipio holguinero con
fiebre, vómitos, diarreas, mucho dolor de cabeza y vetas de color rojizo
en todo el cuerpo y fue atendida por un médico boliviano recién graduado
que se negó a remitirla al hospital provincial.
Familiares de una joven de 21 años de edad que falleció el 9 de febrero
en el hospital de Gibara denunciaron este domingo que el médico
boliviano que la atendió se negó a remitirla al hospital provincial, en
Holguín, pese a los reclamos de la familia, que no veía mejoría en la
paciente.

Miguel Batista, activista del partido Cuba Independiente y Democrática,
presente en el hospital en el momento del fallecimiento de la joven,
dijo a Martí Noticias que la familia responsabiliza de la muerte al
médico que la atendió en el cuerpo de guardia.

La joven fallecida, Dayani Hernández, vecina del barrio Cantimplora,
llegó con fiebre, vómitos, diarreas, mucho dolor de cabeza y vetas de
color rojizo en todo el cuerpo al área de emergencia del hospital de
Gibara, en la mañana del 9 de febrero.

"Luego de varias horas allí, los familiares no veían mejoría y quisieron
llevarla para el hospital de Holguín, pero no les dieron el remitido",
relató Batista.

"Yo intenté tomar fotos del caso en el momento en que informaron del
deceso de la joven, pero me detuvieron y me llevaron para la policía", dijo.

Junto a Batista hubo otros ciudadanos detenidos ese día, entre ellos el
médico de guardia, un boliviano que hace poco se graduó de medicina en Cuba.

El galeno fue trasladado a la Unidad de la Policía de Gibara para
"protegerlo" de la furia de los familiares que lo consideraron
"negligente", detalló Batista.

Los familiares y otros ciudadanos que se encontraban en el lugar se
pusieron furiosos al ver que "trataron de taparlo todo diciendo que la
joven estaba en recuperación, cuando ya hacía rato había fallecido",
precisó el activista.

Otras dos mujeres residentes en Gibara que fueron consultadas por Martí
Noticias dijeron que los problemas en el hospital "son muchos".

María Teresa García Rojas destacó que los síntomas de la muchacha
fallecida "parecían dengue, pero ni eso pudieron detectar en el
hospital, y se demoraron en indicarle el traslado a un hospital con más
recursos".

García cree que eso ocurre porque "los (médicos) que ponen en el cuerpo
de guardia no están preparados para atender a los enfermos".

Yilennis Aguilera, activista de la Unión Patriótica de Cuba, dijo que
semanas atrás llevó al esposo al cuerpo de guardia de ese hospital,
donde lo recibió una médica-estudiante.

"Ella quería ponerle una inyección a mi marido, pero tuve que decirle
que no, porque yo sé que ese tipo de medicamento sube la presión. Él ya
la tenía alta y eso lo hubiera matado", aseveró.

Ambas mujeres destacaron que todos en el municipio se sienten inseguros
y se quejan de que sean los estudiantes los que están atendiendo a los
enfermos.

Martí Noticias intentó comunicarse con el hospital de Gibara pero nadie
respondió al teléfono. También lo hizo al hospital de Velasco, poblado
vecino de Gibara, donde admitieron conocer lo ocurrido, pero no tenían
más información del caso.

Ante el déficit de médicos en el país, el gobierno envía estudiantes de
medicina que aún no se han titulado a atender a los pacientes en las
salas de emergencia de los hospitales y en los consultorios comunitarios.

Médicos graduados han calificado de grave lo que está ocurriendo, puesto
que los estudiantes no tienen potestad médico-legal para atender a los
enfermos.

Medios de prensa acreditados en la isla reportaron a finales del 2016
que la exportación de servicios técnicos y profesionales, entre ellos el
de especialistas de la salud, es la principal fuente de ingresos de la
isla, con una media anual de 6.000 millones de dólares.

Cifras ofrecidas por medios oficiales a inicios del 2016 revelaron que
los profesionales de la salud cubanos prestan servicios actualmente en
67 países, y de ellos, más de 25.000 son médicos.

Source: Fallece joven en hospital de Gibara, familia denuncia
negligencia médica -
http://www.martinoticias.com/a/cuba-fallece-joven-hospital-gibara-denuncian-negligencia-medica/139216.html Continue reading
Los 'buzos' están tomando Holguín
Según datos oficiales, más de 2 000 personas hurgan en la basura para
sobrevivir
Viernes, febrero 3, 2017 | Fernando Donate Ochoa

HOLGUÍN, Cuba.- El número de personas que busca en la basura de esta
ciudad capital para subsistir ha aumentado, reconoció el doctor Eduardo
Michel Serrano, director del Centro Municipal de Higiene y Epidemiología.

Se calcula que los "buzos", como se les denomina popularmente, alcanzan
una cifra superior a los 2 000.

La cantidad se fijó a partir de los 600 puntos de recogida de basura en
la ciudad donde diariamente de tres a cuatro personas escarban en los
desechos sólidos.

"El número total está entre 1 600 y 2 400", dijo el directivo al canal
local Telecristal.

"Ellos revisan en los sitios de residuales y empiezan a clasificar.
Cogen restos de alimentos para animales de corral, clasifican el
plástico, cogen vestuario, cogen hierro para venderlo como materia
prima", detalló Serrano.

La situación modifica el cuadro de salud de la población holguinera
expuesta a padecimientos de la piel por contacto y dolencias de tipo
digestivas.

"Podrían padecer hepatitis, parasitismo intestinal, cólera, entre otras
enfermedades porque están interactuando con el propio desecho", señaló
el facultativo.

A finales del 2014 el Ministerio de Salud Publica decretó emergencia
sanitaria en la ciudad de Holguín por epidemias de dengue y cólera que
obligaron a habilitar de forma especial cuatro hospitales y suspender
los carnavales del mes de agosto.

El doctor Serrano informó que en la urbe todavía circula el virus Zika
debido a la alta focalidad del mosquito Aedes Aegypti, el transmisor de
la enfermedad.

"El virus Zika lo tenemos concentrado en el área de salud René Ávila,
Centro Ciudad y el reparto Vista Alegre", dijo el funcionario sin
ofrecer más detalles.

Las estadísticas de la salud en Cuba son contraladas con rigor por el
gobierno, impidiendo el acceso directo de la prensa a las cifras.

Source: Los 'buzos' están tomando Holguín | Cubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/los-buzos-estan-tomando-holguin/ Continue reading
La basura aumenta y la fumigación desaparece
JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana | 30 de Enero de 2017 - 17:40 CET.

Como solución al aumento de los vertederos de basura en La Habana, el
Gobierno anunció en las pasadas Asambleas de Rendición de Cuentas que se
establecería un horario —entre 6:00 pm y 6:00 am— "para sacar la
basura". Los delegados de circunscripción advirtieron en aquellas
reuniones que "el ciudadano que incumpliese con lo dispuesto sería
multado" por las autoridades competentes.

"Al parecer, el rigor de un horario y la amenaza de multa por
incumplirlo no hicieron el milagro de desaparecer las montañas de
basura", criticó Orestes Vázquez, vecino del Consejo Popular Santo
Suárez, en 10 de Octubre.

"No necesitamos horarios ni inspectores ociosos, sino contenedores,
camiones recolectores y un verdadero Poder Popular que exija al Estado,
no a la población. Vivimos entre la mugre y el escombro, a expensas de
cualquier epidemia. Es un fracaso que la recogida de basura requiera la
voluntad política y sea una tarea ideológica", añadió molesto.

Barriadas enteras de La Habana Vieja y Centro Habana conviven entre
derrumbes que se convierten en focos de vectores, amontonamiento de
escombros de obras constructivas estatales y privadas y la podredumbre
que resulta de los deshechos acumulados durante días.

El Gobierno ha aumentado el número de contenedores disponibles y la
frecuencia con que pasan los camiones de recogida, pero aún es de solo
dos o tres veces a la semana, muy poco para la cantidad de basura que se
acumula en la ciudad.

"¿Quién multa a esas 'autoridades competentes' por el incumplimiento de
sus obligaciones?", cuestionó Ramira Pomares, vecina del Consejo Popular
San Isidro, en La Habana Vieja.

"Se habló de no sé cuántos miles de millones aportados por el turismo,
pero acaso el viceministerio de Higiene y Epidemiología no tiene
potestad para exigir que un porciento de esas divisas se invierta en
recursos para minimizar la crisis de suciedad, prevenir el brote de
vectores y, de paso, embellecer el entorno", agregó.

Funcionarios de Servicios Comunales en varios municipios habaneros
insistieron en atribuir el problema de los aún insuficientes
contenedores de basura "al vandalismo y a individuos inescrupulosos que
lucran con la propiedad pública".

Al ser preguntados por la falta de camiones recolectores respondieron
que "el Gobierno provincial está trabajando en ello", y añadieron que
"también hay que tener en cuenta el costo de las importaciones y la
indisciplina social".

De salideros y vectores

La proliferación de salideros de aguas albañales en la vía pública es
alarmante en territorios como 10 de Octubre, Cerro, La Habana Vieja,
Arroyo Naranjo, Boyeros y Marianao. Los residentes se quejan además de
"la interrupción de los planes de fumigación" y temen "por la
posibilidad evidente de brotes de zika o dengue", de los que ya el
Gobierno ni siquiera habla en los medios de prensa.

"Al principio, como todo en esta Isla, hubo mucha movilización para
fumigar con militares e inspectores incluidos, mucha propaganda,
tabloides con advertencia y recomendaciones preventivas, pero esa furia
se acabó y las aguas estancadas de los salideros son otro habitante más
del barrio", dijo Amelia Herrera, vecina del Consejo Popular Vista Alegre.

"Es verdad que hay personas irresponsables que echan la basura en
cualquier esquina y que algunos salideros de aguas albañales son
provocados por las reparaciones de viviendas particulares, pero el
grueso del asunto es responsabilidad del Estado", apuntó Eladio Gómez,
vecino del barrio Río Verde, en Boyeros.

"¿Por qué se detuvo la campaña de fumigación, por qué demora la recogida
de basura, por qué no se reparan los salideros, por qué no recogen los
escombros que dejan las obras públicas? Estas no son responsabilidades
de la ciudadanía, sino una mala gestión gubernamental", insistió.

A escasos metros de la entrada al centro de elaboración del ICRT,
ubicado en las inmediaciones de la avenida Vento, existe un vertedero de
aguas albañales "que le lleva allí más de seis meses", aseguraron
trabajadores.

"Los inspectores de control de vectores vienen una vez al mes, toman
nota y se van por donde mismo vinieron. Los vecinos viven aterrorizados
porque las larvas de mosquitos se ven a kilómetros, sin embargo nadie
multa a Salud Pública por hacer caso omiso", añadieron.

Madelín Silva, trabajadora de La Habana Vieja, aseguró que "por estos
lares no se fumiga desde que se perdió Camilo, a pesar de esta zona es
de mucho tránsito de turismo".

"La calle Obispo podrá parecer muy limpia, pero cuando te adentras en
calles cercanas te sorprende la retahíla de salideros de aguas sucias y
el desborde de la basura en cada cuadra".

Preguntado sobre a qué se debe la interrupción en la campaña, un jefe de
brigada de fumigación en Arroyo Naranjo declaró que, ciertamente,
"existen reportes de brotes de zika", pero añadió: "Nosotros cumplimos
las orientaciones de las direcciones de Control de Vectores y de Higiene
y Epidemiología… si ellos no indican dónde hay que fumigar, nosotros no
somos adivinos".

Source: La basura aumenta y la fumigación desaparece | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1485794413_28539.html Continue reading
Zonas bajas: crónica de las inundaciones en La Habana
26 de enero de 2017 - 16:01 - Por CARLOS MANUEL ÁLVAREZ

Se calcula que, de mantenerse los patrones actuales, para 2050 Cuba
podría haber perdido casi 2700 kilómetros cuadrados de superficie
terrestre y cerca de 9 mil viviendas

Todos los años, Cristina Rodríguez López y su hijo Guillermo Solís se
mudan a la misma casa. Ambos viven en un sótano devenido apartamento
–extremadamente bien cuidado, pero capsular y opresivo como todos los
sótanos–, ubicado en el edificio 458 de la calle 5ta entre la Avenida
Paseo y la calle A, en el Vedado, barrio principal de La Habana.

Como el resto de los vecinos que viven en zonas bajas, por debajo del
nivel del asfalto, y apenas a unos cientos de metros del mar y el
Malecón, Cristina, de 84 años, y Guillermo, de 45 recién cumplidos, son
fieles seguidores del reporte del tiempo en los noticieros de la
televisión, y han aprendido, después de varias amargas experiencias, a
interpretar incluso hasta ciertos eufemismos típicos de los meteorólogos.

–Cuando anuncian ligeras penetraciones del mar, agárrate –dice
Guillermo–. Lo que viene es mucho.

Con cada penetración costera en el Vedado, madre e hijo tienen,
literalmente, que desmontar la casa, dejarla en el puro cemento. No se
trata solo de mudarse de modo convencional –las ropas, los equipos
electrodomésticos, los muebles–, sino también de zafar cada tornillo,
cada lámpara, cada bisagra y cada instalación eléctrica o toma de
corriente. De lo contrario, el salitre –esa plaga casi totalmente
imperceptible, salvo por su sabor salado–, se lo comería todo, lo
oxidaría o descompondría. Cristina y Guillermo cargan con sus bultos y
suben al primer piso del edificio. En el descanso de la escalera capean
el temporal y evitan la evacuación.

Hace solo unos pocos meses, en enero de 2016, el fenómeno climatológico
El Niño –un cambio en el movimiento de las corrientes marinas, con el
subsiguiente aumento de la temperatura en las aguas del Pacífico
ecuatorial y grandes variaciones atmosféricas– le trajo a Cuba, de
golpe, cinco frentes fríos, antecedidos todos por hondonadas
prefrontales. Como consecuencia, en el litoral norte occidental se
reportaron dos importantes penetraciones del mar con apenas seis días de
diferencia entre una y otra.

–Hay una estrecha relación entre la llegada de El Niño y la intensidad
de las inundaciones costeras –dice Yoania Povea, meteoróloga del
departamento de Física de la Atmósfera en el Instituto de Meteorología
(INSMET) de Casa Blanca, el más importante del país.

Aún así, los expertos no dudaron en calificar la consecutividad y la
magnitud de las penetraciones como un evento muy poco usual. El Vedado
ocupó los titulares. Diversos medios de prensa siguieron de cerca la
evacuación de más de un centenar de habitantes y la evolución del
fenómeno: las olas de seis metros rompiendo en el muro del Malecón y
desbordando la avenida, los camiones de rescate de la Defensa Civil, las
máximas acumulaciones.

En Cuba, hasta el presente, las penetraciones del mar ocurren bajo la
estricta influencia de los factores meteorológicos habituales. A saber:
los ciclones tropicales y los sistemas frontales, siendo las costas de
la región occidental las más afectadas. Sin embargo, hay algunas
evidencias concretas del efecto del cambio climático en ciertos
parámetros ambientales del país. La temperatura promedio anual ha
aumentado 0.6 grados Celsius desde mediados del siglo pasado, los
períodos de sequía han crecido desde 1960, y en algunas regiones del
Occidente el nivel medio del mar ha subido hasta casi nueve centímetros
en los últimos cuarenta años. Para 2010, ya se registraba una tendencia
de crecimiento cercano a los 0,2 centímetros anuales.

Si tomamos en cuenta la condición insular del país, y la existencia de
zonas bajas en gran parte del perímetro costero cubano, no resulta
extraño que sea justamente este punto el que más preocupe a los
especialistas. Tanto el ascenso del nivel del mar, como la presencia y
actividad humana, han provocado la retirada de la línea de costa, no
solo en Cuba, sino en gran parte de las islas alrededor del mundo. Esto,
se calcula, viene ocurriendo desde hace quinientos años, pero nunca con
tanta gravedad como ahora, con el aumento de las temperaturas por el
incremento en la concentración de los gases de invernadero.

Con las inundaciones últimas en el Vedado, a pesar de que pasaron de
moderadas a fuertes, y fueron consideradas las más intensas de los
últimos años, Cristina y Guillermo no tuvieron que mudarse del sótano
para, pasada la tempestad, volver a él. Según cuenta Guillermo, justo en
la esquina de 5ta y Paseo hay un generador de bomba y un trabajador de
recursos hidráulicos estuvo bombeando toda la primera madrugada, con lo
cual evitó, al menos en esa cuadra, acumulaciones mayores. Para Cristina
fue un descanso merecido.

–Desde el año 67, yo las he vivido todas, las más grandes y las más
chicas –dice.

La experiencia la ha convertido en una suerte de gurú que los vecinos
del resto de los sótanos no dudan en consultar cada vez que se anuncia
alguna penetración del mar. Que no son pocas.

–En invierno, los frentes fríos –dice Guillermo–, y en verano son los
ciclones, que cuando vienen por el norte, meten lluvia y viento, y
cuando vienen desde el sur, y siguen de largo, tuercen el mar, como si
lo enroscaran, y eso trae marejadas.

Fue, por ejemplo, el caso del huracán Juan, en 1985. Estacionado en la
costa sur de los Estados Unidos, sus vientos provocaron mar de leva en
La Habana, con olas entre cuatro y seis metros durante 72 horas. En la
calle Línea, más allá de la casa de Cristina y Guillermo, la marea
alcanzó los dos metros de altura.

Debido a la particular configuración geográfica de la Isla –alargada,
con amplias zonas de plataforma insular–, el Centro de Meteorología
Marina del INSMET suele clasificar las inundaciones en dependencia de la
altura de la ola. Según informes especializados, este tipo de medición
"es muy conveniente para el área del Malecón habanero, cuya forma
acantilada es favorable a las inundaciones por rompiente de oleaje".

Las inundaciones provocadas por olas de más de cinco metros clasifican
como severas, las inundaciones por olas entre cuatro y cinco metros
clasifican como moderadas, y las inundaciones provocadas por olas de
menos de cuatro metros clasifican como ligeras.

Son las inundaciones ligeras las únicas que no llegan hasta la calle
5ta, aunque, en cualquier caso, Cristina parece habérsele adelantado a
la naturaleza o al menos marcharle a la par, predecirle los movimientos,
porque ya no se muda en vano.

–Cuando desmantelamos el apartamento –dice–, es porque lo teníamos que
desmantelar.

***

Todos los años, Yoandri Marzo, de 34 años, y su esposa Mariusdelvis
Lambert, de 32, quieren mudarse de casa, pero nunca han podido. Oriundos
de Punta de Maisí, en el extremo este del país, ambos viven desde
principios de los 2000 en los Bajos de Santa Ana, una especie de gueto
costero, un barriecillo insalubre construido por emigrantes del Oriente
entre el mangle de Santa Fe, al noroeste de La Habana.

El Consejo Popular Santa Fe, con ocho kilómetros cuadrados y veintiséis
mil habitantes censados, pertenece al municipio Playa, y cuenta con La
Puntilla, una de las playas icónicas de todo el litoral habanero. Es
cosa sabida que, en las últimas décadas, La Puntilla ha sufrido tanto la
pérdida de considerables áreas de arena como el deterioro progresivo de
la vegetación natural.

Se calcula que a mediados del siglo pasado, hacia 1956, el área ocupada
por la vegetación natural sumaba 0.45 kilómetros cuadrados. Para 2010,
ya se había reducido a la mitad. El asentamiento humano es razón
fundamental en ello. En principio, el poblado Santa Fe debería llegar
solo hasta la desembocadura del río Santa Ana, actualmente un terraplén
árido con algunos charquillos fétidos –a veces tornasolados, en los que
el sol se refleja– y montículos revestidos de un musgo amarillento, enfermo.

Alguna vez, todo lo que hubo después del río fue mangle tupido y una
laguna en la que, según Migdalia Hernández, vecina nativa de Santa Fe,
los muchachos de su época –años cincuenta y sesenta– solían bañarse.
Pero ya no. Desde mediados de los noventa, lo que hay es una comunidad,
digamos, paralegal. En los Bajos de Santa Ana viven alrededor de tres
mil personas –Yoandri y Mariusdelvis entre ellas–, todas provenientes de
las provincias orientales. Su estatus es el típico estatus de cada una
de las comunidades de emigrantes que en un inicio, a partir de la crisis
económica que asoló al país tras el colapso soviético, se formaron
clandestinamente en muchos rincones de La Habana –sitios intrincados,
estrictamente marginales– y que luego el Estado no pudo ni desalojar ni
promover.

Declarado barrio insalubre, tienen luz eléctrica, agua, y, si alguien se
enferma, cuenta con atención médica gratuita, pero no les permiten
cambiar la dirección del carné de identidad, no les reconocen otros
derechos legales, están a la merced y el capricho de las autoridades
policiales, no reciben los alimentos de la libreta de abastecimiento, y
los hijos que nacen mantienen la dirección original de las madres, es
decir, se inscriben, si se inscriben, en pueblos en los que esos hijos
jamás han puesto ni pondrán un pie, aunque sí pueden matricular en la
enseñanza primaria y secundaria y estudiar en escuelas de la capital.

Hoy, en la tarde del primer sábado de julio, bajo el calor tiránico que
convierte a La Habana en una gran vela en la que todos crepitan como
insectos, Yoandri cava una zapata para levantar, justo al lado de la
casucha en la que hasta ahora ha vivido, una casa un tanto más prospera.
Trabaja descalzo, con el torso desnudo. Viste apenas un jeans viejo,
remangado a la altura de los tobillos. No es un hombre imponente, ni
alto ni bajo, pero sí recio, sin una gota de grasa. Piel mestiza y pelo
enmarañado. Es el típico hombre moldeado en el gimnasio de la supervivencia.

Tiende cordeles, hace mediciones, vierte piedra y cemento, fija cabillas
y abre huecos en la tierra con un azadón. Mariusdelvis –trigueña y
locuaz– diagrama en el aire una casa que piensa legarles a sus tres
hijos pero que hasta ahora solo existe en su imaginación.

–Aquí va la sala –dice– y aquí la cocina y aquí el cuarto de los niños y
aquí el cuarto de nosotros y allí una terracita.

Pero, independientemente de esta pincelada de ilusión, Mariusdelvis es
–tiene que ser– una mujer pragmática.

–¿En cuánto tiempo creen que puedan terminar la casa?

–Por lo menos en diez años. Con tres hijos nadie puede construir, porque
es calzado y ropa y comida. Hay que echar la zapata y después juntar
cuatro bloques y así. Es poco a poco –dice.

Los dos hijos mayores, uno de 14 años y otro de 9, dos muchachillos
azorados e inofensivos, acaban de llegar de la costa, donde se han
estado bañando desde el mediodía. La hija pequeña, de 6, duerme en la
casa, que, si tiene que ser algo, es un monumento a la tristeza: el piso
de tierra, el techo de zinc y fibrosen, la estructura frontal
ligeramente inclinada, y las paredes de tablones horizontales o cartones
disparejos por cuyos intersticios se cuelan, sobre todo, enfermedades.

–Esta es la segunda vez que tengo a la niña con dengue –dice
Mariusdelvis–. La primera vez me la atendieron en Coco y Rabí (hospital
de La Habana), y todo perfecto, la verdad, de maravillas. Ahora tiene
vómitos y sangre en la nariz. La llevé al (Hospital) Pediátrico y las
plaquetas le dieron bien, pero después fue que vino a salirle la
erupción. Está durmiendo porque se tomó una benadrilina.

Como en un cuadro surrealista, objetos y artefactos dispersos custodian
el sueño de la niña. Afuera, en el patio, un tanto más de lo mismo.
Acumulación de hierros, palanganas y armatostes. En par de ocasiones,
Yoandri ha pretendido rellenar el patio con arena, subirle el nivel para
contrarrestar el embate de las penetraciones costeras, pero la policía
se lo ha impedido.

–El agua nos ha llegado hasta la sala –dice Mariusdelvis–. Y a la altura
de la ventana. En 2005, con el ciclón Wilma, tuvieron que sacarnos los
carros anfibios. Lo perdimos casi todo. El ciclón nos tumbó el baño,
rajó la taza, nos mojó el refrigerador y el televisor.

Los reportes del INSMET señalaron que con el Wilma, al combinarse las
grandes marejadas y el efecto de la surgencia del huracán con el
llenante de marea astronómica, las acumulaciones en los Bajos de Santa
alcanzaron los dos metros y medio de altura.

Con las inundaciones de enero último, el mar llegó apenas hasta la
cocina, un hecho que Mariusdelvis no considera tan grave. En contraste
con el Vedado, los Bajos de Santa Ana –un gueto que existe, pero que no
se puede saber que existe– solo fue mencionado, casi de pasada, por un
reportero de la televisión y por cierta revista quincenal, de improbable
tirada, la cual aseguraba que 130 habitantes del barrio ya habían sido
evacuados.

Con los años, en el patio de Mariusdelvis y Yoandri también se acumulan
objetos y basura que el mar en sus embestidas ha arrastrado, como un
paquete que, de algún momento a otro, va a venir a recoger.

***

Los habitantes de los apartamentos-sótanos en el Vedado, cerca de la
línea del mar, son personas que quisieran irse a otro lado, pero con
quien nadie estaría dispuesto a permutar. Los sótanos del Vedado son
apartamentos solo porque el problema de la vivienda en Cuba –neurálgico,
enquistado– ha hecho creer que casi cualquier techo es bueno para vivir.
Y más en el Vedado: barrio céntrico, activo, hasta cierto punto lujoso,
cosmopolita. Si los habitantes de los apartamentos-sótanos del Vedado se
quejaran por vivir donde viven, es bastante probable que no solo los
habitantes de los Bajos de Santa Ana, sino también los de los solares en
La Habana Vieja, y los de los palacetes derruidos en Centro Habana, y
los de las cuarterías de San Miguel Padrón, y los de los edificios de
microbrigada en Alamar, se les echaran a reír en la cara.

Pero hay, si se mira, una clara diferencia –en la prestancia, en el
confort– entre los apartamentos-sótanos del Vedado y los propios
apartamentos de esos mismos edificios. La diferencia de estatus –por
llamarlo de alguna manera– aquí no se manifiesta como en otros barrios:
norte-sur, o este-oeste, sino arriba-abajo.

Sin embargo, en el apartamento de Cristina y Guillermo saltan a la vista
cierta pulcritud y órdenes básicos, que solo son posibles a partir de
determinada estabilidad económica.

–No te creas –dice Guillermo–, es duro mantener la casa así. Hay que
vivir arriba de ella.

La sala, la cocina y el comedor están pintados de blanco. El baño,
enchapado hasta el techo. Y las paredes de los cuartos son de piedra
Jaimanita, que repelen el salitre. Han logrado atajar la adversidad sin
renunciar al ornamento.

El sótano-apartamento del edificio 462, propiedad de Leonel Ramírez –un
hombre de poco más de 40 años con la cabeza blanca en canas– sí muestra
las cicatrices de las mareas. Los pedazos de cal levantados, las paredes
desconchadas, las marcas de cemento superpuestas como parches, y los
ladrillos –que vienen a ser el esqueleto de la casa– a flor de piel. Hay
un polvillo áspero en el aire, producto de la erosión constante.

–El ladrillo –explica Leonel– es una esponja, chupa y chupa, hasta que
ya no le cabe más agua y el trozo de pared se desmorona.

Leonel sabe de otras casas en que paredes enteras se han derrumbado. Por
eso él, a unos centímetros del piso, justo encima de los rodapiés, ha
roto las paredes a todo lo largo, para que la humedad drene.

–Después que baja el mar, y la inundación se va, es como si la pared
llorara. Tienes que buscarle una salida para que no explote.

Acostumbrado desde hace más de veinte años a las penetraciones costeras,
Leonel ha sabido tomarle el golpe. Y cuenta con un entretenido
repertorio de anécdotas. Él es de los que, en medio de las marejadas,
sale a la calle a cazar lo que aparezca. Una práctica de la que ni
siquiera escapan los rescatistas de la Defensa Civil.

–Hace unos pocos años se les viró una lancha y perdieron no sé cuántas
cajas de cerveza. Además, cuando te evacúan, también te quitan todo lo
que tú recogiste.

Leonel ha visto gente que, con las inundaciones, se ha encontrado aires
acondicionados, muebles, ropas, zapatos, aunque los equipos
electrodomésticos, una vez que entran en contacto con el agua salada,
por lo general no sirven. Leonel acostumbra salir con una bolsa de
nailon que se coloca a la altura del pecho, como un jamo, y con la que
pesca todo lo que pase por su lado.

–Aquí hubo penetraciones que cogieron movido a todo el mundo y que
rompieron los cristales de las tiendas en Paseo. Tú veías las cajas de
comida nadando por la calle.

Leonel asegura que, con las inundaciones provocadas por El Niño del año
1997, un amigo suyo se agenció, provenientes de la tienda de ropa
deportiva de 1era y B, 32 tenis marca Reebok, pero todos del pie derecho.

–Después tuvo que ir y poco a poco robarse los tenis del pie izquierdo.

***

En cuarenta años de penetraciones costeras, Cristina ha sido evacuada en
lancha, ha pasado días en escuelas y albergues, ha visto cómo se han
llevado a vecinas con afectaciones pulmonares, al borde del colapso, ha
visto cómo el agua ha hecho trizas los apartamentos de vecinos que el
día de las inundaciones estaban para el extranjero, ha visto cómo en el
hotel Riviera, ubicado en Avenida Paseo y calle 1era, un contenedor
arrastrado por la fuerza del mar rompió los cristales de la tienda, ha
visto personas, con la marea a la altura del pecho, guiando muebles por
encima de la corriente, tal como se guía al ganado, empujándolos con la
mano, toreándolos, y ha visto cómo la presión del mar, buscando salida,
ha levantado las tazas de los baños, pegándolas al techo.

Luego, Cristina ha tenido que limpiar su casa con chorros de agua a
presión, para quitar la costra del salitre, pero también el petróleo y
los excrementos que las inundaciones traen consigo. Ha tenido que
desinfectar su cisterna durante varios días, un aparte que los
inspectores de Salud Pública, previniendo cualquier tipo de
contaminación, exigen con particular ahínco.

Hoy, para entrar a su casa, hay obligatoriamente que brincar un muro de
unos cincuenta centímetros que Guillermo ha levantado alrededor de la
escalerilla por la que se desciende. Señal ésta de que ambos ya se han
resignado a vivir donde viven. Imposibilitados de mudarse, decidieron
apertrecharse tanto como les fuese posible.

En suma: durante cuarenta años, Cristina ha presenciado y padecido todas
y cada una de las penetraciones costeras que han golpeado a La Habana.

–¿El Estado les ha hablado sobre alguna solución?

–Se ha hablado de distintos proyectos. Hacer un dique en el Malecón,
poner dados de cemento, pero nada –dice Guillermo.

–Y me voy a morir y no lo voy a ver –añade Cristina–. Siempre dicen,
nunca hacen.

Como en tantas otras cuadras del Vedado y de La Habana en general, justo
detrás del edificio de Cristina y Guillermo, en medio de la manzana
formada por la Avenida Paseo y las calles A, 3ra y 5ta, hay un
descampado yermo que ellos sugieren como un posible terreno para
construir un edificio y trasladar a los habitantes de los sótanos.

La idea, que suena descabellada (pedirle al Estado que construya cuando
apenas puede mantener en pie lo que está construido), ha sido manejada
incluso por especialistas, como parte de una estrategia planificada que
busca poner en marcha dieciséis proyectos distintos con el objetivo de
contrarrestar los efectos del cambio climático sobre el país.

El Dr. Eduardo Planos, presidente del Programa Nacional de Ciencia
Cambio Climático en Cuba, ha hablado de ordenamiento territorial en las
zonas costeras, "fundamentado en el conocimiento riguroso de los
peligros, las vulnerabilidades y riesgos, y en escenarios futuros de
ascenso del nivel del mar". Entre los efectos visibles del cambio
climático, es justo ese, el ascenso del nivel medio del mar, el que más
podría afectar a Cuba, por su condición de isla o archipiélago. Hoy,
unos tres millones y medio de personas viven a escasos kilómetros de la
línea de la costa, y hay, en zonas propiamente costeras, la friolera de
246 asentamientos. Se calcula que, de mantenerse los patrones actuales,
para 2050 Cuba podría haber perdido casi 2700 kilómetros cuadrados de
superficie terrestre y cerca de 9 mil viviendas.

–Los frentes fríos se califican en débiles, fuertes y moderados –dice el
Máster Reinaldo Casals, especialista del departamento de Meteorología
Marina, en el Instituto de Meteorología de Casa Blanca–. A partir de los
años cincuenta, el número de frentes fríos débiles ha aumentado, antes
parece haber sido peor, por lo que no hay ninguna razón para pensar que
las inundaciones costeras son una consecuencia del cambio climático,
siempre han estado ahí. Y el fenómeno de El Niño es cíclico,
erráticamente cíclico, es decir, que no tiene una frecuencia fija pero
es cíclico, y tampoco tiene nada que ver con el cambio climático.

Pero, más que desencadenar las inundaciones costeras actuales, lo que el
cambio climático podría hacer, y hace, es acentuarlas. En 2007, el
Consejo de Ministros acordó implementar un "Programa Nacional de
Enfrentamiento al Cambio Climático" que entre sus objetivos se trazaba
concluir lo que llamó el "Macroproyecto Vulnerabilidad Costera" y
desarrollar una red de monitoreo del estado y la calidad de la zona costera.

Varios grupos de estudios científico-técnicos, conformados por más de 17
instituciones y cerca de 150 especialistas, proyectaron "escenarios de
peligros asociados al ascenso del nivel medio del mar para el año 2050",
con resultados francamente alarmantes: un incremento de 27 centímetros
del nivel mar con la pérdida de más de un dos por ciento de superficie y
sus respectivos ecosistemas, el retroceso de un metro de la línea de
costa, y el grave deterioro de casi un 20 por ciento de los manglares
del país.

–En general, –dice Dailys Rodríguez, geógrafa y especialista en asuntos
de manejo costero– ese es el tema del cambio climático en Cuba. Se tiene
aún más miedo por lo que pueda pasar, por lo que pueda provocar, por la
manera en que puede agravar los daños ambientales ya existentes.

En los Bajos de Santa Ana, según cuenta Mariusdelvis, "hasta con cambio
de luna el mar se mete en la casa. Y cuando todo se llena de agua, es un
problema, ni los niños pueden ir a la escuela". Si, efectivamente, el
fenómeno llegara a agravarse aún más, los Bajos de Santa Ana, erigido en
el corazón del manglar, estarían destinados a desaparecer.

El asentamiento trajo consigo la tala furtiva y, como consecuencia, la
pérdida de la cobertura boscosa con una regeneración nula. Las especies
de mangle rojo, mangle prieto y el patabán, en la desembocadura del río,
constituyen ya un reducto de este ecosistema dentro de la zona del
litoral habanero.

–Los manglares están subvalorados –dice Dailys Rodríguez–, pero son una
de las mejores barreras naturales contra los ciclones y absorben la
salinidad, son como filtros. Impiden que el agua de los cultivos se
contamine, que las aguas del manto freático se mezclen. Además, son
supersensibles. Mucha agua los mata. Poca agua los mata. La basura los
mata. Es obvio que un asentamiento en el mangle rompe el equilibrio natural.

Lo que más quieren Mariusdelvis, y el resto de los vecinos, es irse.
Hace tres años, la policía y los oficiales de Guardafronteras le
decomisaron a Yoandri un taller de carpintería que tenía en el patio por
construir un bote con el que pretendía lanzarse al Estrecho de la Florida.

–Hasta las bisagras me llevaron. Me dejaron pelao, sin nada. Tuve que
pasar las de Caín para darles comida a esos muchachos. Me colgaron seis
mil pesos de multa, que pagué a plazos, de diez en diez.

Los Bajos de Santa Ana es también un embarcadero por el que mucha gente
suele lanzarse al mar, intentado llegar a los Estados Unidos. Sobre todo
gente joven. Todo el tiempo. Yoandri mismo no sabe por qué está
construyendo una casa nueva, y, una vez más, en el mangle, en un caserío
que muy probablemente, a mediano plazo, deje de existir. De cualquier
manera, Yoandri espera que para ese entonces algo ya haya sucedido con él.

–Tengo que tirarme. Si llego, bien. Y si no, no. Pero hay que
intentarlo. Todo el mundo lo hace. Y yo soy pobre. Y eso es lo que hace
el pobre. El pobre lo que hace es tratar de sobrevivir.

Esta crónica se escribió en el marco de un proyecto realizado por la
Secretaría de Cultura de Quito, con el apoyo de la Fundación Gabriel
García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano FNPI y CAF Banco
de desarrollo de América Latina. Publicado originalmente en El Estornudo.

Source: Zonas bajas: crónica de las inundaciones en La Habana | Cuba -
http://www.diariolasamericas.com/america-latina/zonas-bajas-cronica-las-inundaciones-la-habana-n4113403 Continue reading
Alta funcionaria de Cuba lanza advertencia a Donald Trump Rosa Tania Valdés En entrevista exclusiva con el diario The Guardian, la principal negociadora cubana para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos , le alerta sobre los términos para negociar con Cuba. La agresión “no funciona” con Cuba, dijo al diario The Guardian […] Continue reading
Hospitalizan a ocho personas por brote de Zika en Quivicán
enero 03, 2017

Las autoridades sanitarias detectaron un foco de Aedes Aegypti en una
farmacia de la localidad, luego de que cuatro empleadas del lugar
presentaran síntomas de la enfermedad.
Ocho residentes en Quivicán, provincia de Mayabeque, fueron ingresados
en instalaciones hospitalarias de La Habana luego de que se confirmara
que están infectados con el virus del Zika.

Las alarmas sobre la presencia del agente trasmisor del Zika en Quivicán
se desataron la pasada semana cuando cuatro empleadas de una farmacia de
la localidad presentaron síntomas de la enfermedad y fueron trasladadas
a un hospital capitalino, en el Instituto de Medicina Tropical Pedro
Kouri (IPK).

En el programa Cuba al Día, de Radio Martí, que conducen Tomas Cardoso y
Omar Lopez Montenegro, el activista Jasiel Morales señaló que desde que
se supo de esos cuatro casos las autoridades sanitarias revisaron de
inmediato la farmacia, encontraron el agente trasmisor en el lugar y el
pasado 28 de diciembre procedieron a cerrarla.

Dos días después otras siete personas presentaron "síntomas
sospechosos", y también fueron trasladadas hacia instituciones
hospitalarias, pero tres recibieron el alta por resultar "negativos" al
virus.

Hasta este martes se confirma que hay siete ingresados en el IPK y uno
en el hospital Leonor Pérez, en la capital cubana, apuntó Morales.

La población de Quivicán no ha recibido información de parte de los
medios de prensa, pero las autoridades sanitarias sí están realizando
fumigaciones alrededor de la farmacia donde detectaron el primer foco.

El activista destacó que a todas las mujeres embarazadas les orientaron
ingresar en maternos cercanos al municipio, pero se negaron, y "entonces
les entregaron un mosquitero para protegerse, y les explicaron las
medidas a tomar para evitar enfermarse".
na
Morales asegura que es la primera vez que se dan casos confirmados de
Zika en Quivicán.

En Cuba, a pesar de la publicitada lucha contra enfermedades trasmitidas
por el mosquito Aedes Aegypti, como el Zika, el dengue y la chikungunya,
estas no han podido ser erradicadas.

El 2016 fue un año marcado por la presencia del Zika y requirió de una
campaña gubernamental para contener el avance de la enfermedad, que
burló los controles migratorios de salud cubanos.

Las autoridades estatales aseguran que hicieron esfuerzos por controlar
la situación (incluida la movilización de 9 000 efectivos del ejército
para una "campaña anti vectorial"), pero los casos de la enfermedad
continuaron apareciendo.

Disidentes y reporteros independientes en la isla aseguran que la
higiene pública es ineficiente y es una de las causantes de la
proliferación de criaderos de mosquitos y otros vectores transmisores de
enfermedades.

(Con la contribución de Tomas Cardoso y Omar Lopez Montenegro)

Source: Hospitalizan a ocho personas por brote de Zika en Quivicán -
http://www.martinoticias.com/a/cuba-brote-zika-quivican/136535.html Continue reading