Information – Información
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Calendario

Daily Archives: January 21, 2016

Opositores excarcelados relatan tormentos de la cárcel en Cuba
Hugo Damián Prieto y Wilberto Parada, detenidos durante tres meses por
protestar frente a la Fiscalía Nacional, fueron liberados la tarde del
miércoles 20 de enero.
Martinoticias.com
enero 21, 2016

Los opositores pacíficos Hugo Damián Prieto Blanco y Wilberto Parada
Milán, detenidos desde hace tres meses por las autoridades cubanas y
Carlos Manuel Figueroa Álvarez –apresado desde mucho antes- fueron
liberados en la tarde del miércoles 20 de enero.

Prieto Blanco, coordinador nacional del Frente de Acción Cívica "Orlando
Zapata Tamayo" fue detenido el 22 de octubre por participar en una
protesta frente a la Fiscalía Nacional por la liberación de los
activistas detenidos durante la visita del Papa Francisco a Cuba.

Desde entonces permanecía entre rejas, en un periplo de tres meses que
lo llevó desde una unidad policial a la prisión Valle Grande.

El activista dijo que fue liberado sin cargos judiciales, del delito de
desorden público por el que lo acusaban. "Me dieron la libertad
inmediata, porque yo no acepto una libertad si no es completa", indicó
en entrevista ofrecida al colega Adriel Reyes, de Martí Noticias.

Sobre las difíciles condiciones carcelarias, Prieto dijo que la mala
manipulación de los alimentos y el hecho de que los militares empujan a
los reos comunes a provocar a los presos políticos son dos factores de
gran peso a la hora de valorar su estancia en la cárcel.

"Yo tengo una enfermedad que es pancreatitis crónica y así mismo tuve
que hacer una huelga de hambre de seis días. Porque yo no como en
bandeja de aluminio, entonces me autorizaron a comer en un pote
plástico, no en las bandejas mosqueadas. Otra cosa que exigía era no
pararme en firme en las inspecciones, los militares entran ahí y mandan
a los 'disciplina' a que choquen con los presos para que nos paremos en
firme y mis principios no me los doblega nadie", indicó el opositor.

El opositor Hugo Damián Prieto ha sido víctima de varios actos de
repudio, detenciones violentas y arrestos prolongados por expresar su
opinión libremente. Entre los principales victimarios de su causa citó
al "Teniente coronel Camilo, el jefe de Enfrentamiento de La Habana me
ha encapuchado bajo un puente, me ha rastrillado la pistola en la
cabeza…", añadió.

Otro de los liberados es Wilberto Parada Milán, que al momento de su
detención en el caso de la protesta frente a La Fiscalía Nacional,
coordinaba una célula de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en la
capital cubana.

Parada Milán recorrió el camino de tres centros de penitencia: la Cuarta
unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), el Vivac –donde
estuvo 33 días- y la prisión Combinado del Este, en La Habana. Su causa
fue la misma que Prieto Blanco y estaba acusado de desorden público.

Sobre su estancia en el Vivac, dijo que fue testigo de actos inhumanos
de la policía con los detenidos: "Los esposaron en las camas, los
tuvieron de un día para otro y se sentían los gritos. Quiero que el
mundo sepa que en Cuba aún se está torturando a las personas", señaló
Parada.

Este activista de UNPACU recalcó que quiere seguir denunciando las
condiciones infrahumanas en que viven los presos en la isla. En el
Combinado, como le llaman a la prisión habanera, Milán asegura que aún
los procesados hacen sus necesidades fisiológicas en un "baño turco" y
ponen los alimentos que les llevan sus familiares en el piso.

"Hoy en el 2016 todavía se les está dando comida con gusanos a los
reos; allí, se les está dando agua por sopa, porque no no tiene fideos,
no tiene sal, no tiene nada; un picadillo podrido, un pescado que se
llama Tenca, pero es solo espina, no tiene masa", aseguró.

Parada indicó que conoció a reos que están detenidos por delitos que aún
no se les han comprobado. Y citó casos de ciudadanos que sirvieron toda
su vida al régimen y dentro de la prisión "se han dado cuenta y se le
han abierto los ojos, porque me dijeron que nunca se imaginaron
aquello", en referencia a lo que pasa dentro de las cárceles.

Otro de los relatos de terror que Parada dice haber presenciado fue el
de dos reos que intentaron suicidarse por ahorcamiento.

"Para que no lo volvieran a hacer los llevaban al médico, pero después
que salían los cogía un cuerpo represivo y los llevaban a una celda de
castigo los amarraban en una cama de hierro con las esposas en cada mano
con las piernas abiertas. Había un muchacho que gritaba que decía que se
le estaba poniendo el pie negro, gritando toda la noche; y eso para
ellos (los carceleros) era (motivo de) una burla. Allí está un teniente
coronel que no hace nada, ni dice nada", aseveró.

Parada Milán es uno de los 53 presos liberados en enero de 2015, a raíz
del anuncio de negociaciones entre el gobierno de Barack Obama y el
régimen de Raúl Castro. Al ser puesto en libertad esta semana, permanece
aún bajo "licencia extrapenal', una condición que lo mantiene al filo de
la legalidad y expuesto a devolverlo a prisión cuando lo requieran las
autoridades.

El opositor parada Milán agradeció finalmente a los cubanos dentro de la
isla y en el exilio por la preocupación que mostraron ante su causa
mientras permanecieron encarcelados él y los demás.

"Yo les mando un fuerte abrazo al equipo completo de Radio Martí, que sé
que estuvieron preocupados en cada momento y siguen preocupados por
todos los presos políticos", concluyó.

Carlos Manuel Figueroa Álvarez fue detenido el 30 de septiembre de 2015,
después de saltar la cerca de la sede diplomática de Estados Unidos en
La Habana. El día antes le había sido negado el refugio político.

Source: Opositores excarcelados relatan tormentos de la cárcel en Cuba -
http://www.martinoticias.com/content/opositores-excarcekados-testimonian-el-horror-de-la-carcel-en-cuba/113652.html Continue reading
Hospital villaclareño estrena equipos para el tratamiento del cáncer
JOSÉ LUIS LEÓN PÉREZ | La Habana | 21 Ene 2016 - 5:05 pm.

Los servicios especializados de oncología en el Hospital Universitario
Celestino Hernández Robau, de Santa Clara, incorporan a partir de 2016
"modernos equipos para el tratamiento del cáncer", informó Ana de la
Torre, especialista de esa institución médica.

Señaló que en algunos casos se podrá brindar atención a pacientes "desde
la región central hasta Guantánamo".

El director del oncológico villaclareño, Diosvany Hernández Plasencia,
declaró a la prensa local que los equipos adquiridos "se utilizan en
(hospitales de) el primer mundo con especificidades y efectividad muy
altas".

Afirmó que este mes debe comenzar a funcionar un equipo de
braquiterapia, para aplicar radiaciones con fuente de cobalto en tumores
cancerígenos. Inicialmente se utilizará en el carcinoma de cuello
uterino y en el de vagina, entre otros asociados a patologías
ginecológicas de gran incidencia.

Hernández Plasencia puntualizó además que el hospital contará con una
cámara gamma de doble cabezal que permitirá captar la imagen de
distintas partes del cuerpo. Asimismo, está prevista la instalación,
este año, de una campana radioquímica para medicina nuclear, de una
tomografía axial computarizada (TAC) de 16 cortes para la planificación
de la radioterapia y un equipo de radioterapia de energía superficial
para tratar padecimientos malignos en la piel.

El Therabalt, uno de los equipos para el tratamiento de tumores
cancerígeno recibido en el Celestino Hernández, está valorado en unos
750.000 dólares. Su tecnología permite atender "de 90 a 100 pacientes
diarios", según los responsables del hospital.

Trabajadores de la institución asistencial que pidieron el anonimato
explicaron que también se ha incorporado "equipamiento de alta fidelidad
para el laboratorio clínico".

"Las nuevas tecnologías han costado más de dos millones de dólares",
dijeron.

Al concluir 2015, existían pacientes enfermos de cáncer en esta área
geográfica que esperaban desde hacía meses para recibir radioterapia.

"Espero que con las nuevas tecnologías mejoren los servicios y no
tengamos que hacer colas desde la madrugada para sacar un turno, y que
se pongan al día con los atrasos", dijo Milagros Fleites, paciente
diagnosticada con cáncer de mama, vecina del Reparto Escambray.

El cáncer es la principal causa de muerte entre los cubanos.

Source: Hospital villaclareño estrena equipos para el tratamiento del
cáncer | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1453392305_19647.html Continue reading
Damas de Blanco dan a conocer informe sobre represión en domingo 37mo de Marcha Ciudadana enero 20, 2016 11:13 am· La Habana, Cuba, Redacción, (PD) El Movimiento Damas de Blanco que marcha por 5ta Avenida dio a conocer en esta capital, fechado en 17 de enero de 2016 y firmado por Berta Soler Fernández, representante, […] Continue reading
Cuba intenta controlar los precios para frenar la inflación sobre los
alimentos
EUROPA PRESS / REUTERS 21/01/2016 - 10:04

Los precios subieron por la limitada producción, el mal tiempo y la demanda
El Gobierno compra, distribuye y vende más alimentos a precios fijos

Cuba está revisando algunas reformas agrícolas clave y experimentando
con controles de precios para hacer frente a la demanda para que frene
una creciente alza del valor de los alimentos.

Los precios han subido por una limitada producción, el mal tiempo y una
mayor demanda, impulsada en parte por reformas de mercado del presidente
cubano, Raúl Castro.

Las medidas, que el Gobierno considera una actualización del modelo
económico socialista, han provocado el aumento de la cantidad cubanos
ricos, pero la mayoría de los trabajadores ven cómo los precios suben
más rápido que los salarios estatales.

El gobierno compra y distribuye alimentos
Conscientes de la opinión pública y con intenciones de detener las
desigualdades, el Gobierno ahora compra, distribuye y vende más
alimentos a precios fijos.

En este contexto, se ordenó a camiones privados descargar productos en
los mercados mayoristas en lugar de en los puntos de venta.

En Ciego de Ávila, una provincia del centro del país, el Estado va a
reanudar "la vieja estrategia" de comprar y transportar todos los
cultivos una vez que reciba más vehículos del Gobierno central para
hacer el trabajo, según ha informado el semanario local Invasor, del
Partido Comunista.

Básicos a precios fijos
Justo al oeste de La Habana, en la provincia de Artemisa, el Estado
abrió este mes establecimientos que venden alimentos básicos a precios
fijos, revirtiendo una tendencia a salir del negocio minorista de alimentos.

Un plan similar fue anunciado esta semana en la capital, que creará al
menos uno de esos mercados en cada uno de los 105 distritos, tal y como
detalla el periódico local 'Tribuna de La Habana'.

"El Gobierno tenía que hacer algo, por lo que apoyo esto, incluso si hay
menos variedad", dice Graciela Costa, una ama de casa, mientras espera
en una fila para hacer su compra. "Esperamos que puedan obligar a los
especuladores a bajar sus precios", añade.

Alrededor del 70% de los trabajadores cubanos son empleados del Estado
con un salario promedio de 25 dólares al mes, pero algunos cubanos
reciben remesas o trabajan en el turismo que genera ganancias mejores.

Source: Cuba intenta controlar los precios para frenar la inflación
sobre los alimentos - elEconomista.es -
http://www.eleconomista.es/economia/noticias/7293451/01/16/Cuba-intenta-controlar-los-precios-para-frenar-la-inflacion-sobre-los-alimentos.html# Continue reading
Violaciones a libertad de religión en Cuba se multiplicaron por 10 en 2015 La organización Christian Solidarity documentó la ilegalización de unas 2.000 iglesias de la denominación pentecostal Asambleas de Dios, así como un centenar de templos demolidos. Martinoticias.com enero 20, 2016 Un nuevo informe de la organización Christian Solidarity Worldwide (CSW) revela que las […] Continue reading
Recordar a los muertos de Mazorra
La historia me la cuenta una enfermera jubilada
miércoles, enero 20, 2016 | Frank Correa

LA HABANA, Cuba.- La historia me la cuenta una enfermera jubilada que
pide no se revele su identidad, por la cercanía familiar con el suceso y
porque no quiere meterse en problemas. "El tema de los muertos en
Mazorra es escabroso", dice, "y se convirtió en tabú entre el personal
de Salud Pública. Conozco a más de un trabajador del sector que fue
amonestado por emitir información y juicio sobre la tragedia".

Su conversación sobre el Hospital Psiquiátrico de La Habana –Mazorra,
como se le conoce popularmente– viene de compartir otro testimonio:
"Ella dejaba al viejo solo, amarrado dentro del cuarto y se iba a
'jinetear' (prostituirse). El viejo se orinaba y defecaba encima y
gritaba sin parar. Lo descubrieron dos trabajadores sociales cuando
pasaron por su casa para el inventario y control de los
electrodomésticos. Ella les dijo que los gritos en el cuarto eran de su
padre que tenía un dolor, pero los muchachos insistieron en entrar y
hallaron al viejo amarrado y defecado. La sancionaron a dos años de
privación de libertad; al viejo lo enviaron para el Hospital
Psiquiátrico de Mazorra, donde le fue peor, porque allí murió de frío y
de hambre".

La enfermera, que vive cerca de mi casa, estuvo cumpliendo misión
internacionalista por dos años en África y acaba de regresar y jubilarse
por el cumplimiento de sus años de servicio. Me dice que desde su
llegada hace unos días ha chocado con una situación extraña en la calle,
donde se nota una gran escasez de alimentos, no precisamente por falta
de existencia agrícola, sino porque no se ponen de acuerdo el Estado y
los agricultores, en relación con los precios. Ha caminado todo el
pueblo buscando viandas para hacer una sopa y no la encuentra. Dice que
le han dado deseos de largarse de misión para cualquier parte, "hasta
para Uganda".

Por estos días en que el fenómeno de El Niño ha afectado con continuas y
fuertes lluvias a la capital cubana, la enfermera se pregunta cómo
estarán los viejitos de Mazorra y le pide Dios que ojala no vuelva aquel
frío, porque tal vez se mueran unos cuantos más.

"Cuando murieron los 27 enfermos de Mazorra, en enero de 2010, nos
enteramos del fallecimiento del viejito a la semana del suceso. Su hija
ya estaba en libertad y se lo dijo alguien en la calle, de casualidad;
pero ni la prisión la había reformado, solo le interesó la muerte para
reclamar la propiedad de la casa, ahora en disputa con otro familiar.
Pero a los vecinos del viejito si nos dolió mucho su fin, porque el
hombre había sido muy bueno toda la vida, muy trabajador y buen vecino.
La vida lo golpeó duro y se volvió loco como tantos en Cuba. La hija lo
amarraba y se iba a jinetear pero luego le fue peor, al caer en manos de
enfermeros y médicos indolentes y sin escrúpulos que terminaron de
matarlo. Sancionaron a algunos, sí, pero allí la complicidad era mayor.
Me pregunto cómo estarán los viejitos de Mazorra ahora con estas aguas,
porque mírame a mí, que estoy en la calle y que regresé de una misión
con dinerito ahorrado, no encuentro una malanga para hacerme una sopa.
¿Dime tú si no es para volverse loco?"

Source: Recordar a los muertos de Mazorra | Cubanet -
https://www.cubanet.org/mas-noticias/recordar-a-los-muertos-de-mazorra/ Continue reading
Cuba, la isla que no come pescado
"Del mar, solo nos toca el miedo de emigrar en una lancha", dice un pescador
jueves, enero 21, 2016 | Roberto Rodríguez Cardona

GRANMA, Cuba.- La desaparición del pescado de los mercados cubanos es un
tema más espinoso que el pescado mismo. La población lamenta su ausencia
sugiriendo causas; la versión más rotunda la cuentan los mismos
pescadores, que día a día surcan el mar, tratando de pescar sin artes y
arriesgando su vida en viejas embarcaciones.

La pesca es una de las actividades económicas más tempranas de muchos
pueblos del mundo y el pescado una fuente básica de alimentación. En la
actualidad cubana, dejó de satisfacer las necesidades alimenticias de la
población y pasó a generar divisas por concepto de exportación.

"En Cuba no se ha dejado de pescar, lo único que cambió fue el destino
del pescado, ahora es para los 'yumas' porque pagan en 'fulas'. Nosotros
comemos pescado de agua dulce, machuelo y 'subproductos' (…) Del mar,
solo nos toca el miedo de emigrar en una lancha", explica el joven
manzanillero Sydney Jorge Fiol López.

En la actualidad, la técnica de pesca más productiva en Cuba es el
Sistema Combinado, que permite amplitud de formas de pesca con escasos
recursos. Los barcos de la flota pesquera oriental son de tamaño mediano
y pequeño, con una sola cubierta y poca solidez y fuerza. Por esas
características se alejan poco de la plataforma costera.

El estado de las embarcaciones que llevan los pescadores a los bancos
de pesca de alta mar, puede calificarse de regular a malo. Sufren
roturas frecuentes porque casi todos sobrepasan el tiempo recomendado de
explotación y casi ninguno cuenta con botes salvavidas o de maniobras.

Paradójicamente, en el astillero de Manzanillo en esta misma provincia,
fabrican barcos de fiberglass, pero estos también son destinados a la
exportación y raramente se le asignan a la flota local.

"Por más que nos esforzamos en mejorar el aparejo, cada vez es peor,
porque las pocas artes de pesca que tenemos son viejas, tienen roturas y
hay que repararlas casi a diario, así no se puede coger el peje. Aquí
no hay sobre explotación, por el atraso y el olvido que tiene la
empresa, que no se preocupa por sustituir esos barcos viejísimos, ni
garantiza las artes de pesca", dijo un marinero que solicitó no ser
identificado, temiendo perder su empleo.

Otro pescador que le acompañaba informó que "la producción por lo
general ya está conveniada y vendida a otros países o al turismo,
incluso antes de la captura, aun así a veces tenemos que salir sin hielo
para conservar el pescado y estamos obligados a volver al muelle el
mismo día, para descargar y no perder la producción".

La forma de pago por captura entregada beneficia los pescadores en
activo. Un porcentaje del salario se les paga en CUC, aunque
primeramente se le descuenta en esta misma moneda todos los gastos
generados durante el mes, incluyendo el combustible, víveres y agua
potable; el resto se distribuye según el rango de cada marinero.

En cambio, los imposibilitados de salir por rotura de la embarcación,
falta de hielo o combustible, quedan sin respaldo salarial, hasta tanto
se incorporen a la faena pesquera. En ocasiones pasan varios meses sin
cobrar, mientras duran las reparaciones.

Una señora de la comunidad costera de Cabo Cruz refiere al respecto: "El
año pasado, al barco de mi vecino se le rompió el casco en alta mar y
por poco se hunden, válgale que otro barco andaba cerca y les remolcó a
tiempo, el barco estuvo de reparación en el varadero de Niquero un año
entero (…) En todo ese tiempo mi vecino no cobró ni un quilo (centavo),
ni siquiera lo reubicaron para que se pudiera ganar algún dinero para
sobrevivir mientras tanto".

La pesquería por particulares también ha mermado, las innumerables
restricciones se han convertido en un obstáculo infranqueable para la
nueva generación de jóvenes pescadores; permisos, propiedades,
licencias, regulaciones, carencias y un sinnúmero de limitaciones para
obtener pequeñas embarcaciones y su posterior legalización.

El objetivo de la pesca industrial es lograr un gran número de capturas.
Para ello, se necesita capital para equipar los barcos e investigar
nuevos sistemas de pesca, tecnología avanzada para aumentar el volumen
de capturas e infraestructura portuaria donde desembarcar y distribuir
las capturas. La rudimentaria flota pesquera cubana carece de todas.

"Las esperanzas de ver servido un plato con el apetitoso y nutritivo
alimento se desvanecieron", comenta Luis Elio de la Paz, otro
manzanillero entrevistado, que mira el mar con tristeza mientras dice:
"Ninguna receta culinaria puede ingeniárselas para revertir la
conversión estatal del pollo por pescado, que raquíticamente distribuyen
por la canasta básica. De las pescaderías solo quedan los recuerdos y el
nombre (…) El pescado que comemos los manzanilleros, tenemos que
comprarlo en el mercado negro y una libra vale más que un día de
salario". Sobre el pescado que captura la flota, sentencia: "ojos que te
vieron ir, jamás te verán volver".

Source: Cuba, la isla que no come pescado | Cubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/cuba-la-isla-que-no-come-pescado/ Continue reading
Crisis de salud: el vía crucis de un enfermo
Así es la salud dentro de la tan cacareada "potencia médica"
jueves, enero 21, 2016 | Osniel Carmona Breijo

LA HABANA, Cuba.- Con bombo y platillo la plataforma informativa oficial
dio a conocer que el Hospital Julio Trigo de esta ciudad recibe una
reparación capital, en cuya primera fase se rehabilitaron las
instalaciones del ala este. No obstante, la inestabilidad en la atención
médica, la falta de instrumental y de accesorios en las salas, entre
otros defectos del servicio, continúan generando insatisfacciones en
pacientes y familiares, según el testimonio de estos.

Más de una década de deficiencias administrativas donde afloraron
problemas de higiene y alimentación, de robos, unidos a la ausencia de
especialistas en medicina o enfermería y de equipos para realizar
importantes pruebas, así como un estado constructivo con áreas de la
edificación que debieron clausurarse por riesgo de derrumbe, hicieron
ganar al hospital tal impopularidad que muchos lo llaman por el mote de
"sala ocho". En la charada, el número ocho significa "muerto".

El instituto recibe a miles de pacientes que llegan de la provincia
Mayabeque, fundamentalmente de los municipios Bejucal, San José de la
Lajas, Quivicán y Batabanó, según comunicó un enfermero del Cuerpo de
Guardia.

Desde 2014, Maritza Jerez Enríquez interna regularmente a su padre, de
69 años, para atender un tumor en el páncreas y otras complicaciones en
el sistema hepático, en el hospital Julio Trigo. El último de estos
ingresos transcurre desde diciembre pasado.

A modo de comparación, Jerez resalta que "ahora hay agua el día entero,
la higiene es bastante buena, las salas tienen televisión, ventiladores,
pero al final la deuda con la atención, con el servicio (médico), sigue
sin saldarse".

Destaca que repetidamente faltan las torundas, gasas, tijeras
esterilizadas, bisturís, bolsas para recoger los líquidos biliares,
termómetros, medicamentos como la dipirona en tableta y reactivos para
los análisis en los laboratorios. "A cada rato tienen que inventar para
terminar de curar la herida de la operación que hicieron a mi papá. Los
otros días una doctora, molesta, reclamaba al enfermero que cómo no iba
a tener gasas en la sala. Sugirió que eso pasaba porque las vendían",
espetó.

Por su parte, el hijo de Leticia Curbelo se recupera tras ser
intervenido quirúrgicamente, como consecuencia de cinco puñaladas que le
propinaron en una riña callejera.

Comenta Curbelo que los doctores se marchan de la sala temprano en la
tarde. Después los acompañantes tienen que "torearlos (buscarlos) por
todo el hospital", al igual que a los enfermeros, para que acudan al
cubículo a asistir los pacientes.

"Para casi todo te indican lo que hay que hacer y muchas veces ante la
tardanza y la indiferencia, somos los familiares quienes terminamos
curando a nuestros enfermos. A veces, hasta que no terminan de
conversar, de hacer cuentos, no pasan", comentó.

En otra arista, amplía que no se cumple con todas las cuotas de
alimentación establecidas, así como con las dietas asignadas por los
especialistas que, si los familiares de los enfermos no la reclaman, se
entrega sin la debida ración de proteína.

"En ocasiones no dan merienda, que se sabe está asignada. Otra cosa
inexplicable es que los acompañantes no recibimos alimentación de ningún
tipo. Algunos vivimos lejos y pasamos varios días aquí", expresó Curbelo.

Odisea por una ambulancia

Especialistas de Cirugía del Julio Trigo enviaron a Luis Eduardo Jerez
Núñez, padre de Maritza Jerez Enríquez, hacia el Hospital CIMEQ, uno de
los dos únicos centros del país donde se práctica la prueba y operación
de CPRE. El traslado del paciente corría a cargo del Servicio Intensivo
de Urgencias Médicas (SIUM).

Operado, cerca del mediodía, Luis Eduardo se había recuperado de la
anestesia general y aguardaba por el retorno al Julio Trigo. La doctora
que efectuó la cirugía informó a la hija que la condición de salud era
irreversible, y que solo restaba esperar, en breve tiempo, que sucediera
lo peor.

Sin embargo, la ambulancia del SIUM jamás apareció. Alrededor de las
tres de la tarde, presa de la desesperación, la hija comienza a llamar
al Julio Trigo para que enviaran el transporte. En el CIMEQ libraron
compromisos argumentando que la responsabilidad del regreso recae en la
institución médica de origen.

"Del Julio Trigo decían que lo único que podían era reportar el caso al
SIUM, quien de ahí en adelante asumía la transportación", relata Jerez.
"En el CIMEQ, el jefe del Cuerpo de Guardia, un Teniente Coronel que
todos llamaban 'nene', nos trató como perros; dijo que ellos no podían
darnos una de sus ambulancias porque eran para sus casos. Y eso que es
el mejor hospital de Cuba".

El CIMEQ es una institución médica que pertenece al mando militar. Sus
servicios están dirigidos a oficiales del Ministerio del Interior
(MININT), altos oficiales del ejército, líderes y altos funcionarios del
gobierno, además de otras personalidades del país y el extranjero. En el
centro recibió tratamiento contra el cáncer el ex presidente venezolano
Hugo Chávez.

Para mayor incomodidad, a pesar de las horas de espera, los médicos de
guardia se negaron a conseguirle una cama al enfermo, que permanecía
sentado en un sillón.

Puesto al tanto, este reportero acudió a pedir explicaciones en el
hospital Julio Trigo, donde fue atendido por una funcionaria que se
identificó como la Vice Directora "Yunia".

Según la funcionaria, el SIUM tiene dos servicios: uno para casos de
urgencia y otro que cubre la ida y regreso de los pacientes que se
trasladan a otras instituciones para recibir tratamientos específicos.

En el caso de Luis Eduardo, "la reservación se hizo el día antes y ya no
había capacidad en el servicio regular, por lo que hubo que trasladarlo
en una ambulancia de emergencias, la cual no tiene que esperarlo. En esa
circunstancia solo nos resta pedir al SIUM que mande otra ambulancia.
Tiene que esperar".

La atención que recibió Luis Eduardo se realiza mediante un turno previo
solicitado con al menos una semana de antelación. Jerez se pregunta:
¿con tanto tiempo por delante acaso no debieron prever en el Julio Trigo
el procedimiento con la ambulancia, o de quién es responsabilidad entonces?

Pasadas las ocho de la noche, un Coronel del MININT que acudió a que
atendieran a un familiar, enterado de la situación, se solidarizó y
después de varias llamadas consiguió una ambulancia del propio CIMEQ.

"Cuando vimos la ambulancia papi comenzó a llorar, creía que pasaría la
noche en el sillón", dijo Jerez.

De vuelta en el Julio Trigo, llegaba la hora de la primera cura. En la
sala no había tijeras, por lo que la enfermera mandó a Jerez al Cuerpo
de Guardia a "resolver" alguna. Allí, los enfermeros alegaron que no
podían prestar las tijeras, "que eso era asunto de la sala". Comenzaba
otra odisea, ahora por unas tijeras.

"Esto es el mismo perro, pero con diferente collar", sentenció Jerez.

Source: Crisis de salud: el vía crucis de un enfermo | Cubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/crisis-de-salud-el-via-crucis-de-un-enfermo/ Continue reading
Lo que se oculta sobre la medicina cubana
La desconfianza en el sistema de Salud Pública ha crecido entre los cubanos
miércoles, enero 20, 2016 | Ana León

LA HABANA, Cuba.- Mucho se habla del sistema cubano de salud pública a
nivel internacional. Las diversas misiones de los galenos antillanos en
América Latina, Asia y África han generado positivos criterios por parte
de las autoridades de los países beneficiados y, tras la contribución
contra la epidemia de Ébola durante 2015, de la Organización Mundial de
la Salud. Nadie puede poner en duda la alta calificación de los médicos
cubanos, pero vale preguntarse si el prestigio ganado en el extranjero
se corresponde con la praxis de estos profesionales en suelo cubano.

El cuerpo de urgencias del hospital universitario Calixto García es un
buen ejemplo de lo que provoca el cacareado internacionalismo cubano, en
nombre del cual numerosos médicos -entre ellos los más calificados en su
especialidad- son enviados a cumplir misiones en el extranjero, mientras
en Cuba quedan los estudiantes de medicina de los cursos superiores bajo
la supervisión de especialistas que no siempre poseen la experiencia
requerida para asumir tamaña responsabilidad.

El pasado 14 de enero, mientras la capital cubana era azotada por
lluvias intermitentes, el cuerpo de urgencias del Calixto García estaba
copado de pacientes esperando ser atendidos por solo dos doctores de
guardia. Entre las personas que aguardaban en el salón había una orden
de ingreso con carácter urgente por enfermedad hepática avanzada, una
moribunda que agonizaba a la vista de todo el mundo -con las partes
pudendas prácticamente expuestas- y el anciano registrado en la foto,
que había llegado en condiciones de extrema deshidratación y un estado
de higiene deplorable.

Este paciente fue recibido como caso social y, al momento del
diagnóstico, la doctora no se atrevía a tocarlo porque en los centros
cubanos de salud los médicos no poseen guantes de látex ni protectores
bucales para examinar a los pacientes, exponiéndose a eventuales
contagios. En un hospital de enseñanza -como lo es el Calixto García- se
violan los códigos de prevención y protección -tanto del personal
clínico como de los pacientes- al extremo de que en una misma consulta
de apenas 3 por 4 metros, fueron simultáneamente atendidos una mujer
aquejada de laringitis común y un individuo remitido desde la provincia
de Pinar del Río, donde fue diagnosticado con una meningoencefalitis
bacteriana.

A pesar de la gravedad de dicha patología, los médicos pinareños habían
ingresado y dado de alta a ese hombre en apenas cinco días. Otro de los
rasgos del sistema cubano de salud: enviar los pacientes a casa apenas
muestren el mínimo síntoma de recuperación. De este modo evitan
reinfecciones en el ambiente contaminado de los hospitales, y ahorran al
gobierno cubano un dinero que posiblemente sea destinado a costear la
demagógica propaganda socialista, o los periplos intercontinentales de
los cinco héroes.

Los doctores que estaban de guardia el 14 de enero eran dos jóvenes
latinoamericanos, quienes trataban a los pacientes cubanos con una
consideración y profesionalidad que, cada vez con más frecuencia, se
echa de menos en los galenos del patio. Ambos cultivaban su aprendizaje
bajo la égida de una doctora cubana, cuyo lenguaje era más propio de una
adolescente fiestera que de un médico. En semejante contexto, es fácil
comprender por qué ha crecido la desconfianza de los cubanos en los
servicios que ofrece el hospital Calixto García.

Lo más terrible de esta manera descuidada de ejercer la medicina, es que
los cubanos no poseen el derecho de hacer una demanda por mala praxis.
La recompensa por vivir en un país donde la atención médica se brinda
"gratuitamente" consiste en soportar horas de espera, atropellos y no
pocas negligencias, como olvidar fragmentos de gasa o guantes en el
cuerpo de los pacientes tras intervenciones quirúrgicas. Sin embargo, el
trabajo que el personal de la salud no hace a conciencia ni por
principio ético, es rápidamente ejecutado cuando un familiar del
paciente ofrece dinero, regalos o meriendas.

Mientras los medios de comunicación fabrican elegías sobre el altruismo
de la medicina cubana, el personal de salud y los recursos para brindar
una atención decorosa no son suficientes. La espera para una simple
consulta de diagnóstico puede requerir de una mañana completa, y varios
policlínicos que siempre han brindado atención a la población durante 24
horas, hoy trabajan media jornada porque no hay personal médico para
cubrir los turnos de guardia. Asimismo, resulta normal que en un cuerpo
de urgencias no haya papel para realizar electrocardiogramas, que el
facultativo a cargo no disponga de recetas para prescribir medicamentos,
que el personal técnico sea casi incompetente, o que la única ambulancia
de la unidad no aparezca porque el chofer decidió utilizarla como taxi.

Es harto comprensible, entonces, que una de las principales causas de
muerte en Cuba sean los infartos. Pero también cabe preguntarse cuántos
de tales fallecimientos podrían evitarse si el sistema primario de salud
contara con los recursos necesarios, y los técnicos graduados en masa
por el sistema socialista tuvieran vocación y conciencia para acometer,
desde la ética y la compasión, el humano propósito de salvar vidas.

Source: Lo que se oculta sobre la medicina cubana | Cubanet -
https://www.cubanet.org/destacados/lo-que-se-oculta-sobre-la-medicina-cubana/ Continue reading
In a reversal, Cuba tries price controls to tame food inflation
HAVANA | BY MARC FRANK

Cuba is backtracking on some key agricultural reforms and experimenting
with restoring price controls in the face of public demands that the
government tame rising food costs.

Prices are up because of limited production, poor weather and greater
demand fueled in part by the market-oriented reforms championed by
President Raul Castro.

Those reforms, which the government says will modernize its socialist
economic model, have led to growing numbers of wealthier Cubans even as
most workers have seen food prices grow far faster than their state
salaries.

With new market rules in play, but limited food supplies, prices have
floated toward what affluent Cubans can afford.

Aware of public sentiment and eager to contain inequalities, the
government is now buying, distributing and selling more food at fixed
prices.

It has ordered privately owned trucks to unload at wholesale markets
instead of retail outlets, and some private street vendors have
apparently been shut down to push more produce through controlled markets.

In central Ciego de Avila province, the government will resume "the old
strategy" of buying and transporting all crops once it receives more
vehicles from the central government to get the job done, the local
Communist Party weekly Invasor reported.

Just west of Havana, in Artemisa province, the state this month opened
outlets that sell basic foods at fixed prices, reversing a trend to get
out of the retail food business. A similar plan was announced this week
for the capital, creating at least one such market in each of its 105
districts, said Tribuna de La Habana, another official newspaper.

At a military-run market in the Vedado district of Havana this week,
there were mounds of plantain and onions and nothing else. Nevertheless,
hundreds gathered to buy at low prices.

"The government had to do something so I support this, even if there is
less variety," homemaker Graciela Costa said as she waited in line.
"Hopefully they can force speculators to lower their prices."

FROM FIDEL TO RAUL

Raul Castro, who took over from his ailing brother Fidel in 2008, has
pushed through market-style reforms to encourage more private
enterprise, but he has vowed to move cautiously and maintain socialist
policies.

Fidel Castro routinely rolled back reforms when they started to create
problems for the Communist government. This would be the first reversal
under Raul since the Communist Party approved sweeping reform five years
ago.

In the National Assembly last month, some deputies called for a return
to price controls and Castro himself said "a solution must be found" to
bring prices in line with wages.

"At the end of December after Raul spoke, all the street vendors
disappeared and they still haven't returned," said Rosalia Leon, a
pensioner from Havana. "There used to be a produce kiosk across the
street from where I live and it shut down and still hasn't reopened.
These days I have to look far and wide for what I need to eat."

Cuban authorities have so far balked at imposing across-the-board price
controls, but they have mounted a campaign against "unscrupulous
middlemen and speculators" through state-run media, blaming those who
buy directly from farmers, truck drivers and urban vendors for high prices.

Such rhetoric from the past, which had disappeared until recently, is
driven by a clear divergence between food prices and salaries.

About 70 percent of Cuban workers are employed by the state with an
average salary of $25 per month, but Cubans who receive remittances or
work in growth businesses such as tourism are doing much better.

Economy Minister Marino Murillo said poor and low income Cubans spend 75
percent of their salary on food, though they also receive free social
services and subsidized utilities and pay no rent or mortgage.

The cost of a family's basket of basic foods rose 15 percent in both
2012 and 2013 and 28 percent in 2014, according to the Union of Young
Communists' newspaper, Juventud Rebelde.

Government data showed average state wages rose just 13 percent in 2014
after barely increasing the two previous years.

By restoring some price controls, the government hopes to push down
market prices and signal it will not leave the least fortunate behind.

Still, one Cuban agricultural expert, who asked for anonymity due to
restrictions on talking with journalists, said the measures taken this
year are futile except as short-term tactics.

Despite reforms in agriculture under Castro, central planners had
continued to assign scarce inputs and tell farmers what to plant rather
than let the market decide, he said.

"The problem is that the reforms are being implemented in a piecemeal
and contradictory fashion," he said. "They decentralized distribution,
but not production. Food production through to consumption is a chain
that is only as strong as its weakest link."

(Reporting by Marc Frank; Editing by Daniel Trotta and Kieran Murray)

Source: In a reversal, Cuba tries price controls to tame food inflation
| Reuters - http://www.reuters.com/article/us-cuba-reforms-idUSKCN0UY2BD Continue reading
Cuba Working Group goals and protecting farming operations
A chat with Arkansas Rep. Rick Crawford
Jan 20, 2016 David Bennett | Delta Farm Press

In mid-December, a working group from the House announced it would begin
studying how best to deal with the emerging U.S./Cuba trade relationship.

In a letter sent to Speaker Paul Ryan, the 10 members of the Cuba
Working Group said, "Increasingly, the American people are indicating
their desire for a new, more pragmatic approach to Cuba. More people are
traveling from the U.S. to Cuba, more businesses are looking for
opportunity on the island, and more sectors are eager for trade. The
bi-partisan Cuba Working Group will promote a U.S.-Cuba policy that
reflects the interests of the American people in engagement with Cuba."

On January 6, Arkansas Rep. Rick Crawford, a key member of the working
group, spoke with Delta Farm Press about his hopes for a new trading
partner and his frustration with fellow lawmakers over their approach to
agriculture and the farm bill. Among his comments:

"The idea is to put together a group of members who have an interest in
seeing a change take place while recognizing it will probably require
incremental steps. I don't think we're in a position to get the support
we need for a wholesale repeal of the Cuban embargo.

"I do think agriculture is a good starting point. The folks who've
signed on to work with us in the group see it in the same way. If
nothing else, food is a humanitarian concern and we can meet that need.

"The approach we're taking is pretty well received. We don't want to get
into a situation where we're enabling the current (Castro) regime to
utilize our commodities as political leverage or tools. Historically
that's happened to us with some regimes we've had problems with.

"Instead, we want to identify private sector entities that don't have
the relationship with (Cuban government) agencies like Alimport. Then,
we can go to those entities and do two things. One is to provide
important staple commodities that Cubans want to avail themselves of.
That includes rice and poultry, which bodes particularly well for Arkansas.

Second is the economic factor. Cuba isn't a huge market but is
significant – you're talking about close to a $1 billion-a-year market
for Arkansas -- and it's in such close proximity to the United States.
The Cuban market would certainly be a welcome addition to our portfolio.

"We want to lift the cash-and-carry restriction that's our current
policy. The Cubans like our rice and chicken, staple items in their diet."

"Right now, Cuba is basically a cash-and-carry market. That means if
they can pay cash, we'll sell them some commodities. But they aren't
really in a position to do that and we're prevented from engaging in any
financial transactions or underwriting any arrangements.

"We want that restriction lifted. As I said before, we're in the process
of identifying the third party non-governmental entities. We know those
exist. Most countries doing trade with Cuba now – Canada, Brazil,
European nations – are doing business with them. That would get around
state-owned entities like Alimport and wouldn't empower the regime to
utilize U.S. commodities as leverage over the people.


"We want to help the Cuban people. But we must understand they don't
have the cash in hand to meet our boats at the port offloading. We have
to deal with Cuba like we do other countries. We have to deal with them
in good faith and make financial arrangements to make transactions come
to fruition."

Regional viewpoints

You're the only Mid-Southerner in the Cuba Working Group. From the South
there is a representative from Florida and another from Texas. What
about regional differences between group members?

"I think we'll see more (lawmakers) become involved in this effort.
Right now, there is a geographic disparity to some degree.

"You mentioned Florida. I'm encouraged that a member from that state has
joined us. In south Florida there is a real sensitivity to this and you
can understand and respect that. The Cuban expat community there was
exiled or forced from their country and they have a lot of lingering
resentment towards (the Castro) regime. Anything that points to that and
they're typically a 'no.'

"That's beginning to soften and there are a couple of reasons to
attribute. One is our approach to go around the regime – and they see
that. The second thing is the reality that the regime may not stand for
much longer. So, we're in a waiting game and they're beginning to see
the opportunities (post-Castro). If we want begin to build incrementally
towards that future now, we'll be well positioned to help later.

"As for Texas, it's part of the Rice Belt. (Texas Rep. Ted Poe) being
from there helps us.

"A trade deal with Cuba would greatly benefit our rice industry – and I
basically represent half the U.S. crop.

"Arkansas is also third in poultry production. Poultry is a huge
industry across a large swath of the geographic U.S. That leads me to
believe that over time, particularly in rural areas with big poultry
production – North Carolina, Georgia, Alabama, Texas -- there will be a
greater uptake and enthusiasm for a deal.

"It'll just take a bit of time to make (lawmakers) aware of this. A
couple of things are already in the works. One is a Congressional
delegation and the other is a delegation of Arkansas ag industry folks
that are looking to travel to Cuba and get eyes on the situation.
Hopefully that will all happen in the next two or three months. So,
we're moving fairly quickly."

Farm bill, budget process

On the recent budget process and farm bill programs being up for
discussion among some lawmakers…

"I'm very frustrated with that. Under the Budget Control Act the
Agriculture Committee was the only authorizing committee in the House
that met our prescribed number. We've done our work and done it within
the act, we're compliant.

"However, time and again, the farm bill is attacked. It isn't a good
idea to keep opening up the farm bill. We have to fight for it every
year – and we will until we reauthorize the next one. All hands must be
on deck.

"We dodged a bullet with crop insurance. That was able to be resolved
within the highway bill. But when these kinds of things are done it
makes it much more difficult for us in the context of the next
reauthorization of the farm bill.

"Somehow, people have this idea that they're going after 'big ag.' What
they're really doing is creating 'big ag.' Track with me for a minute.
When they tinker with things like Adjusted Gross Income and managerial
requirements and the like, they're making it more and more difficult for
small operators to cash flow and be compliant. When that happens,
smaller operators fall by the wayside."

On the consequences of that happening…

"Over the Christmas break, I received messages from exactly those types
of operators in my district. If you take them out, if you exclude them
from receiving benefits or subsidies, you take them out of the actuary base.

"Well, consider crop insurance. A smaller actuary base – which is what
reinsurance rates are based on – means the cost will be run up so high
that the smaller operators can't afford it.

"So, you may think you're being punitive to the large operators while,
in fact, the net effect means the smaller operator is forced out. That,
in turn, leads to more consolidation and makes the big operators even
larger.

"This thing is 180 degrees out of place. We – and I'm not talking about
the House Agriculture Committee but the entire institution – must
rethink our approach. The House of Representatives has very little
understanding or regard for what it takes to feed and clothe 300 million
people at home and compete in the global market.

"We're all worried about 'too big to fail.' Well, I'm more concerned
with 'too small to succeed.' What we need to focus on are smaller
operators who are being squeezed to the point of being unable to cash-flow.

"This doesn't bode well for smaller and younger operators that aren't
well-capitalized. I think loan officers are going to be under pressure.
I don't want to be negative but we may be in the calm before the storm.
There's quite a bit of tension in the air."

Source: Cuba Working Group goals and protecting farming operations |
Rice content from Delta Farm Press -
http://deltafarmpress.com/rice/cuba-working-group-goals-and-protecting-farming-operations Continue reading
UNCOVERING GAY HAVANA, CUBA
After a 45-minute flight, we land on the cracked-concrete runway of José
Martí International Airport, walk off the plane onto a seemingly
deserted airstrip, and are greeted by a white bust of revolutionary José
Martí.
BY JOSEPH PEDRO

In old Havana there is a tree that's said to be older than the city
itself. It was here, though it was very young, when the Taíno people
would worship, venerate, and respect her as Ancient Mother. It was here
too, though a little older now, in 1519 when the Spanish first
established a settlement. The land was claimed, right beside her growing
roots, as San Cristóbal de la Habana. She provided shade for the first
mass and bestowed a breeze for the first council meeting. And as she
reached toward the heavens, so did a city. Becoming resilient and
strong, prosperous and wealthy, devout and ideological—she soon had a
home overlooking churches and plazas, statues and mansions that rivaled
those of Europe. She felt the breeze of independence and briefly felt it
taken away from her. As times changed, though, she witnessed the plight
of the Cuban people under a dictatorship and felt the mumblings of
revolution brush through her leaves. Then, in 1959, as winter drew to an
end she was here still to feel the rumbling of a tank shake her roots to
usher in spring and a new hope for her land. More than half a century
later, the wind again sways her branches and one of her leaves falls in
2014, twirling like a Sky Dancer, landing flatly on my head.

I am about to visit Havana, Cuba for a whirlwind three-day trip, and I
decide before boarding a charter flight from Miami to José Martí
International Airport, to drop the veil on my parochial American
upbringing, to observe and reflect on a country that has persevered
through difficult times, and embrace (not criticize) its convictions. Of
course, actually being in Havana, exploring, and meeting the people, I
am forced to modify this original declaration. Havana lends itself to
open-minded tourists who should be curious about the political system,
who want to question the state of the city, and who will dig deeper into
the country's modern-day ethos while understanding its past. And once
you find yourself sharing a mojito with a local, you may be surprised to
see just how open and honest they are about their lives and their
country. As my journey unfolds, I find the city to be a living testament
of its history and ideals, and I meet a proud people who have the
strength to overcome obstacles that the modern-day traveler may not
realize still exist.

I am able to visit Cuba because of loosened travel restrictions on
citizens of the USA thanks to a recent change in policy encouraged by
President Barack Obama. Now, tour companies are allowed to operate in
the island nation as long as they are licensed through the juggernaut
education-based travel program called People to People. My trip is
booked through Pride World Travel, a member of the IsramWorld portfolio
of brands, which is beginning their LGBT-focused tours of Cuba in 2015.
Because these are educational trips, Americans are still at the mercy of
the Cuban government that works to organize specific itineraries for
each group. If you don't feel like going along with the plans, too bad.
As long as the official government itinerary is in play, you're required
to be with your group. But as I learn during my trip, there is a
leniency depending on your guide. Luckily, my itinerary is relaxed and
filled with a steady stream of good food, fascinating people from the
LGBT community (including my guide), and even time to relax at the gay
beach.

I highly recommend visiting through a well-established tour company like
Pride World Travel. The company handled every little detail of the trip.
Having all the correct documents is especially nerve-wracking for
Americans visiting Cuba. The night before we depart from Miami, a
representative hands me a packet with everything I need. From a formal
letter granting me access and a visa to the required Cuban-issued health
insurance— everything is organized. Also, I receive the VIP treatment at
the Miami airport when, instead of waiting in line for the charter
flight, a representative greets us, takes our bags, and hands us all the
required customs forms that we'll need to enter Cuba.

After a 45-minute flight, we land on the cracked-concrete runway of José
Martí International Airport, walk off the plane onto a seemingly
deserted airstrip, and are greeted by a white bust of revolutionary José
Martí. Once through the doors, we are escorted into a flickering
neon-lit room filled with guards. I am so glad I have the paperwork in
order. The buildup and anxiety are unnecessary. The pleasant (and
handsome) agent takes my whole packet, stamps my passport (though I am
told you can request a separate sheet to be stamped), and I walk through
the door into the baggage claim area. Only one person in my group is
taken aside for further questioning (this is routine), but he rejoins us
a few minutes later.
s
Our on-the-ground tour company, Havana Tours, which is government owned,
whisks us through customs and takes us straight to a van. "Welcome to
Havana," shouts our guide, Oscar, who will be with us for the entire
trip. He quickly begins pointing things out, but it's hard to pay
attention. I'm in CUBA, keeps repeating in my head. CUBA! The old 1950's
American-made cars rumble by us, but they aren't exactly like the ones
in pictures. Most are beat-up, rusted, and loud, but they are still so
sexy and filled with men and women cruising with the windows down.

"Here's a school," he says pointing to a Creamsicle-orange building with
kids in white uniforms playing tetherball in the clay ground surrounded
by a lush baseball field. A propaganda billboard proclaiming "We Have
Socialism" with a picture of revolution leaders serves as their
backdrop. "All education up to a master's is free in Cuba," he proudly
exclaims. We all collectively shake our heads thinking of our enormous
student debts.

Then, we drive past the obelisk-like monument in Plaza de la Revolución
and whiz around the iconic images of Che Guevera ("Until the Everlasting
Victory, Always") and the lesser-known revolution leader Camilo
Cienfuegos ("You're Doing Fine, Fidel").

When we exit the turnabout plaza the street becomes a gorgeous,
Spanish-inspired boulevard with a tree-lined pedestrian median. Here is
where I get my first glimpse of the effects of Cuba's political and
economic climate. Each side of the avenue is lined with one stately
mansion after another even-more-impressive mansion. Large gates open to
reveal overgrown tropical flora and gorgeous Italianate-like buildings.
Each, though, has been weathered by the climate forcing their colors to
fade, but their beauty, and significance can easily still be admired.
"The people who lived here," our guide half-smirks, "Weren't too happy
about the Revolution." And you can understand why. "Oh, what the gays in
New York could do to this street," one other guest quips.

As the avenue curves toward the sea, we see our massive hotel, Meliá
Cohiba Hotel Havana.

Through the tour company, we have VIP service and are brought to "The
Level," a special check-in area with a private concierge (you'll be able
to exchange your US dollars here for the local currency, the Cuban
Convertible Peso or CUC). My accommodations are unexpectedly large; it's
a corner room with surrounding windows. I open the curtains, running
around my room pulling them to reveal a stunning view of the sea. A
large bed, two televisions (which get international channels), a Jacuzzi
tub, and most amenities one would expect, including Wi-Fi (for a hefty
price), from a modern hotel. We also take delight in the multiple
restaurants, the outdoor pool on the second floor, the large gym/sauna,
and the attention-to-every-detail customer service.

Celebrating our first night, we literally feast at a palador (privately
owned restaurant) called La Moraleja. We walk down a lighted, trellised
path to an indoor/outdoor dining area. The owner happily greets us and
lets us see his extensive wine collection. Importing more than a couple
bottles is illegal so this assortment has taken him and his father many
years to collect. Havana Tourism representatives meet us and, in a grand
show, we dine on chicken, lamb, lobster, traditional rice and beans,
fried yucca, clams, shrimp, and fried cheese. It's obvious, knowing a
bit about the food rationing that the socialist system in Cuba uses,
that our local company doesn't normally dine this way (of course, we
don't either). I'm hesitant to talk about it, but a fellow traveler
outright asks, in a non-disrespectful way: "You're not used to eating
like this are you?"

"No!" they all say laughing. Their candid response gives us our first
glimpse at the openness of the Cuban people. Our hosts freely explain
the ration books and what that gives them: rice, beans, and eggs. Taking
a bite out of a lobster tail one says: "It's why we are so lucky to have
been placed in tourism." It's a sobering moment, and we consider asking
for our food to go so we can share it with others. "No, no, no," they
insist, "You can leave it for the staff at the restaurant."

The conversation never treads on awkward, which is refreshing. We
compare apartment prices, talk about their travel restrictions, the new
iPhone, if they ever figured out how Whitney Houston died, and if New
York is just like the movies. The owner is happy we're visiting too. To
show his appreciation, he lights us Cuban cigars and brings us beautiful
rum. Taking a pull on the cigar, I think to myself: I could get used to
this.

After dinner, according to our official program, we're to meet an
activist group. So I am surprised when we arrive at a nightclub named
after the award-winning Cuban-produced gay movie Strawberry and
Chocolate called Café Fresa y Chocolate. Inside, there is a band waiting
for us called Aceituna sin Hueso. This café by day is attached to the
Cuban Film Institute and is a regular hangout for the arts community
(a.k.a gay), but at night, particularly once a month, the band (not
exactly an activist group) performs. "It's a place where everyone feels
safe," the bombshell lead singer Miriela Moreno tells me. By looking
around, you can see many more lesbian couples than gay men sitting at
the tables drinking Crystal beer. For non-Spanish speakers, Moreno's
music is still easily understood through her palpable soul-crushing
passion and the get-up-and-dance beats by her band. The group, who has
traveled abroad to Spain to perform, uses their lyrics to send
anti-homophobia and anti-prejudice messages, she tells me. I quickly
develop a straight crush on her as I gulp down several Bucanero beers
while watching them completely turn the small café into a Miami
Beach–style club.

A driver picks me up in the morning in a 1950's canary-yellow,
convertible Buick Dynaflow—it's that Havana moment I've read about. He
honks his horn to the tune of "Turkey in the Straw" as we drive down the
waterfront street called the Malecón. His horn pulsing to the rhythm of
the sea attracts the attention of the early-morning fishermen who turn
their attention away from their poles and give us a wave. The Cuban flag
proudly waves in front of a grand monument to Cuban Independence hero
Antonio Maceo Grajales who sits tall on his horse looking over the city.
The car breezes past the José Martí Anti-Imperialist Platform, the site
of tense anti-American protests, particularly during the Elián González
affair. We pass the statue of González's father holding a small Elián
and pointing to the United States Interests Section's glass-covered
building. Even while pointing it out, our guide is never awkward about
US and Cuban relations.

I take in my first views of the famous buildings along the Malecón.
Weathered by time, the buildings seem different depending on how the
early-morning sun hits them. The sun's struggling to pierce through the
dark clouds overhead, and the lighting reveals splendid patterns,
architectural accents, and varying states of decay and renovation. But
most of all, I think, it reveals a color spectrum that my eyes are
unaccustomed to seeing in New York. It reminds me of the colors from a
PAAS Easter egg coloring kit, each egg always turned out to be a new and
exciting shade. The row of buildings is peppered with new projects,
including a new government-owned hotel, which gives me hope that this
once-grand waterfront will be revitalized.

We then turn onto an unassuming street. In accordance with our
itinerary, we're to "Visit Paloma Project which promotes gender equality
(part of the Cuban Institute of Cinematographic Art and Industry and
meet with the Director Lizette Vila." A woman, no taller than 5'2″,
reaches her arms out for a hug as we reach the wrought-iron arched
entrance, and a lumbering dog lifts his head at the upcoming excitement.
She hugs each of us like a long-lost relative and leads us through the
well-manicured front garden and into the building. Trinkets (witches,
clocks, sage, figurines) and old photos (Castro, trans* activists,
famous singers) dot the walls, and we carefully try not to disturb the
large Santaria (local religion) shrine on the floor that's filled with
hopes, dreams, and prayers. We're brought into a small room and offered
tea and cookies, and we kindly accept (it is considered bad form not to
enjoy specially prepared food).

One by one, new people enter and sit with us in a tiny windowless room.
We form a circle and exchange those awkward first-meeting smiles.
Lizette Vila enters the room and goes around introducing everyone. "This
is Milena and Juani Santos," she says pointing to an older gentleman and
a young lady. "Juani is the first transgender person in Cuba, and Milena
has recently transitioned and is the focus of an upcoming documentary,"
she nonchalantly shares as our jaws nearly hit the floor.

She then continues and introduces Isabel Blanco, a famous ballerina who
now teaches acceptance and empowerment through dance; Ingrid Leon, who
produces documentaries about woman's rights and has just completed the
documentary about Milena; and Teresa de Jesús Fernández who works for
the government's gay-rights agency, Cenesex.

For a gay journalist, this room is a jackpot. I am ready to fire off
question after question, but it never becomes a structured interview, it
becomes a wonderful discussion that doesn't lend itself to an
uncomfortable middle-of-the-room recorder. We drop formalities, and we
talk, connecting with each other, undistracted like pre-iPhone days. We
learn of Juani's struggles growing up as the only girl among boys and
how he has found acceptance from his brothers after having pioneering
surgery in Copenhagen. Milena tells us about being kicked out of her
home and finding the government-supported resources and
government-provided medical treatments to make her into the woman that
she always knew she was. Ingrid discusses the difficulties of creating
documentaries in Cuba and the thrill of watching her controversial
pieces air on the state-run television channel and her hopes to show
them at international festivals.

It is Lizette Vila, whose passion for her work, her openness, and her
intelligence that captivates my attention most. Moving her hands with
wild gesticulations, reminding me of my Italian grandmother, she
discusses each person in the room's successes and troubles. Her empathy
and her understanding go far beyond the goal of the organization, which
is to advance equality through the arts. While her ideas on feminism and
the LGBT community seem quite progressive, even radical, she insists
that they are in line with the beliefs of many other people in the
country, including Mariela Castro, the director of Cinesex, and the
daughter of President Raúl Castro.

She likens Cuba to a strong, fertile, and beautiful woman whose
resilience in the face of revolution and embargoes continues to inspire
her and the arts community. And while she is lucky to travel around the
globe and meet with LGBT and feminist leaders, she continues to thank
socialism. "It's because of socialism and the Cuban government that we
exist," she tells us while placing her arm on my shoulder.

After long hugs and countless photos, our driver and Oscar have to
nearly pull us away, despite the excitement of our next stop, the gay beach.

Apparently, it is highly unusual for the government to give visitors who
are part of a planned tour such free time. After realizing that there
may be some leniency in their rigid schedule, I beg, like the literary
nerd I am, that our driver stop by Ernest Hemmingway's home where he
wrote Old Man in the Sea. I am told that after Hemmingway's children
came to see it recently, they closed it for renovations. As our van
heads down a village street, I begin to smell the salt water. Little
shops and restaurants dot the street, and men and women walk carelessly
through the middle of the road with fishing poles. In front of us is an
old and crumbling Spanish fort, long docks that seemingly stretch to
nowhere, and a round, baby-blue plaza with a bust of Hemmingway. A man
sings "Guantanamera" alone, children run up to us shouting "amigo," and
an old woman sits, legs crossed, dwarfed by the fort, gazing out. "This
is Cojimar, where Hemmingway was inspired to write his novel." Oscar
tells me. Sitting here by the bust, as I hand Tootsie Pops to the
children to quiet them, and watch fishermen row back into the docks
looking miniscule compared to the ocean, and I can see how Hemmingway
fell so in love with this town, the mysteries of Cuba, and, more
importantly, the sea. "But the old man always thought of her as feminine
and as something that gave or withheld great favors, and if she did wild
or wicked things it was because she could not help them," he wrote in
Old Man in the Sea in 1952.

I've made everyone late to the beach (by Cuban standards) as people
usually begin leaving around 4 P.M., but it's still filled with
fresh-face tanned youths sipping Cuban rum, and parsnip-colored tourists
lounging in rented chairs protected by rainbow-colored umbrellas. "Mi
Cayito is a place where the gay community can really be free," Oscar
tells us as a couple of transwomen walk by topless. We find a comfy spot
and make our way into the crystal-blue Caribbean waters while the locals
ogle at our foreignness. Unlike other gay beaches in the Caribbean, this
feels empty and safe (though I would, of course, use common sense). We
begin to recognize a familiar cast of characters who proudly promenade
up and down the sand runway sporting everything from thongs to one
pieces, holding hands, swigging glass rum bottles, kissing, and
celebrating life. We easily chat with locals who are interested in why
we're visiting, and we excite them when we say how much we have always
wanted to visit Cuba, their home.

As the sun begins to set, it casts that oh-so-picture-perfect tint of
colors only found in the Caribbean.

That night, Oscar takes us for a stroll along the Malecón where under
the moonlight miles and miles of men and women sit along the waterfront
during the weekend. The massive crowds and the people's carefree no-rush
attitude impress me. The whole idea of hanging with friends to just sit
on a ledge and talk the night away seems so foreign. As cell phones are
quite expensive and most social-media websites are blocked, nobody is
looking at tiny computer screens. They are engaged, interested, and more
importantly valuing each other's time together. Gay groups sit among the
straight couples, and you'll easily notice them by their not-so-discreet
gazes. As we walk to another "cruising" area, every crevice or ledge is
filled with people. We rest under a dark and Sleepy Hollow-esque statue
of "Don Quixote in Vedado" and eavesdrop on Spanish conversations (my
Spanish teacher would be so proud I picked up the word bottom, pasivo).

Havana's gay scene and nightlife doesn't just take place on the streets.
Oscar takes us to a place called Café Cantante below the Nacional
Theatre that's hosting an event called il Divino. First, I visit the top
of the building that overlooks the lit-up Plaza de la Revolución where
an illuminated Che Guevera and Camilo Cienfuegos act as guardians over
the cars rolling around the circle. Downstairs, tables are set up, and,
slowly, people begin to trickle in. It's illuminated like a 90's roller
rink, and we're hardly expecting much modern music, or much at all. Then
the DJ plays US Top 40 with videos projected on both sides of the stage,
and by half past midnight, the oh-so-sexy crowd has overtaken the seats
and the bar is packed. A host comes on speaking machine-gun Spanish,
getting the crowd fired up. He shouts out to us few Americans, Germans,
Spanish, and then a dance number ensues. We're mesmerized and watch a
string of performances, while doing our best talking to the locals. I
learn quickly that buying a beer is way more effective than
chitchatting. We ask when the famous drag queen will hit the stage, and
we're told 5:30 A.M., and I am afraid my tired eyes will lose this
battle with Father Time.

Old Havana is crumbling," our guide tells us. "Over one building a day
currently collapses in the city, but it's because of tourism that we're
slowly beginning to rebuild and restore," he adds. The parts we
experience sing of Spain and most of the buildings in the tourist areas
are still in good condition.

When we arrive in the tourist-heavy part of Old Havana, it looks just
like I had always imagined. I'm standing adjacent to the old lighthouse.
Here, a young guard sits reading a book, she brushes her newly dyed red
hair out of her eyes and she angles her head up and uses her book as a
visor to see the clouds rolling in high above the centuries-old
buildings and trees. A wind whips their delicate leaves, and they fall
to the cobble-stoned plaza. Still green and still with much more time to
be had catching Caribbean sunlight, they become part of the sediment
that has held the stone together for centuries. They are pushed farther
into the ground by opened-toed tourist sandals belonging to curious
visitors and re-smushed by handed-down Nikes belonging to local vendors
hawking Che Guavera trinkets. One of the tree's wide-base roots
stretches far across to the El Templete monument and curves, snake-like
toward a bust of Christopher Columbus. The branches touch the
neo-classical monument gently brushing the façade like a grandmother
smoothing the cheek of her new grandchild.

"A storm is coming," the guard tells me while collecting ten CUCs and
placing the bill into her fanny pack. "Just a few minutes," she says
opening up the faded-white doors of El Templete. "I will have to shut
the doors if it rains." Inside El Templete there are three massive
floor-to-ceiling canvases by the French painter (who later moved to
Cuba) Jean Baptiste Vermay. The exquisite pieces give a first-hand look
into the importance of Cuba. They show, and more importantly allow me to
feel, the power, wealth, and divinity that came from the establishment
of the European New World.

Stepping out from the tomb-like quiet of the monument onto one of the
three main squares in Havana, Plaza de Armas, reveals a bustling scene.
I manage to make it around to a few vendors at the Second-Hand Book
Market, where eager salesmen who are trying to pawn off mostly
Spanish-language books about the Revolution quickly surround me. As I
settle a deal for a five-CUC paperback of The Old Man and the Sea and an
assortment of old prayer cards, I spot a raindrop stream down a graphic
novel, Revolucion Cubana. The vendors parachute plastic tarps over their
stands with such routine indifference I can only imagine how many times
this happens. I stroll with my group around the square. Drop. "It's just
a light drizzle," we convincingly repeat.

Drop, drop. Through the rain, we dodge into little shops, taking in the
local characters, and make our way through two more major plazas. Each
reveals an other-worldly, different-time charm. A young girl in an
orange quinceñera dress floats out of an old church, her parents
snapping photos, as she poses against the beautiful stonework, British
boys stumble through centuries-old courtyards with cigars and rum and
Cokes, and old women whose dresses are wet and sandals are worn sneak up
behind tourists begging for a CUC.

We make it to Plaza Vieja and duck into a microbrewery called Factoria
Plaza Vieja and sample the beers made on the premises and watch the
lively cast of characters. An old woman dances alone in the rain and is
joined by little children, while small dogs step across the cobblestone
square and weave through the modern sculpture of a rooster. The once
droplets have turned into monsoon-like conditions, and I watch the water
flow rapidly through the Old City. "The city has seen much worse," our
guide tells us, reflecting on past hurricanes. Through Spanish columns
an image of Che Guvera looks almost dystopian in the near-zero visibility.

The rain luckily subsides, and we are back in Plaza de Armas. The guard,
protected by a small umbrella, with near-perfect dry red hair, is still
waiting by the monument under dripping leaves. "They say," Oscar notes,
"This tree has been here since the founding of Cuba." I look up at the
branches still moving like a flag from the ocean winds. He takes my hand
and places it against the trunk. "See how smooth it is?" he says as I
brush my hand against an almost sanded-down ring on its trunk. "Each
year, people line up all the way down the street to celebrate the birth
of the nation, and we walk around the tree while still touching it," he
says like an old prophet. "Touch the tree and think of a wish, dream,
hope, or something you're thankful for and walk around three times, and
with each time drop a coin at the base."

One. I trace the tree first with my eyes closed thinking hard about a
personal wish that I send up through the trunk, and I open my eyes while
carefully stepping and see the square as it may have appeared in the
beginning and see the hopes and dreams of a colonizing people. Two. I
come around again and thank the tree for modern-day Cuba for the people,
for their hospitality, and I wish that they too will find answers for
the problems that they live with each day. Three. I come around for a
final time and think of Cuba's future, and I thank the tree that I am
already a small insignificant part of it.

Source: Uncovering Gay Havana, Cuba -- PASSPORT Magazine -
http://passportmagazine.com/havana-cuba-uncovering-gay-cuba/ Continue reading
Liberados los opositores Hugo Damián Prieto Blanco y Wilberto Parada Milán DDC | La Habana | 21 Ene 2016 – 11:55 am. El régimen liberó este miércoles a los opositores Hugo Damián Prieto Blanco, líder del Frente de Acción Cívica Orlando Zapata Tamayo, y Wilberto Parada Milán, miembro de la Unión Patriótica de Cuba, quienes […] Continue reading
Mercado de abasto El Trigal: Los precios, al alza
MARÍA MATIENZO PUERTO | La Habana | 21 Ene 2016 - 8:57 am.

En la cooperativa mercado abasto EL Trigal los precios fluctúan según la
gestión individual de los dueños de la mercancía pero, en general, van
en alza.

Las tensiones provocadas por el Gobierno en los puntos de control; la
amenaza de estandarizar los precios y el arbitraje de los
intermediarios, son algunos de los motivos por los que en este mercado
mayorista de abastecimiento los números están al nivel de las tarimas de
cualquier agromercado municipal.

El Trigal es una gran plazoleta techada, con muros a la altura de la
cama de los camiones, que llegan dando marcha atrás para descargar la
mercancía. El lugar está diseñado para vender al por mayor, pero hay
todo tipo de compradores: Amas de casa, la minoría; doctores que con la
bata al hombro consiguen que los atiendan con mayor deferencia; los que
recogen del suelo lo que va quedando; gente que solo compra un saco de
cada producto para revenderlo en una carretilla o en la puerta de su casa.

La mayoría son los revendedores o dueños de tarimas en los mercados de
la ciudad, que compran quintales sin importar el precio.

"La semana pasada el saco de boniato estuvo a 300 pesos", cuenta un
cuentapropista que ha ido a comprar para su carretilla y cree que el
precio se debió a la lluvia. "Aquí todo se cobra, hasta la entrada".

El acceso al lugar cuesta tres pesos (moneda nacional) y el alquiler de
la carretilla para transportar la mercancía que se compra cuesta 20
pesos. Ambos servicios los controla la cooperativa, que tiene bien
identificados, con pullovers y chalecos, tanto a carretilleros como a
cobradores de entradas.

Es difícil hacer preguntas porque todos están alerta. "Cualquiera puede
ser de la Policía", comenta un hombre que dice ser dueño de una tarima
en el mercado de 19 y 84 en Playa y que tiene a un equipo de personas
trabajando para él. Ha comprado más de 50 cajas de tomate. Como otros,
controla las compras por teléfono. En cuanto consigue un buen arreglo,
llama y cancela otras posibles adquisiciones.

"Esto es como en los mercados esos de las películas americanas, en los
que la gente se grita y llama por teléfono y cancela o pide que le
compren", dice. Evidentemente, el dueño de la tarima de 19 y 84 compara
el ambiente de El Trigal con el de Wall Street.

Los compradores se vociferan precios, se empujan para llegar primero,
corren detrás del último camión que llegó, se aglomeran donde hay buena
mercancía, regatean, sustituyen el "permiso" o el "por favor", por el
"voy ahí", para finalmente hacerse con lo que necesitan. Todos llevan
botas y hay fango en todas partes.

El lunes la caja de guayaba estuvo a 150 pesos, lo que equivaldría a 45
libras a tres pesos; la ristra de ajo de 50 cabezas, se vendió a 50
pesos, o sea, a peso la cabeza; el mazo de zanahoria costaba 11 pesos y
el de cebolla a 20 pesos. La caja de tomate costaba 500 pesos.

Si los precios están así en el mercado mayorista, ¿qué ganancias le
sacan? Nadie da la respuesta exacta, pero algunos especulan comparando,
por ejemplo, la cantidad de zanahorias que trae un mazo en El Trigal y
la cantidad que lleva después en el agromercado.

"Es evidente", comenta una ama de casa. "Este mazo de zanahorias trae
quince, pues la dividen en dos y en tres mazos y las revenden, cada mazo
a diez pesos y ya triplicaron la ganancia".

"Con la cebolla pasa otro tanto y, si las ven muy grandes, como esta que
acabo de comprar, las venden por libras y una cebolla puede ser
perfectamente una libra", agrega. "La guayaba no vale comprarla allá
afuera tampoco, porque cada guayabota de esas puede ser una libra".

La mercancía, según algunos revendedores, las distribuyen después a los
lugares donde saben que la gente la va a comprar. A la periferia no
llega mucho de lo que compran en El Trigal.

"Esto no hay quien lo controle", cometa un hombre que ha ido a comprar,
al igual que la ama de casa, solo para abastecer su viandero. "La comida
debería ser un asunto de seguridad nacional, entonces ¿cómo (el ministro
de Economía Marino) Murillo me va a decir que no tiene ningún mecanismo
para manejar el mercado? ¿qué locura es esa? ¿qué hace ahí entonces?".

"Vengo al fin del mundo a comprar lo mismo lo que un poco más barato.
Ají, plátano macho, tomate; no es que me lleve nada del otro jueves para
la casa. Lo más exótico que hay aquí es la mandarina", se queja.

Source: Mercado de abasto El Trigal: Los precios, al alza | Diario de
Cuba - http://www.diariodecuba.com/cuba/1453363057_19625.html Continue reading
La tragedia de los desposeídos en Cuba
WALDO FERNÁNDEZ CUENCA | La Habana | 21 Ene 2016 - 8:59 am.

El palpable deterioro de toda la infraestructura urbanística del país y
la grave escasez de viviendas son la demostración más fehaciente del
fracaso del castrismo luego de casi seis décadas en el poder. Solo hay
que acercarse al drama de miles de albergados debido a la pérdida o
derrumbe de su casa o a aquellos que malviven en edificaciones ruinosas
para entender a la Cuba real, aquella que se aleja de las postales
turísticas y la propaganda gubernamental.

Estas personas, que suman por lo menos miles en la capital del país, se
sienten engañados y frustrados por las autoridades. Apenas tienen
esperanza de recuperar lo poco que tenían o han perdido. Su odisea
apenas se conoce. Por ello nada mejor que oírla de sus propios labios y
sentir como apenas tienen fe en mejorar sus vidas después de tantas
promesas incumplidas.

"Es triste y deprimente cómo personas trabajadoras, humildes, que creen
en esta Revolución, quedan desamparadas ante la misma Revolución. Es
difícil contener mis lágrimas cada vez que encuentro nuevas
edificaciones para militares. Se siente uno menospreciado por ser un
simple civil sin remesas de familiares extranjeros. ¿A dónde esta
situación llevaráa nuestra forma de actuar en la vida?"

Las frases anteriores son un fragmento de una carta escrita, y nunca
entregada a las autoridades, de una cubana albergada en una llamada
"Comunidad de tránsito" ubicada en el reparto capitalino de Bahía, en el
municipio Habana del Este. Su nombre es Maria Esther Hernández. La niñez
de esta mujer estuvo marcada por el abandono de su madre y su estancia
en un hogar para niños sin amparo filial. Al alcanzar la mayoría de
edad, la enviaron para un albergue con la promesa de que allí estaría a
lo máximo cuatro años y ya va por 20 años de espera.

Su relato, como el de otros tantos albergados, lleva el signo de la
frustración y el permanente engaño de las autoridades: "Al principio,
tanto el baño como la cocina eran colectivos", confiesa. "Solo tiempo
después hicieron un pequeño baño y cocina para cada cubículo. Pero aun
así, vivimos en condiciones pésimas. El techo se filtra y las paredes
agarran corriente eléctrica, estos cubículos están hechos sobre un
terreno cenagoso, por lo cual sus cimientos no son firmes y el piso es
de cemento. El piso del baño está hundido y el agua de los tanques está
contaminada."

María Esther Hernández dice que que está cansada de escribir cartas al
Gobierno y, al final, la respuesta es siempre la misma: no hay fondo
habitacional disponible. Debe esperar. La primera oferta de una vivienda
le llegó hace solo unos pocos meses, pero ella acota que "las casas que
te ofrecen están en muy malas condiciones, son viviendas hechas de
pladul, un material muy endeble, y se encuentran en lugares muy
apartados como Guanabacoa o Cotorro. Es salir de Guatemala para entrar
en Guatepeor".

Una respuesta similar da Miriam Rodríguez, quien lleva 11 años albergada
y, cansada de vivir en tan malas condiciones, escribió una misiva al
Consejo de Estado reclamando salir de allí. Sin embargo, "todas son
evasivas", reconoce. "Te dicen que están tramitando tu caso, pero en esa
respuesta se queda. Yo tengo una hija enferma de cáncer y en la posta
medica más cercana casi nunca hay médicos y, como este lugar es muy
apartado, es muy difícil hallar un carro para una urgencia médica. De
hecho en los últimos dos años han fallecido cuatro personas debido a que
no han llegado a tiempo al hospital más cercano. Fuimos a la Plaza de la
Revolución a reclamar solución a nuestro caso y después de eso se
aparecieron las autoridades del municipio Regla y Habana del Este
insinuando que lo que habíamos hecho se podía entender como
contrarrevolución, solo por reclamar una casa."

Según cifras oficiales dadas a conocer en 2014, existen solo en la
capital más de 130.000 personas albergadas, las cuales van a parar a
esos lugares por diferentes motivos: derrumbes, hacinamiento, personas
sin amparo filial, entre otras causas. Allí conviven desde ancianos de
más de 80 años hasta niños que nacen esos albergues en condiciones
verdaderamente infrahumanas.

En similares condiciones al albergue Plaza en Bahía se encuentran
prácticamente todos los inmuebles habilitados para ese fin que hay en la
capital del país. Un recorrido por varios de ellos —como el de "La
Campiña", ubicado en El Cerro o el llamado "VI Congreso", en el barrio
de Lawton— se escuchan quejas similares de todos sus residentes.
Hacinamiento, pésimas condiciones higiénico-sanitarias (sus residentes
conviven entre cucarachas, ratones y aguas albañales) y, sobre todo,
eternas promesas de salir pronto de allí que nunca se cumplen, signan el
panorama de miles de capitalinos desahuciados.

Una estafa total

Un reportaje aparecido en el diario Granma el 13 de noviembre de 2014
hacía ver cómo las casas asignadas a los albergados presentan, en un por
ciento altísimo, un estado muy deficiente de terminación. En muchos
casos el piso de estas viviendas es de cemento, tanto el baño como la
cocina no tienen completo el azulejeado, entre otras muchas deficiencias
señaladas en ese trabajo periodístico. Sin embargo, uno de los edificios
ubicado en la calle Concepción en Lawton, no recogido en este trabajo
periodístico, puede calificarse de estafa, ya que el Gobierno entregó
las viviendas bajo la condición de "nuevo" y "buen estado", y estas
presentan un estado deplorable.

El malestar de los moradores (antiguos albergados) es unánime pues los
inmuebles presentan serios problemas de filtración en casi todas sus
locaciones, lo que ha provocado que en tan solo tres años su deterioro
sea tal que se hayan hecho prácticamente inhabitables. Una de sus
inquilinas, Laura, señala: "En todas las paredes hay filtraciones y
humedad. Estos apartamentos están tasados en 8.000 pesos cubanos y uno
paga mensualmente 60 pesos, pero es una verdadera estafa porque
sencillamente no sirven. Hemos reclamado al Gobierno, pero prestan oídos
sordos. Aquí viven muchas personas mayores, niños, personas con asma y
esta humedad permanente atenta contra su salud. La indiferencia es
total, tanta que no pagamos la electricidad y nadie viene a cobrárnosla".

Desde hace más de cinco meses un derrumbe parcial ocurrido en una
edificación de dos plantas en muy malas condiciones en la calle Tulipán
410, en El Cerro, obligó a dos numerosas familias con niños pequeños y
varios ancianos a abandonar temporalmente el lugar y pernoctar en casa
de unos vecinos.

Desde ese momento, la única solución que le dieron las autoridades fue
un albergue en las afueras de la ciudad, pero ellos se negaron a recibir
esa "ayuda" porque argumentan —no sin razón— que ir para un albergue
significa esperar largos años por una vivienda. De manera que malviven
en la planta baja de dicha edificación en ruinas, sin electricidad y sin
agua corriente.

Una de las afectadas, María del Carmen Salazar, comenta que "lo que
queda de la edificación está lleno de hollín en las paredes porque nos
alumbramos con mechones. Incluso querían quitarnos el suministro de gas
para obligarnos a salir de aquí y dejarnos sin nada, o sea desalojarnos
de una vez y por todas, pues todo parece indicar que a alguien le
interesa el terreno. Esto lo suponemos porque esta propiedad está en la
condición de usufructo gratuito y las personas que obtienen una vivienda
bajo esa condición son dueñas de la casa a los seis meses y un día.
Nosotros llevamos más de 10 años aquí, pero como nuestros expedientes
están perdidos no tenemos la propiedad del inmueble. Es evidente que
desean sacarnos y terminar de demoler lo que queda para dárselo a
alguien con dinero".

Preguntados de si tenían alguna esperanza de resolver su problema,
aunque fuera a largo plazo, se veía el escepticismo en la cara de todos
ellos. Poseen muy pocas esperanzas de mejorar sus vidas o simplemente de
"tener lo mío", como tanto repiten. A causa de ello, han perdido también
el miedo y desean que su odisea se divulgue a los cuatros vientos para
que se conozca realmente la tragedia de los desposeídos en Cuba.

Source: La tragedia de los desposeídos en Cuba | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1453363184_19277.html Continue reading
Modalidades de acceso a la universidad para trabajadores no tendrán
exámenes de ingreso
DDC | La Habana | 21 Ene 2016 - 12:07 pm.

Al Curso por Encuentro y la Enseñanza a Distancia pueden ingresar
quienes cuenten con el nivel medio superior vencido, sin límite de edad,
ni necesidad de realizar las pruebas de ingreso. (GRANMA)

El Ministerio de Educación Superior confirmó el miércoles que a partir
del curso 2016-2017 los aspirantes a las carreras que se imparten a
través de las modalidades Cursos por Encuentro (CE) y Educación a
Distancia (ED) no realizarán exámenes de ingreso antes de entrar a la
Universidad, pero si lo harán durante el primer año de estudios, según
publica Granma hoy.

De acuerdo con el periódico oficial, Rodolfo Alarcón Ortiz, titular del
sector, ofreció detalles en conferencia de prensa efectuada ayer en La
Habana, sobre el procedimiento que tendrán que seguir los candidatos de
ambos cursos para el próximo período lectivo.

En septiembre del año pasado, el Gobierno había anunciado algunas
"transformaciones que experimentaría la Educación Superior".

Desde el curso 2010-2011 quienes optaban por una plaza en cualquier tipo
de modalidad universitaria tenían que realizar los tres exámenes de
ingreso (Matemática, Español e Historia de Cuba).

Los mismos requisitos que se aplicaban para el Curso Diurno (CD) se
habían convertido en una barrera no solo cognitiva, sino también
psicológica, para los trabajadores que llevaban años sin estudiar, como
el propio Alarcón Ortiz reconociera cuando fueron anunciados los cambios.

"Tomamos la decisión de trasladar el cumplimiento de los requisitos de
los exámenes de ingreso al primer año de las carreras y como parte de su
plan de estudio, en lugar de hacerlo antes de entrar a la universidad",
informó Alarcón Ortiz.

El ministro dijo que "aunque hoy los aprobados permiten cubrir el plan
de plazas, aún no se satisfacen las necesidades de la economía y la
sociedad", pues "la capacidad de formación de la fuerza de trabajo
calificada —expresada en la infraestructura, la cobertura docente, etc.—
todavía es insuficiente".

Según Alarcón Ortiz, en los últimos cinco años dejaron de ingresar a las
universidades 60 000 estudiantes necesarios para satisfacer la demanda,
sobre todo en Ciencias Técnicas, Económicas y Agropecuarias.

Reconoció que en las carreras pedagógicas el déficit está provocado —más
allá de las condiciones de infraestructura— en la escasa motivación que
genera en los estudiantes.

"Se agrava este hecho cuando los profesionales se ocupan en actividades
ajenas a su profesión, por la migración laboral hacia otros países y la
necesidad de la economía cubana de encaminarse hacia actividades de
mayor valor agregado, con la consiguiente demanda de fuerza de trabajo
calificada, en condiciones de una significativa contracción
demográfica", agregó.

Ante el panorama descrito, se refirió a "la necesidad estratégica de
favorecer el ingreso a los CE y ED, sobre todo si tenemos en cuenta la
disminución sostenida de la matrícula en esos cursos desde que se aplicó
el requerimiento de los exámenes de ingreso".

La matrícula del curso 2007-2008, cuando no existían las pruebas de
ingresos para esas modalidades de estudios universitarios, fue diez
veces mayor que la del curso 2014-2015, con los requisitos ya impuestos.

Matemática, Español e Historia de Cuba obligatorias

Aunque en el curso 2016-2017 podrá acceder a las modalidades de Curso
por Encuentro (CE) y Enseñanza a Distancia (ED) todo aquel que cuente
con el nivel medio superior vencido, sin límite de edad, ni necesidad de
realizar las pruebas de ingreso, las asignaturas de Matemática, Español
e Historia tendrán momento obligatorio en el primer año de estudios

Manuel Guillermo Valle, director de Formación de Profesionales, citado
por el diario estatal, dijo que las carreras que cada universidad tiene
concebidas a partir de los planes de plazas y demandas concertados en
los territorios, se van a cursar en las sedes centrales y en los Centros
Universitarios Municipales.

Las asignaturas Matemática, Español e Historia de Cuba formarán el 5 %
del total de horas del currículo y contará con sus respectivas
evaluaciones sistemáticas, parciales y finales, con la particularidad de
que el estudiante no puede llevarlas de "arrastre" a segundo año, a
diferencia de otras materias.

Los estudiantes tendrán acceso a recursos de aprendizaje digitales como
programas, libros de textos, conferencias, guías de estudio, ejercicios,
videos y evaluaciones aplicadas en años anteriores.

Según Granma, las asignaturas aprobadas por los candidatos a los cursos
de CE y ED, en los exámenes de ingreso del año 2014 en lo adelante,
podrán ser convalidadas hasta tres años después.

Los graduados de las carreras pedagógicas, así como del curso de nivel
medio superior con dos años de duración, y de otros programas
habilitados para la formación docente por el Ministerio de Educación, no
tendrán que cumplir el requisito de aprobar los exámenes de ingreso
vigentes. Podrán continuar estudios directamente en carreras pedagógicas
del CE.

Cada universidad, sin embargo, aplicará "instrumentos de selección", lo
cual permitirá ordenar el otorgamiento. "A partir de la semana próxima y
escalonadamente, cada universidad publicará los criterios de selección
junto con el plan de plazas de cada carrera", agregó otro directivo del
Ministerio.

Corresponderá al MES —señaló— establecer los mecanismos de control para
que estas decisiones no se salgan de las manos y los métodos utilizados
sean "transparentes y públicos".

Relacionado con los análisis del diseño curricular que impidan la
dualidad en la impartición de contenidos, cada universidad realizará los
análisis pertinentes y en estos momentos los reglamentos vigentes en la
Educación Superior tienen la suficiente flexibilidad para que puedan
aprobar esas mo­dificaciones y que no se repitan las materias.

El Curso diurno mantiene los requisitos de ingreso

De acuerdo con el reporte de Granma, este año para "el acceso por el
Curso Diurno (CD) se mantienen los tres exámenes que durante los años
precedentes se han realizado, y también es imprescindible que cada
examen sea aprobado con un mínimo de 60 puntos".

Se realizarán tres convocatorias y los estudiantes tendrán dos
oportunidades para aprobar. Presentarse a la prueba Ordinaria es de
obligatorio cumplimiento, excepto cuando hay una razón de fuerza mayor
que se lo impida, según dijo otro de los funcionarios del Ministerio.

Los presidentes de las comisiones de ingreso provinciales son los
facultados para autorizar a los estudiantes a examinar en la
convocatoria extraordinaria, quienes solicitarán las carreras que hayan
quedado sin cubrir después de la primera prueba. En el caso de los
aspirantes de la fuente Orden 18, este año su primera presentación a
examinar será en la Extraordinaria.

Como novedad, el otorgamiento de plazas a la fuente de Concurso se
realizará al concluir cada convocatoria de examen. "Ello creará nuevas
expectativas en esa fuente que siempre esperaba hasta la convocatoria
extraordinaria, mejorará la composición y beneficiará la calidad de los
que aspiran a una u otra carrera", aseguraron.

De acuerdo con las declaraciones de las autoridades, recogidas por el
diario oficial, algunos jóvenes que deseen ingresar en las carreras de
perfil pedagógico tampoco tendrán que realizar exámenes de ingreso.

Entre ellos, los ganadores de medallas de Oro, Plata o Bronce de todos
los concursos de conocimientos de la educación general; los mejores
egresados de las escuelas pedagógicas del nivel medio seleccionados a
nivel provincial, y los jóvenes que se encuentran realizando el
preuniversitario completo o una parte en la universidad, siempre y
cuando aprueben los exámenes propios de las asignaturas que dan
cumplimiento al bachillerato.

Las convocatorias para los exámenes de ingreso a la Educación Superior
serán para Matemática: 3 de mayo (Ordinaria), 21 de junio
(Extraordinaria) y 26 de agosto (Especial); Español: 6 de mayo
(Ordinaria), 24 de junio (Extraordinaria) y 29 de agosto (Especial),
Historia de Cuba: 10 de mayo (Ordinaria), 28 de junio (Extraordinaria) y
31 de agosto (Especial).

Source: Modalidades de acceso a la universidad para trabajadores no
tendrán exámenes de ingreso | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1453378029_19640.html Continue reading
El Gobierno intenta controlar los precios para frenar la inflación de
los alimentos
AGENCIAS | La Habana | 20 Ene 2016 - 9:35 pm.

El Gobierno cubano está desandando algunas reformas agrícolas clave y
experimentando con controles de precios para hacer frente a la demanda
para que frene una creciente alza del valor de los alimentos, informa
Reuters.

Los precios han subido por una limitada producción, el mal tiempo y una
mayor demanda, impulsada en parte por reformas de mercado del general
Raúl Castro.

Las medidas, que el Gobierno considera una actualización del modelo
económico socialista, han aumentado la cantidad de cubanos ricos, pero
la mayoría de los trabajadores ven cómo los precios suben más rápido que
los salarios estatales.

Conscientes de la opinión pública y con intenciones de detener las
desigualdades, el Gobierno ahora compra, distribuye y vende más
alimentos a precios fijos.

Se ordenó a camiones privados descargar productos en los mercados
mayoristas en lugar de los puntos de venta.

En Ciego de Ávila, una provincia del centro del país, el Estado va a
reanudar "la vieja estrategia" de comprar y transportar todos los
cultivos una vez que reciba más vehículos del Gobierno central para
hacer el trabajo, informó el semanario local Invasor, del Partido Comunista.

Justo al oeste de La Habana, en la provincia de Artemisa, el Estado
abrió este mes establecimientos que venden alimentos básicos a precios
fijos, revirtiendo una tendencia a salir del negocio minorista de alimentos.

Un plan similar fue anunciado esta semana en la capital, que creará al
menos uno de esos mercados en cada uno de los 105 distritos, dijo el
periódico local Tribuna de La Habana.

"El Gobierno tenía que hacer algo, por lo que apoyo esto, incluso si hay
menos variedad", dijo Graciela Costa, una ama de casa mientras espera en
una fila para hacer su compra.

"Esperamos que puedan obligar a los especuladores a bajar sus precios",
añadió.

Alrededor del 70% de los trabajadores cubanos son empleados del Estado
con un salario promedio de 25 dólares al mes, pero algunos cubanos
reciben remesas o trabajan en el turismo que genera mejores ganancias.

"El problema es que las reformas se están aplicando de una manera
gradual y contradictoria", dijo un experto agrícola que prefirió el
anonimato. "La producción de alimentos hasta el consumo es una cadena
tan fuerte como su eslabón más débil", agregó.



Source: El Gobierno intenta controlar los precios para frenar la
inflación de los alimentos | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1453322150_19631.html Continue reading
Prosiguen los trabajos de desescombro tras los últimos derrumbes en La
Habana
DDC | La Habana | 20 Ene 2016 - 8:48 pm.

Las lluvias persistentes han comenzado a afectar los edificios de Centro
Habana, víctimas habituales de la situación meteorológica.

En las últimas horas, una brigada de la empresa SECONS ha sacado los
escombros de una vivienda situada en la calle Campanario entre Reina y
Enrique Barnet (ver en el Mapa de Noticias) que perdió el techo en las
primeras horas del lunes pasado.

La brigada tira los escombros desde el balcón del segundo piso hacia la
montaña de tierra ya formada en medio de la calle Campanario. Mientras,
las personas continúan caminando por la acera bajo el polvo y a riesgo
de ser golpeados por un pedazo de techo.

En la esquina, unos obreros de ETECSA que trabajan en las líneas
soterradas comentan: "La gente camina como si nada por debajo. Es que ya
están acostumbrados a los derrumbes por esta zona".

Según un vecino, "no se murió nadie porque todo el mundo salió corriendo
al caerse el primer pedazo".

Otra vecina asegura que los habitantes del edificio no fueron albergados
por el Estado. "Están todos en casas de familiares".

Los trabajadores de SECONS piensan terminar la limpieza en las próximas
horas. "Esto es un momentico", dice el chofer del camión. "Y no hay
ningún otro derrumbe por esta zona".

Sin embargo, los habitantes del barrio Los Sitios han visto la barba de
su vecino arder. "Todavía nos quedan un montón de días de lluvia",
comenta una clienta de la lechería de la calle Enrique Barnet. "Tenemos
que dormir con los ojos abiertos porque, con lo malas que están las
casas por aquí, cualquiera de nosotros amanece aplastado".

Source: Prosiguen los trabajos de desescombro tras los últimos derrumbes
en La Habana | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1453319337_19630.html Continue reading
La campaña #TodosMarchamos lanza un nuevo espacio en la web DDC | La Habana | 20 Ene 2016 – 7:10 pm. Sitio: www.todosmarchamos.com/ La campaña #TodosMarchamos, iniciativa del Foro Por Los Derechos y Libertades (ForoDyL), que aglutina a varias organizaciones de la sociedad civil independiente en la Isla, anunció este miércoles el lanzamiento de su […] Continue reading