Information – Información
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Calendario
May 2016
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Daily Archives: May 26, 2016

CUBA, ¿PARAÍSO PARA LAS STARTUPS? NO TODAVÍA (A MENOS QUE SEAS AIRBNB) La plataforma tecnológica Airbnb ha tenido un crecimiento de más de 1,400% desde su entrada a la isla gobernada por los Castro, pero ¿esto podría ocurrirle también a otras startups? Jueves, 26 de mayo de 2016 a las 7:12 AM CIUDAD DE MÉXICO […] Continue reading
Los vaivenes del comercio agropecuario en Cuba
José Alberto Álvarez Bravo
26 de mayo de 2016

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – Con una rapidez de vértigo,
iniciativas que durante su concepción y estreno han prometido ser la
solución a las controversias originadas en los conflictos de intereses
entre vendedor y comprador, entre mercancía y precio, entre oferta y
demanda, dan paso a otras variables de signo contrario. La razón de ser
de estos vaivenes son, presumiblemente, la "protección al consumidor",
desvelo perenne de quienes moderan la vida del pueblo cubano.

Un ejemplo ilustrativo es el cambio introducido en el mercado
agropecuario sito en J y 19, en El Vedado. De la forma auto gestionada,
casi privado, acaba de regresar a su anterior status, estatal, con el
mecanismo de precios topados. Supuestamente, el nuevo retroceso a la vía
(mal) controlada por el estado debe significar una sensible disminución
de los precios, pero la realidad se encarga de desmentir esa engañosa
ilusión.

Soy consumidor de col fresca, beneficiosa para los trastornos
digestivos. Cuando el "agrito" de J y 21 era "particular", las coles
tenían un precio fijo: 10.00 CUP. Hoy sábado 21 de mayo de 2016 llego a
este establecimiento y me encuentro con un flamante listado de precios,
donde el costo de la mercancía depende del peso. La libra de col está
tasada en 0.85 CUP.

Todas las coles (o repollos) presentan un aspecto repulsivo, picarazadas
por la plaga. No hay opción, escojo una y se la entrego al empleado; la
pesa, saca una calculadora de mano, la teclea aplicadamente y me espeta
sin sonrojo: ¡once pesos! Pago y me voy complacido, pero verifico el
peso en otro establecimiento: 7 libras.

Siete por ochenta y cinco es igual a 5.95 CUP y me cobraron once. Todo
para "proteger" al consumidor.

Señores del poder, no jodan tanto al pueblo con los incesantes vaivenes
en los mecanismos comerciales, solo útiles para tratar de paliar la
incompetencia de la peor de las plagas, la burocrática. La injerencia
excesiva y obsesiva del estado en las esferas que no debieran ser de su
incumbencia, es quizás una de las causas del desabastecimiento crónico y
el desamparo que padece el consumidor cubano. En otras no sé, nunca he
vivido fuera de Cuba, pero en nuestra sociedad se hace patente la frase
de Plauto: lupus est homo homini, non homo, quom qualit non novit.

cubaexige@gmail.com

Source: PayoLibre.com - Cuba - -
http://payolibre.com/articulos/articulos2.php?id=6393 Continue reading
Dominios de internet, soberanía y libertad REGINA COYULA, La Habana | Mayo 25, 2016 Para los cubanos que semanalmente actualizan el entretenimiento doméstico con el ya famoso, privado y anónimo Paquete, es familiar un subtítulo en brillantes letras amarillo verdosas al comienzo de las películas. Ese infaltable www.gnula.nu, de tanto salir, espoleó mi curiosidad; me […] Continue reading
Tras regulación de precios, la producción agroalimentaria se desploma
Fuera del gobierno, todos habían vaticinado que pasaría
Jueves, mayo 26, 2016 | Alberto Méndez Castelló

LAS TUNAS, Cuba.- La baja producción agroalimentaria pareció no estar
entre los pronósticos de las autoridades gubernamentales cubanas tras la
regulación de precios por parte del Estado de las cosechas, con todo y
ser este el muy repetido vaticinio de la prensa independiente.

Sin embargo, la contracción de los suministros de alimentos del campo a
la ciudad ya es un hecho consumado, aunque ahora se culpa a la sequía.

Según fuentes oficiales del ministerio de la Agricultura, la provincia
Las Tunas produjo 5 300 toneladas de alimentos desde enero hasta abril
de 2016, "un 24 por ciento menos de lo previsto", como resultado de la
"fuerte y persistente sequía que azota a Cuba", informó el pasado
viernes el Semanario 26, órgano oficial del Partido Comunista (PCC) en
esta provincia.

Dijo el semanario del PCC que en los últimos cuatro meses la producción
de viandas, granos, frutas y hortalizas decreció en el territorio en
"igual proporción si se compara con la obtenida en similar etapa del año
anterior", en cambio la producción arrocera decayó en "un 40 por ciento"
pues la falta de agua perjudicó fundamentalmente a la zona de
"Camagüeycito, principal polo dedicado a ese cereal en Las Tunas".

¿No consultará sus archivos el semanario del PCC?

El viernes 7 de agosto de 2015 la publicación tunera abrió página
titulando "Nuevas inversiones para el programa arrocero", reseñando que,
"con el objetivo de garantizar una producción de arroz estable, a pesar
de las condiciones climáticas", de visita en Las Tunas el ministro de la
Agricultura Gustavo Rodríguez Rollero había aprobado importantes
inversiones en el polo arrocero de Camagüeycito, atendiendo a la base
productiva existente allí (lagunas, canales, caminos); con la
posibilidad de "que si no hay precipitaciones existan variantes para
seguir con la producción de arroz", dijo el ministro, porque "en Las
Tunas hay una fuerte sequía, pero en este lugar tenemos la posibilidad
de hacer inversiones y buscar agua para producir arroz".

"Como le quitan pesos del bolsillo los campesinos buscarán echar peso al
saco", había dicho a este corresponsal a condición de anonimato quien
fuera subdirector económico de una empresa agrícola, a raíz de la
regulación de precios, porque "no es lo mismo producir 100 libras de
tomates que de boniatos", aseguró el entrevistado, añadiendo: "Las
fichas de costo no lo dicen todo, y el productor no se va a aventurar
con una cosecha de alto riesgo si no se siente verdaderamente
remunerado, así es como usted verá altas producciones de cultivos que
requieran pocos cuidados y muy escasas cosechas de siembras donde el
productor tiene que emplearse a fondo".

Las opiniones del economista ahora parecen hacerse realidad. Según el
Semanario 26, aunque todos los cultivos se afectaron en el pasado
cuatrimestre, las viandas sufrieron menos pérdidas gracias "a la
oportuna siembra de cultivos de ciclo corto, como el boniato, y el
empleo del riego con pipas (manual) para plantar yucas y otras especies".

A esto dice un campesino: "Si recibimos buen pago por la cosecha, somos
capaces de trasplantar posturas de tomates echándoles un poco de agua en
el tallo con el mismo jarro de tomar café, lo hemos hecho llevando agua
al campo con bueyes."

De la vista verde del general a los precios topados

En su discurso del el 26 de julio de 2007, el general Raúl Castro dijo
haber llegado a Camagüey por carretera. Había sido aquel un año de
lluvias, pues el general se refirió a ellas diciendo que pese a las
caídas por aquellos días, "lo más verde que había visto era el marabú".

Pronto se cumplirán nueve años desde que el "general-presidente", según
lo llama el Historiador de La Habana, hiciera alusión a la
improductividad del campo cubano a través del marabú, la más invasora de
las plantas indeseables de esta isla.

Pero según las cifras, de entonces a acá no ha mejorado de forma
ostensible aquella impenetrable vista verde que en su viaje a Camagüey
se le metió por los ojos al general Castro Ruz.

Por citar otro ejemplo de Las Tunas, puesto que esta provincia de Cuba
hemos tomado como referencia en este reporte: existen aquí 26 940
hectáreas de terreno baldío, el 30 por ciento de toda esta tierra
agropecuaria y forestal plagada del arbusto de espinas agresivas donde
hasta para los gatos monteses es difícil transitar. No resulta extraño
así que el consumidor encuentra en demasiadas ocasiones los estantes de
los mercados agropecuarios vacíos.

De tal suerte, poco importa si llueve o deja de llover en tierra ociosa,
"el marabú no da para comer sino haciéndolo carbón," dice un leñador.
"Importa, y mucho, si cuando llueve demasiado o cuando no llueve
suficiente, a alguien se le ocurre tarifar el trabajo ajeno", asegura
por su parte el economista antes citado.

Cierto. Desde mucho antes de Jesucristo la regulación de precios a manos
de los emperadores sólo condujo a más desabastecimiento. Y en Cuba, más
que las contradicciones de los periódicos del Partido Comunista, son los
anaqueles vacíos de los mercados quienes vienen a confirmarlo.

Source: Tras regulación de precios, la producción agroalimentaria se
desploma | Cubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/tras-regulacion-de-precios-la-produccion-agroalimentaria-se-desploma/ Continue reading
¿Qué va a pasar cuando se acaben los ñames?
Hace diez años, ir a cumplir una misión de trabajo a Venezuela era el
sueño de muchos cubanos
Miércoles, mayo 25, 2016 | Roberto Jesús Quiñones Haces

GUANTÁNAMO, Cuba.- Hace diez años, ir a cumplir una misión de trabajo a
Venezuela era el sueño de muchos cubanos. Según los colaboradores que
accedieron a ofrecernos sus testimonios, valía la pena ir allá a pesar
de la violencia callejera y los malos ratos que se pasan debido a las
arbitrariedades de los jefes y a los chismes de los chivatos.

Pero desde hace un lustro, la situación cambió radicalmente cuando se
dispuso limitar el peso del equipaje de los colaboradores y la cantidad
de artículos que podían importar.

A pesar de estas dificultades los cubanos han continuado saliendo hacia
las misiones creadas por el chavismo. Pero nada cae del cielo, mucho
menos el dinero con el que debe pagarse el trabajo de los colaboradores.
A la caída de los precios del petróleo se unió una interminable crisis
económica, agravada por el gran endeudamiento del país luego de profusos
gastos militares. Todo esto ha sumido al chavismo en el más profundo
rechazo social. La prueba más rotunda fue el resultado de las últimas
elecciones legislativas, ganadas por la oposición con abrumadora mayoría.

Testimonio de un colaborador del deporte

Apenas lleva una semana en Cuba. Me lo encontré en la calle y me invitó
a su casa para conversar con calma. Ya en su domicilio y luego de un
sabroso café accedió a darme su testimonio a condición de que no
revelara su identidad.

Lo que más asombra a Pepe —así llamaré a la fuente— es la desinformación
que hay en Cuba sobre Venezuela. "Aquí el noticiero de televisión y la
prensa hablan de Venezuela de forma tal que a mí me parece que no estuve
allá. Pero la verdad es que los chavistas están cada día más solos. Han
cometido muchísimos errores prometiendo cosas que no han podido cumplir,
por otro lado la corrupción en las filas del gobierno es espantosa y el
desabastecimiento a los mercados alcanza a productos de primera
necesidad, lo cual ha creado mucho disgusto entre la población. Para
colmo quieren desentenderse de las propias leyes que ellos mismos
aprobaron", comenzó diciéndome.

A los colaboradores cubanos les estaban entregando una jaba (bolsa) con
un grupo de alimentos, que es la misma que el gobierno regala a los
venezolanos pobres. Según Pepe, hasta hace muy poco les entregaban dos
pollos congelados o el equivalente en carne de res, 5 libras de arroz,
harina para hacer arepas y azúcar. Pero últimamente el lapso de entrega
de los alimentos mencionados se ha ido dilatando tanto que a veces
transcurren dos o tres meses y los colaboradores no reciben nada. "Lo
último que nos estaban dando en la jaba era un poquito de arroz que
debía dividirse con otro compañero. La situación ha llegado al extremo
de que el gobierno venezolano ha ordenado desenterrar ñames silvestres.
Los venezolanos se preguntan: ¿Cómo va a ser esta vaina cuando se acaben
los ñames?".

Según Pepe, el gobierno cubano está retirando a muchos de los
colaboradores que prestan sus servicios en las áreas del deporte, la
cultura y la educación. "Veremos si nos pagan la última etapa del
servicio", concluyó.

El personal médico y paramédico tampoco escapa

En el hospital provincial Dr. Agostinho Neto, Cubanet tuvo acceso a un
médico que también ofreció su testimonio a cambio de que preserváramos
su identidad. Según nos confesó, hace seis años que cumplió misión en
Venezuela y todavía está esperando por los bienes que adquirió en esa
misión.

"Estoy cansado de dar viajes a La Habana y de hacer reclamaciones. Me
dijeron que me iban a indemnizar, pero cuando vi el monto de la
indemnización y me dijeron que eso tardaba meses, quizás años, me
desilusioné". Según este galeno, la explicación que le ofrecieron fue
que la compañía venezolana encargada de hacer llegar sus bienes a Cuba
quebró.

Otros tres especialistas del mismo hospital refirieron a Cubanet que hay
médicos que después de haber terminado la misión en Venezuela llevan
hasta dos años esperando para que les completen en su tarjeta
electrónica el dinero que les deben.

"Te digo más —dijo uno de los galenos tras obtener mi compromiso de que
no revelaría su nombre— conozco el caso de un colega de La Habana que
cumplió misión conmigo en Venezuela. Ya en el aeropuerto, de regreso a
Cuba al fin de la misión, su esposa, también médico y colaboradora, le
dijo que no regresaba, que seguiría rumbo a Estados Unidos. Mi colega
vino porque sus padres estaban solos y enfermos. Cuando llegó a La
Habana reclamó las pertenencias de su esposa y nunca se las dieron,
incluso, tampoco pudo tener acceso al dinero de su tarjeta a pesar de
que el salario es un bien común del matrimonio. Nadie puede entender que
el gobierno cubano se apropie de esos bienes violando sus propias leyes,
más cuando coge bastante dinero de esas misiones a costa de los
médicos", concluyó.

Los médicos y demás colaboradores cubanos han demostrado tener valor
para enfrentar situaciones difíciles con tal de mejorar su situación
económica. Sin embargo, la misión en Venezuela, apetecible en otros
años, se ha vuelto indeseable por la situación económica que atraviesa
ese país. Ello sin mencionar el vendaval político que se avecina.

Source: ¿Qué va a pasar cuando se acaben los ñames? | Cubanet -
https://www.cubanet.org/venezuela/que-va-a-pasar-cuando-se-acaben-los-names/ Continue reading
'La Casona de 17', un modelo de la gestión privada
Cuando era administrado por una empresa estatal, el negocio no iba bien
Jueves, mayo 26, 2016 | Osmar Laffita Rojas

LA HABANA, Cuba.- A pesar de todas las dificultades que confrontan en su
trabajo las 173 Cooperativas no Agropecuarias que funcionan en La
Habana, su saldo en 2015 se puede calificar de positivo. Una muestra de
ello es "La Casona de 17", ubicada en Calle 17 entre M y N, en el barrio
capitalino del Vedado.

Fundada el 26 de marzo de 2014, se trata de una cooperativa inducida del
Ministerio del Turismo. Anteriormente era un restaurante perteneciente
al grupo Palmares, pero por las pérdidas crecientes que se reportaban
debido a la mala gestión administrativa, la dirección de esa entidad le
propuso a los trabajadores de "La Casona" que pasaran a ser cooperativa.

En estos momentos La Casona de 17, cuya presidenta es Migdelis Azahares
Sablón, tiene 42 socios, de los cuales 14 son mujeres, además de tener 8
trabajadores contratados.

Por su positiva gestión económica, ha sido una fuente generadora de
empleos. Cuando abrió sus puertas, hace dos años, eran solo 12 socios,
pero a medida que se ampliaron sus ofertas gastronómicas la cifra de
asociados creció.

"La Casona de 17" brinda los servicios del "Salón Villa Mansa", un
espacio para actividades especiales que está climatizado, la Parrillada
"Grillmania", que por sus variadas ofertas reporta una gran afluencia de
comensales, el "Balcón de 17", en la planta alta, además de un salón de
conferencias y un centro nocturno.

En el establecimiento se celebran bodas, cumpleaños, y otros tipos de
fiestas. Además brinda servicios a más de 50 empresas estatales y a
representaciones del exterior como la Unión Europea y el Programa de
Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), entre otros.

Su punto de venta ubicado en Línea y F, en el Vedado, en el que por su
privilegiada ubicación hay gran afluencia de clientes y elevadas ventas,
representa una buena fuente de ingresos a la cooperativa.

Varias agencias de viaje, entre las que sobresale Amistur, tienen
contratos con La Casona para traer clientes, pero los resultados no han
sido los que se esperaban. Confrontan dificultades en concretar
contratos debido a que la competencia es bastante fuerte, principalmente
con los restaurantes privados, que con ofertas de altos estándares
logran cada día más clientes.

Los precios, a su vez, son bastante económicos comparado con los precios
de otros lugares de su categoría. Su plato insigne, el arroz con pollo a
la chorrera servido en cazuelas de barro, es a 4,50 dólares. No
obstante, todavía para un cubano promedio que cobra alrededor de 20
dólares al mes es un lujo incosteable el venir aquí a deleitarlo.

Otra actividad que reporta buenos resultados económicos a este lugar es
el servicio de comida a domicilio.

Con los nuevos platos que hoy se ofertan y los servicios que no se
brindaban cuando La Casona era administrada por Palmares, los ingresos
se han incrementado. Anteriormente, la parasitaria burocracia estatal
trababa la gestión: su autorización era precisa hasta para confeccionar
un nuevo plato.

Hoy, los asociados son los que deciden lo que se va a ofertar sin que
haya que consultar a instancias superiores. La cooperativa realiza
estudios de mercado para conocer lo que el cliente quiere y los recursos
de que se dispone.

Cuando la dirección y gestión del restaurante pertenecía al Grupo
Palmares, dependía del presidente del Grupo, del director de la Unidad
Empresarial de Base (UEB) y del director de la sucursal. Era tal el
verticalismo y la centralización reinante, que el administrador del
lugar, para poder ejecutar una pequeña reparación, decidir de qué color
pintar las paredes u ordenar un nuevo plato, tenía que esperar las
órdenes de la cadena de mando.

El consejo administrativo de La Casona está integrado actualmente por un
presidente y la asamblea general de los socios, que es la principal
instancia de la cooperativa y donde se toman las principales decisiones.
En estos momentos, los 42 asociados de la cooperativa son los que
deciden como dirigen y gestionan su cooperativa, sin necesidad de
esperar órdenes y sus ganancias dependen de lo que sean capaces de vender.

Antes, cuando se reportaban pérdidas, el Estado asumía el pago del
salario. Ahora para ganar hay que vender, y para eso se requiere de un
buen servicio.

La Casona de 17 abre sus puertas de ocho de la mañana a doce de la
noche, pero esto no es rígido: si hay clientes, no cierran hasta que los
últimos pidan la cuenta, así sean las dos de la madrugadaa.

origenesmadibas@gmail.com

Source: 'La Casona de 17', un modelo de la gestión privada | Cubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/la-casona-de-17-un-modelo-de-la-gestion-privada/ Continue reading
Allanan por cuarta vez en este año sede nacional de la UNPACU mayo 25, 2016 Martinoticias.com La policía confiscó 3 computadoras, 2 teléfonos celulares inteligentes, varias memorias digitales, un disco duro y material cívico impreso, discos, pasaportes y otros documentos. La sede nacional de la Unión Patriótica de Cuba, en el municipio habanero de Playa, […] Continue reading
Oscar Elías Biscet llega a Miami para hablar de derechos humanos en Cuba mayo 25, 2016 Martinoticias.com Sobre el restablecimiento de relaciones entre Cuba y EEUU, Biscet opinó que no se debería dar tanta credibilidad a “una dictadura totalitaria”, y que “hasta ahora no hemos visto que haya prosperidad en el pueblo”. “Vengo aquí a […] Continue reading
Esperemos sentados la recuperación del Mercado Único
PABLO PASCUAL MÉNDEZ PIÑA | La Habana | 26 Mayo 2016 - 11:44 am.

"Mala lengua conocida/ hablando mal de Machado/ que te ha puesto allí un
mercado/ que te llena la barriga/ La mujer de Antonio/ camina así",
cantaba el trío Matamoros la popular guaracha por el año 1928. Pero si
el Mercado de Cuatro Caminos fue la referencia para la letra de la
canción, cometieron un error, pues el emblemático edificio abrió sus
puertas en 1920, siendo presidente de la República Mario García Menocal.
Y a principios del 2014, sin mediar explicaciones oficiales, fue clausurado.

Sin embargo, en los últimos 15 días, su perímetro fue tapiado con
planchas de acero galvanizado y fijaron vallas informativas que rezan,
bajo un bosquejo del edificio en perspectiva: "Obras del Mercado de
Cuatro Caminos; Licencia: 2304-100-1609-1-2013; Proyectista e
inversionista: CIMEX; Contratista: ECUSE; Fecha de terminación:
diciembre/2019". Entre otros detalles deducimos, según el código, que
el proyecto data del 2013, un año antes del cierre. Y se omite la
tradicional participación de la Oficina del Historiador de la Ciudad.

De esta manera el consorcio militar GAESA hizo público el inicio de las
labores recuperativas del popular mercado demarcado por las calles
Monte, Matadero, Arroyo y Cristina, en el municipio capitalino del
Cerro, cuya edificación está dotada de dos niveles; un sótano y una
superficie de 11.000 metros cuadrados.

Sin necesidad de entrar al recinto puede valorarse el calamitoso estado
de la techumbre de cubierta ligera a cuatro aguas, a la que le falta una
cantidad importante de tejas acanaladas de asbestocemento, que descansan
sobre una armazón de perfiles de acero unidos por remaches que permanece
herrumbrosa a causa de la falta de pintura y exposición a la intemperie.

Pese a su antigüedad —96 años de construido—, el descuido, la falta de
mantenimiento y la agresividad de las emanaciones de los vehículos
automotores, los exteriores del edificio no se ven tan deteriorados.

Mostrando un estilo eclético propio del primer tercio del siglo XX, sus
cuatro fachadas exteriores están equipadas con un sinnúmero de pilares,
vanos, arcos, cornisas y ménsulas, entre otros elementos
arquitectónicos, que a ojos vistas, no muestran un menoscabo preocupante
para su restauración.

El entrepiso es de hormigón armado y está soportado por una batería de
columnas cuadradas con capiteles expansionados, que tiene algunas fallas
estructurales no catalogadas de graves por los especialistas
consultados, al igual que los portales públicos. Desafortunadamente, el
estado del sótano no pudo ser evaluado por no permitirse el acceso al área.

Según el bosquejo plasmado en la valla informativa, se muestra el empleo
de lucernarios o tragaluces, solución plausible, puesto que con este
recurso puede ahorrarse, en horarios diurnos, hasta un 25% de los gastos
de energía por concepto de iluminación. Este sistema fue muy empleado
por la arquitectura industrial de la época.

Lo preocupante de la información encontrable en la valla es que la
restauración tardará tres años, un tiempo extremadamente inflado acorde
al criterio de los especialistas. Y, según fuentes de la entidad
contratista del proyecto (la ECUSE es empresa adscrita a la corporación
CIMEX, destinada a la reparación y mantenimiento de equipos automotores
y construcción de inmuebles), resulta alarmante la carestía de mano de
obra calificada para acometer las labores, a causa de los bajos
incentivos. Por consiguiente, no se descarta que la fecha de
terminación sufra un retraso más allá de lo planificado, como suele ser
recurrente.

En la memoria de viejos habaneros

El nombre original del inmueble fue Mercado General de Abasto y Consumo,
su construcción costó 1,2 millones de pesos de la época y su primera
administración fue concedida por el Ayuntamiento de La Habana al
político y empresario cubano Alfredo Hornedo, en tiempos que la capital
albergaba 400.000 habitantes aproximadamente.

En un artículo titulado "El Mercado Único", publicado en el diario
Juventud Rebelde, Ciro Bianchi afirmó que la concesión otorgada a
Hornedo prohibía la apertura de otro mercado similar en un radio de 2,5
kilómetros a la redonda y de 700 metros para los expendios más humildes
de viandas y frutas, de ahí su categoría de "Único".

En la planta baja del mercado se comercializaban los productos
agrícolas, y en la planta alta los cárnicos y víveres de todo tipo. En
el sótano estaban las neveras. Asimismo en la tarde noche llegaba la
mercancía en camiones que luego eran descargados en el patio central,
desde donde se distribuían a los puestos de venta (casillas). Allí se
vendía generalmente en horarios de la madrugada. Después de las 9:00 am
los productos eran rebajados de precio y vendidos a los carretilleros
para evitar guardarlos en las neveras del sótano. A las 11:00 am el
mercado cerraba para la limpieza.

Felipe, un jubilado de 78 años que trabajó como carretillero en los años
50, cuenta que las carretillas se alquilaban por un costo diario de 40
centavos en un almacén de la calle Vives, a pocas cuadras de allí.
Muchos de los productos los "conveniaban a dedo", o sea, a pagar después
de ser vendidos. "En aquellos tiempos la honestidad era un gran
negocio", recuerda.

Los pescados y mariscos eran traídos directamente por los pescadores.
Llegaban frescos y embalados en cajas de zinc con hielo. Langostas,
camarones, pargos, rabirrubias, sierra, serrucho, chernas y otras
especies sobresalían entre las ofertas. También había una casilla
llamada El Escorial, donde los animales vivos en venta permanecían
enjaulados en una estantería.

La mayoría de los expendedores eran emigrantes peninsulares y chinos.
Los primeros en su mayoría ocupaban las casillas destinadas a los
cárnicos, y los segundos las destinadas a frutas y verduras. Más tarde
los judíos (polacos) comenzaron a ocupar algunos expendios.

Algunas empresas comerciales tenían representación en el Mercado Único:
Compañía de Armadores de Barcos, la estadounidense Chomer Fruit Company
y otras. El mercado albergaba una fonda, varios cafés y bares que
permanecían abiertos las 24 horas.

Antonio, un extabaquero de 82 años, aún se ríe de la maldad que le hizo
a un chino en el Mercado Único. Cuenta que metió una cucaracha muerta en
una caja de fósforos, después se llegó a la fonda y tras darse un
atracón de arroz frito, a hurtadillas mezcló las sobras con el insecto.
Con discreción y cara de indignado fue a donde el chino y le dijo:
"Chino, mira esto", a lo que el asiático respondió: "Tú no pagá, tú no
pagá, tú cállate la boca".

José Candelario, un jubilado de 84 años, era antes de 1959 uno de los
tantos noctámbulos que a la salida de los bares, cabarets u otros
centros nocturnos, recalaban en el Mercado de Cuatro Caminos. "Aquellos
sopones quitaban la borrachera de un tirón", recuerda. "Tampoco podía
comerme un plato completo de arroz frito, por la exagerada cantidad que
te servían…. Ah, y el precio de ambos platos era de 25 quilos. Aquellos
tiempos fueron una maravilla, hasta la llegada del señor Barbatruco
(Fidel Castro), que trajo consigo el hambre y la miseria".

Source: Esperemos sentados la recuperación del Mercado Único | Diario de
Cuba - http://www.diariodecuba.com/cuba/1464255887_22587.html Continue reading
Óscar Elías Biscet: El gobierno cubano ya no puede derrocar a la oposición El ex prisionero político llegó hoy a Miami Miércoles, mayo 25, 2016 | Agencias MIAMI, Estados Unidos.- El opositor cubano Óscar Elías Biscet aseguró hoy a su llegada al aeropuerto de Miami (EE.UU.), procedente de España, que la oposición en la Isla […] Continue reading
Almagro propone un fondo directo de países de la OEA para superar la crisis de la CIDH AGENCIAS | Washington | 26 Mayo 2016 – 12:19 am. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, propuso el miércoles crear un fondo directo de aportaciones de los 34 países del ente para […] Continue reading
Científicos reportan en Varadero la presencia de un murciélago rojo de
cola peluda, especie 'solitaria' y 'rara'
AGENCIAS | Varadero | 25 Mayo 2016 - 10:34 pm.

Especialistas del proyecto Cubabat, para la conservación de los
quirópteros, constataron este miércoles la presencia en Varadero del
llamado murciélago rojo (Lasiurus pfeifferi), especie no reportada en
Matanzas desde la década del 70 del siglo XX, informa la agencia estatal
ACN.

Joel Monzón, coordinador principal de Cubabat, explicó que al espécimen
identificado lo atraparon en las proximidades de la cueva Vizcaínos,
mientras realizaba sus actividades de alimentación, y tras registrar sus
medidas corporales y anillarlo, fue devuelto al medio natural.

En Matanzas, el profesor Gilberto Silva Taboada reportó la presencia de
Lasiurus pfeifferi hace más de cuatro décadas, por cuanto el reciente
hallazgo elimina las dudas que tenía Cubabat sobre la existencia actual
de la especie en el territorio, añadió Monzón.

Tras la identificación, corresponde ahora al Centro de Servicios
Ambientales de Matanzas identificar los fragmentos de bosque en los que
habita la especie, para organizar acciones de conservación en esas
zonas, añadió Monzón.

Según la literatura especializada, el murciélago rojo de cola peluda es
endémico de Cuba, es una especie solitaria considerada como rara, y
durante los últimos 10 años se han capturado varios individuos en
diferentes localidades del país, incluyendo cayos del norte como Romano,
Sabinal y Las Brujas.

Con el nuevo reporte, suman siete las especies de mamíferos alados
presentes en el polo turístico de Varadero: frutero (Artibeus
jamaicensis), orejudo (Macrotus waterhousei), lengüilargo (Monophyllus
redmani), pardo (Eptesicus fuscus), gritón (Brachyphylla nana), pescador
(Noctilio leporinus) y rojo (Lasiurus pfeifferi).

La reciente expedición de Cubabat, proyecto del Programa para la
Conservación de los Murciélagos de Cuba (PCMCu), forma parte de un
taller práctico que apoya las labores científicas del Centro de
Servicios Ambientales, enfocado en actualizar su base de datos.

Source: Científicos reportan en Varadero la presencia de un murciélago
rojo de cola peluda, especie 'solitaria' y 'rara' | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1464208455_22635.html Continue reading